Yo Recomiendo: El prosciutto artesanal de don Hipólito Flores

En las afueras de Capitán Pastene, un pintoresco pueblo de la comuna de Lumaco, donde la tradición italiana se respira en sus calles, sus casas y en sus cocinas, vive quien para muchos es el mejor productor artesanal de prosciutto de la zona: el carismático Hipólito Flores.

Nacido y criado en la localidad rural de Relún, este alegre y hospitalario campesino heredó de su padre todos los secretos de este tradicional producto del centro y norte de Italia.

El inigualable sabor del prosciutto, cuya raíz proviene de la palabra “prosciugare” -que traducido al castellano quiere decir “secar bien”-, es resultado de un largo proceso de secado en base a sal y a humo.

Cuando lo conocí, don Hipólito compartió conmigo los secretos de su artesanal preparación. Lo primero que hicimos fue darle forma a la pierna del cerdo. A

unque a simple vista parecía sencillo, cortar la carne exigía precisión y fuerza. Luego, depositamos la pieza en una caja de madera con sal en su interior.

Allí, me explicó, el jamón debía permanecer hasta secarse por completo. Esta parte del proceso demoraba alrededor de 24 horas.

Finalmente, fuimos hasta el ahumadero, un pequeño cuarto de madera donde el prosciutto es colgado sobre una candente brasa por varios días.

Cuando le pregunté a don Hipólito por qué su prosciutto era tan cotizado, su respuesta fue tan simple como lógica: sus cerdos eran criados a campo travieso y, lo más importante, eran alimentados con avellanas, castañas y pasto silvestre.

Gracias a su talento y dedicación, el prosciutto de Hipólito es sinónimo de excelencia. Parte importante de su producción la distribuye en los restaurantes de Capitán Pastene y también entre los turistas que llegan hasta su casa “dateados” por la misma gente del pueblo.

Probar una lonja del prosciutto de Don Hipólito es una experiencia francamente extraordinaria, un viaje a los primeros años del siglo pasado, cuando un puñado de colonos italianos, decidió clavar su bandera en esta hermosa zona de la región de La Araucanía.

Si estás pensando visitar Capitán Pastene en tus próximas vacaciones, incluye a Don Hipólito y su prosciutto dentro de tu itinerario. Te vas a llevar una grata sorpresa.

Yo lo recomiendo.

Ubicación: Relún, comuna de Lumaco, región de La Araucanía

Contacto:  Hipólito Flores +56979835669

Capitán Pastene

Capitán Pastene es un pequeño pueblo situado en el sector oeste de la comuna de Lumaco, en la región de la Araucanía.

Conocido popularmente como la Pequeña Italia del sur de Chile, sus habitantes aún conservan muchas de las tradiciones y costumbres de los colonos que llegaron desde Europa hace más de un siglo.

Hoteles en Capitán Pastene

Silencioso y apacible, Pastene deslumbra por su arquitectura, el colorido de sus calles y su gastronomía.

Sobre Capitán Pastene

Pastene está enclavado a los pies de Cordillera de Nahuelbuta. Aunque administrativamente forma parte de la comuna de Lumaco, en la práctica el pueblo funciona de manera independiente.

Considerado uno de los polos turísticos más importantes de la región de la Araucanía, sus principales atractivos son la gastronomía y las fábricas artesanales donde se elaboran sus reconocidas pastas.

Información de Capitán Pastene

Fue a principios de 1900 cuando 88 familias italianas, provenientes en su mayoría de la provincia de Módena, llegaron para colonizar la zona, que fue conocida en un principio como “La nueva Italia”.

Su asentamiento se produjo en dos olas migratorias. Aunque gran parte de sus tradiciones se mantienen vigentes, algunas de ellas han sido influenciadas por la cosmovisión del pueblo mapuche.

Cómo es Capitán Pastene

Lo primero que te preguntas cuando llegas a este mágico pueblo es cómo los primeros colonos se las arreglaron para poblar un territorio que, geográficamente, se encuentra en la cima de una empinada cuesta. Como bien sabemos, en esa época no existían vehículos motorizados, por lo que única manera de subir sus bártulos fue en carretas.

Pastene es un pueblo de no más de cuatro mil habitantes que ilustra y representa la migración italiana. Muchas de sus tradiciones se han mantenido inalterables hasta el día hoy.

¿Cómo es Capitán Pastene?
¿Cómo es Capitán Pastene?

Aquí se pueden visitar las fábricas de pastas y comprar ricos embutidos, probando la mano de sus mismos habitantes, quienes atesoran el recetario de sus antepasados y lo transmiten las nuevas generaciones. La calidad de sus productos es sorprendente y su gente, alegre y hospitalaria.

El paisaje de Pastene está dominado por la presencia de la cordillera de Nahuelbuta, formación que permite la existencia una exuberante flora y fauna endémicas. El Parque Nacional Nahuelbuta es el lugar indicado para disfrutar la naturaleza en su estado más puro y salvaje.

Atractivos de Capitán Pastene

Si visitas Capitán Pastene tienes que resignarte a la idea de subir un par de kilos, porque lo más entretenido de este lugar es comer y disfrutar de las diversas preparaciones.

Si me preguntan cuál restaurante elegir, yo recomiendo la trattoria Don Primo. Ahí no sólo podrás saborear su deliciosa pasta fresca, sino también adquirir productos artesanales como quesos, mermeladas, conservas, longanizas y el famoso prosciutto o jamón italiano. Incluso, en el mismo lugar existe un pequeño Museo de Prosciutto, donde puedes conocer la historia gastronómica del pueblo.

Gastronomía Capitán Pastene
Gastronomía Capitán Pastene

Pero Pastene es mucho más que pastas y prosciutto. Recorrer sus calles adornadas con banderas italianas y chilenas es una grata experiencia. Allí está el Rex, uno de los primeros cines de Latinoamérica, recientemente restaurado y que proyecta un documental que habla de los primeros años del pueblo.

La iglesia de San Felipe de Neri, enclavada en el centro del pueblo, es un espectáculo visual. Sentarse en una banca para reposar y observar la imponente Cordillera de la Costa es la mejor manera de dar cierre a tu visita a este mágico pueblo.

Iglesia de Capitán Pastene
Iglesia de Capitán Pastene

Con tantas cosas interesantes parar ver y probar, te sugiero reservar varios días para recorrer la zona. Además de visitar las comunas de Traiguén y Lumaco, tienes adentrarte en la Cordillera de Nahuelbuta y recorrer su deslumbrante Parque Nacional, cuyo principa atractivo es la mítica “Piedra del Águila”. 

Clima de Capitán Pastene

Pastene tiene clima mediterráneo. La mejor época para visitarlo es entre septiembre y marzo, donde la temperatura es agradable y con pocas precipitaciones. La máxima promedio es de 27°C en enero y 11°C en julio.

Recomendaciones

Debes tener en cuenta es que los caminos que te llevan al pueblo no están las mejores condiciones. Por lo general, estas rutas son utilizadas por camiones forestales y es muy común encontrarse con baches y tramos enlodados.

Dónde está Capitán Pastene

Está ubicado 120 km al noroeste de la ciudad de Temuco y a 10 km de la comuna de Lumaco, viajando desde Traiguén hacia la costa.

 ¿Cómo llegar?

Por vía terrestre desde la capital, Santiago, se debe seguir la Ruta 5 Sur y a la altura de Los Ángeles tomar el camino que lleva a Negrete, Renaico, Angol, Los Sauces y Lumaco, donde está el acceso principal del pueblo. El viaje desde Temuco a Capitán Pastene es de una hora y 50 minutos por Panamericana Sur/ Ruta 5 y R- 86.

Yo recomiendo: Centro Gastronómico de Nehuentue

Casi al llegar a la desembocadura del río Imperial, en la zona costera de la región de la Araucanía, se encuentra Nehuentue, una pequeña localidad conocida por ser la capital del choro maltón de Chile.

Ubicada al interior de la comuna de Carahue, todos sus habitantes, de un modo u otro, están relacionados con el que es considerado su producto estrella. Allí, donde las aguas dulces y saladas se mezclan se encuentran los principales cultivos de este marisco del sur de nuestro país.

Choro Zapato en el Centro Gastronómico Nehuenté
Choro Zapato en el Centro Gastronómico Nehuenté

En el Centro Gastronómico de Nehuentue, un hermoso edificio construido en madera nativa, funcionan cinco cocinerías, todas regentadas por las vecinas de este poblado. En uno de esos locales fue donde conocí a Cecilia Sanhueza, la impulsora de este emprendimiento comunitario, con casi una década de funcionamiento. Apenas comenzamos a conversar, Cecilia no pudo contener las lágrimas al recordar cómo era la vida para las mujeres antes de la puesta en marcha de esta iniciativa.

Cecilia Sanhueza, Presidenta Centro Gastronómico Nehuenté
Cecilia Sanhueza, Presidenta Centro Gastronómico Nehuenté

Me dijo que Nehuente, ubicado 87 kilómetros al oeste de Temuco, era un lugar de paso para los viajeros que iban o venían de Puerto Saavedra. Salvo una linda panorámica del río, allí no había mucho más que hacer. Mientras los hombres salían temprano en sus botes para trabajar en los cultivos, las mujeres quedaban a cargo del cuidado de los hijos y las labores domésticas. Como en muchos lugares de Chile, no tenían ingresos y eran dependientes económicamente.

Entrada Centro Gastronómico Nehuente
Entrada Centro Gastronómico Nehuente

Fue justamente la necesidad de romper con esa realidad lo que empujó a las mujeres de Nehuentue, que en mapudungun se traduce como “lugar de esfuerzo”, a convertir esta localidad uno de los destinos culinarios más potentes de la costa de la Araucanía.

Fue un proceso largo y extenuante, donde tuvieron que batallar contra la indiferencia, incredulidad y la falta de recursos, pero que, gracias al esfuerzo y perseverancia, dio sus primeros frutos con la llegada del nuevo siglo. Hoy, con más de dos décadas de trayectoria, el centro gastronómico es visita obligada para los turistas que visitan Puerto Saavedra y el Lago Budi.

Centro Gastronómico Nehuenté
Centro Gastronómico Nehuenté

Junto a Cecilia, quien fue mi guía en esa visita, recorrí las cocinerías y conversé con sus locatarias. El orgullo y talento de estas mujeres no sólo se reflejaban en sus enjundiosas preparaciones. Detrás de cada mirada, cada gesto y cada sonrisa había dignidad, aplomo, amor propio.

Mi estadía, cómo no, terminó en una de las mesas del centro gastronómico. La lista de preparaciones era abundante, pero ya que estaba en la capital del choro maltón, la prioridad la tenía su producto estrella.

La espera estuvo amenizada por unas sabrosas sopaipillas con pebre y pan amasado con mantequilla casera. Cuando vi a Cecilia acercarse con una paila que casi tapaba por completo su rostro, comprendí que en Nehuentue la calidad y cantidad son una misma cosa.

Restaurante en el Centro Gastronómico Nehuenté
Restaurante en el Centro Gastronómico Nehuenté

Mi primera impresión al tener frente a mis ojos esos choros maltones al vapor, fue de desconcierto. Nunca en mi vida había visto algo tan grande. Y qué decir de su sabor: fresco, intenso, aromático, irresistible. La longaniza artesanal que acompañaba a los mariscos, fue el corolario de una técnica culinaria depurada, llena de talento, creatividad y amor.

Con el estómago lleno y el corazón contento, me despedí de Cecilia y sus compañeras prometiéndoles regresar apenas el destino me llevara nuevamente a este verdadero tesoro de la Araucanía. Aunque la suerte no nos ha vuelto a cruzar, en ningún caso eso quiere decir que no recuerde el cariño y la hospitalidad de esas mujeres que demostraron que, con esfuerzo y pasión, los sueños se pueden hacer realidad.

¡Por eso, a Nehuentue y sus apasionadas mujeres yo las recomiendo!

  • Ubicación: Nehuentue, comuna de Puerto Saavedra, región de la Araucanía
  • Contacto: Cecilia Sanhueza: +56 9 98419186

Termas de Quimey-co

La nomenclatura perfecta entre naturaleza y cuidado corporal es el sello de Quimey-co, una de las mejores termas de Pucón. Son tres piscinas termales cuyas aguas, ricas en sales y minerales, tienen una temperatura que oscila entre los 38 y 43°C. El recinto también cuenta con servicio de spa de primer nivel.

Termas de Quimey-Co
Termas de Quimey-Co

Norma Huentén, turismo étnico

Norma Huentén es una emprendedora del sector de Piedra Alta, en el Lago Budi. Hace más de una década decidió poner en valor su nutrido conocimiento ancestral y, junto a otras familias de la zona, fundó una red de turismo étnico cuyo sello es promover identidad lafkenche a través de actividades propias de su cultura.

Que el turista viva una experiencia. Ese es el concepto que Norma busca explotar con “Gastronomía mapuche Millaray”, un negocio donde la cocina se complementa con expresiones tradicionales como el idioma, deportes, artesanía y relatos ancestrales.

Todo lo que vive el turista transcurre en torno a una ruca. Allí, los visitantes pueden participar de la preparación de los platos y también conocer las técnicas con las artesanas elaboran sus productos.

Norma representa la fortaleza de las mujeres de nuestro país que, gracias a su ingenio, creatividad y esfuerzo, logró posicionar al Lago Budi como un destino turístico.

Ubicación: Ruta Puerto Saavedra – Puaucho, Km. 19, Hijuela 24, Sector Piedra Alta. Puerto Saavedra
Contacto: +56 9 74560709 / +56 9 93862163

Termas de Malleco

Enclavadas entre milenarios bosques de araucarias, las termas de Malleco es el escenario ideal para quienes buscan relajarse y recuperar energías. Las piscinas, cuyas aguas termales tienen una temperatura que oscila entre los 27 y 35°C, están al aire libre, lo que permite a los visitantes entablar una conexión única con la exuberante vegetación del entorno.

Termas de Malleco

  • Dirección: Km 33 Curacautín, región de la Araucanía.
  • Teléfono: 56-45-2324800/ 56-9-90206896
  • Email: info@termasmalleco.cl
  • Sitio web: https://www.termasmalleco.cl/

Termas Los Pozones

Gratuitas y accesibles, Los Pozones son una de las termas más visitadas de la Araucanía precordillerana. Inmersa entre bosques centenarios y a orillas del río Licura, son cinco pozones naturales en roca. Aunque el recinto cuenta con instalaciones de servicios básicos, el lugar mantiene su esencia natural y salvaje.

Imagen panorámica de las Termas Los Pozones
Imagen panorámica de las Termas Los Pozones
  • Dirección: Km. 36 Pucón- Huife Alto
  • Información de visitas: Abierto todo el año
  • Teléfono: 045- 21972350
  • Email: termaslospozones@gmail.com
  • Sitio web: http://www.termaslospozones.cl/

Carlos Díaz Nahuel, emprendedor turístico

Carlos Díaz Nahuel es un joven emprendedor turístico de la comunidad de Collileufu Grande, en el sector poniente de Lago Budi. Estudioso de las tradiciones ancestrales de su pueblo, hace algunos años decidió rescatar una de las expresiones culturales más significativa de los lafkenche: los wampos o canoas.

Estas embarcaciones, que fueron el principal medio de transporte de los habitantes de esta zona hasta mediados del siglo XX, se elaboraban en base a un tronco ahuecado con fuego y servían para trasladar pasajeros y cargas, intercambiar productos entre las comunidades y desarrollar actividades como la pesca y recolección.

Hace casi una década, junto con otros vecinos de su sector, Carlos comenzó a elaborar un plan para atraer a los turistas que recorrían la región de la Araucanía durante los meses de verano y, al mismo tiempo, rescatar y promover esta hermosa tradición.

Construcción de Wampo

La idea consistía en organizar una fiesta costumbrista cuyo principal atractivo fuera una emocionante carrera en wampos, abierta a la comunidad y también a los visitantes. Esta iniciativa fue tomando forma hasta que en 2013 se desarrolló su primera versión.

Desde entonces, esta fiesta ha crecido sostenidamente con los años, transformándose casi en una tradición. Si en sus comienzos el número de competidores apenas alcanza la decena, su última versión contó con más de 500 participantes, entre mujeres, niños y niñas, adolescentes y hombres.

Esta fiesta se desarrolla durante la primera semana febrero, y es la oportunidad para que los artesanos locales puedan exhibir sus trabajos y también para que los visitantes disfruten de la enjundiosa gastronomía lafkenche.

  • Ubicación: Lago Budi, comuna de Puerto Saavedra, Región de La Araucanía
  • Contacto: +56 9 5046 0620

Hernán Marinao, artesano en madera

En una de las riberas del Lago Budi, en la zona costera de la región de La Araucanía, vive uno de los artesanos más reconocidos y reputados de la zona. Hernán Marinao es un escultor de origen lafkenche con un talento especial para labrar la madera. Considerado un “kemchi” por su comunidad, que en mapudungún se traduce como “hombre sabio” o “conocedor de saberes”, lleva más de 20 años preservando la cultura ancestral de su pueblo a través de la creación de tótems, utensilios e instrumentos musicales, entre muchos otros productos.

Kemchi de Hernán Marinao
Kemchi de Hernán Marinao

Influenciado por la filosofía y espiritualidad de su abuela, Francisca Leiculeo, una respetada partera y “lawentuchefe” (cultivadora de hierbas medicinales) local, desde pequeño Hernán tomó conciencia de la importancia de preservar la identidad de su pueblo. Luego de terminar la enseñanza media, se radica en Temuco para seguir la carrera de pedagogía intercultural, la que abandona al terminar el primer año.

Al regresar a Puerto Saavedra, un tío lo introduce en el mundo de la artesanía en madera. En ese contexto descubre los “Ché Mamuïl” (“Hombres de Madera”). Estos “tótems” corresponden a las primeras esculturas mapuches, anteriores a la llegada de los españoles, que eran utilizadas para los ritos funerarios, al modo de las cruces cristianas. Los “ché mamüil” ayudan al alma del difunto a poder llegar a su destino final y reunirse con los antepasados. Esta escultura acompañaba al difunto durante el velorio y luego era erigida junto a su sepultura. En la actualidad, hay tótems “ornamentales” y que tienen un sentido de “protección” para quienes deciden tenerlo en un terreno.

Además de tótems, Hernán también elabora finos utensilios de cocina, así como fuentes y plato de madera. Su saber también le permite fabricar todo tipos de instrumentos musicales, siendo el kultrún el más requerido, tanto por turistas, como también por músicos profesionales.

  • Ubicación: Puerto Saavedra, región de la Araucanía
  • Contacto: +56 9 8717 4879

Destinos imperdibles: Melipeuco

En la región de La Araucanía existe un pequeño pueblo rodeado de lagos, ríos, volcanes y milenarios bosques de araucarias, cuyos paisajes se remontan a la era jurásica. Silencioso y apacible, en este lugar el tiempo corre a una velocidad distinta y la calidez de sus habitantes se percibe a medida que te internas en sus campos. Te invito a descubrir Melipeuco, tierra de pehuenches y baqueanos.

Sobre Melipeuco

Melipeuco, que en mapugungún significa “Confluencia de cuatro ríos”, es una comuna que forma parte de la Provincia de Cautín, en la región de La Araucanía. Enclavada a los pies de la Cordillera de Los Andes, allí las tradiciones del pueblo pehuenche conviven en armonía con la cultura arriera, heredara de los colonos que se instalaron en esta zona a fines de siglo XIX.

Información sobre Melipeuco

Este territorio, que durante décadas sufrió la sobreexplotación de sus recursos naturales por la industria maderera, aún conserva parte de sus monumentales paisajes naturales gracias al Parque Nacional Conguillio y la Reserva China Muerta, dos destinos que anualmente reciben la visita de más de 100 mil turistas.

Cómo es Melipeuco

No importa en qué dirección apuntes con la mirada. Todo lo que rodea Melipeuco es de una belleza que estremece. Desde el mismo pueblo puedes contemplar el Volcán Llaima, la Cordillera de Los Andes y los milenarios bosques de Araucarias.

¿Cómo es Melipeuco?

Si te alejas algunos kilómetros del perímetro urbano, puedes caminar sobre escoriales de roca volcánica o contemplar la colosal fuerza del río Truful Truful, cuyo majestuoso salto de agua se encuentra a sólo cinco minutos de la Plaza de Armas. Por eso cuesta creer que este verdadero Santuario de la Naturaleza, que anualmente recibe la visita de más de 100 mil turistas, durante décadas fue una de las zonas de mayor actividad maderera de Chile y que, afortunadamente, encontró resguardo luego de la creación del Parque Nacional Conguillio y la Reserva China Muerta, a mediados de siglo pasado.

Turismo en Melipeuco

Como la mayoría de los asentamientos del sur de Chile, Melipeuco es pequeño, sobrio, sencillo. Cuenta con una sola avenida, sobre la que se la que se organiza el comercio y se distribuyen los servicios básicos. En el perímetro urbano vive sólo un 30% de población, por lo que el pueblo cumple es, casi siempre, un lugar de paso.

Atractivos de Melipeuco

Sus habitantes se dividen entre pehuenches y colonos. Mientras los primeros se agrupan en comunidades y sustentan su economía en base a la agricultura, los segundos viven de la ganadería. La relación entre ambos mundos es fluida y en la actualidad comparten muchas de sus tradiciones.

Atractivos de Melipeuco

Es el bien natural más preciado de la zona. El Parque Nacional Conguillio, que en lengua mapuche significa “piñones de agua”, es un verdadero santuario de la naturaleza. Creado en 1950, sus más de 60.832 hectáreas albergan numerosas lagunas, ríos y saltos de agua. Con el imponente Volcán Llaima como telón de fondo, sus milenarios bosques de araucarias se elevan a gran altura y dominan el entorno.

Recorrer sus senderos es un verdadero viaje al pasado. No por nada, la BBC lo denominó como uno de los últimos refugios en el mundo que aún preservan los paisajes donde alguna vez vivieron los dinosaurios.

Clima de Melipeuco

Si tienes la suerte de visitarlo, debes hacer el sendero que te lleva a la Sierra Neveda, un cordón montañoso que ofrece una panorámica completa de la zona, donde podrás apreciar el nacimiento del Río Blanco y el Lago Conguillio.

A 23 kilómetros del pueblo, se encuentra el complejo montañoso Nevados de Sollipulli, que forma parte de la Reserva Nacional Villarrica. Conformado por un cordón de montañoso de origen volcánico, su principal atractivo un glaciar de 12,5 km2 superficie que se aloja al interior del volcán Sollipulli, a una altura de 2.200 metros.

Ubicación de Melipeuco

Ascender hasta ese tesoro natural no es sencillo. Son dos días de intensa caminata por empinados senderos de piedra volcánica. Pero la recompensa bien vale el esfuerzo y el sacrificio. Caminar sobre un glaciar es una experiencia única, que guardarás en tu memoria por el resto de tu vida.

La Reserva Nacional China Muerta es otro imperdible. Sus 128 km2 de superficie albergan milenarios bosques de araucarias y gigantescos cipreses de cordillera y es hábitat de una rica fauna silvestre, conformada por pumas, zorros, cóndores y torcazas, entre otras especies. Si te animas a visitarla, te recomiendo recorrer los senderos de Piedra Santa, Tres Arroyos y El Raleo.

Clima de Melipeuco

Melipeuco posee un clima de tundra, con bajas temperaturas durante gran parte de año. Durante los meses de verano, el promedio es de 15,1°C y en julio, el mes más frío, es de apenas 6°C. En esta época del año, las heladas son frecuentes y en las zonas más alta cae abundante nieve. Las precipitaciones pueden llegar hasta los 2.500 mm.

Recomendaciones

Melipeuco es un destino para el que deberías reservar cuatro o cinco días, tiempo suficiente para conocer gran parte de sus atractivos. Lo que me encanta de este lugar es que puedes disfrutarlo durante todo el año. Si lo tuyo son los paisajes cubiertos de nieve, el invierno es la estación ideal para tu visita.

Recomendaciones para visitar Melipeuco

Recuerda llevar ropa abrigada, idealmente primeras y segundas capas, además de gorro, guantes y bufandas. El frío en el sur es intenso, pero lo es mucho más en las zonas montañosas. Si eliges el verano, debes tomar resguardos para protegerte del sol. Lleva bloqueador, gafas con protección UV, un gorro y agua para hidratarte.

Dónde está Melipeuco

Melipeuco forma parte de la provincia de la Provincia de Cautín y se ubica a 96 kilómetros al oriente de Temuco, capital de la región de La Araucanía. El tiempo de viaje desde esa ciudad es de aproximadamente una hora y media, por una ruta completamente asfaltada y en excelentes condiciones.

¿Cómo llegar?

Desde el Aeropuerto de Temuco, debes tomar la Ruta 5 y avanzar en dirección sur hasta llegar a Freire. Incorpórate a la Ruta 199 y avanza hacia el oriente. Toma la Ruta S-61 hasta llegar a la comuna de Melipeuco.

A través de locomoción colectivo, debes tomar un autobús hasta el terminal de buses de Temuco. Desde ese lugar puedes tomar un bus hacia Melipeuco.