Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

¿Pingüinos en el norte? ¿Qué hacen aquí? Jajajajajajaja. En el límite de las regiones de Coquimbo y Atacama se encuentra una de las maravillas de la naturaleza que más llama la atención de los fanáticos de estas aves marinas, pero también de los delfines, lobos marinos e incluso ballenas. En la siguiente reserva te responderé dónde verlas, cómo verlas y qué hacer en este lugar.

Sobre la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

Se encuentra en el límite de la Región de Coquimbo y la Región de Atacama. Fue creada en 1990 y comprende el territorio de Isla Damas e Isla Choros en el límite norte de Coquimbo y la Isla Chañaral de Aceituno, al sur de Atacama.

Hablamos de un lugar único en el mundo, donde decenas de especies dan la lucha por sobrevivir a los cambios que ha experimentado nuestro planeta.

¿Cómo es la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt?

Es un lugar en el que puedes practicar buceo e incluso pesca, siempre que cuentes con todas las licencias respectivas.

En este hermoso lugar encontrarás especies únicas como el Chungungo, lobos de uno y dos pelos, yacas, cachalotes y ballenas. La reserva total comprende un terreno de 888,68 hectáreas de impresionante belleza natural.

Atractivos de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

A todas las especies anteriores, puedes sumar la estrella del lugar: el pingüino de Humboldt, habitual en nuestras costas de Sudamérica que de no ser por lugares como este, vería su existencia en peligro, pues en las últimas décadas de ha complicado de manera muy drástica su opción de reproducirse, debido a los cambios en las corrientes y fundamentalmente la mano del hombre en fenómenos como el calentamiento global.  La reserva Nacional del Pingüino de Humboldt es la más importante para esta especie a nivel mundial.

También en esta reserva encontrarás a otras especies de aves como el Pato Yunco, el Pato Lile, Guanay y muchas especies más que se encuentran en conservación.

Pero esta observación de la naturaleza no será sin guía. Puedes hacer actividades al aire libre, como el trekking de Isla Dama que posee un sendero de 1800 metros habilitado. En él, contarás con infografías acerca de las especies que se divisan. Esta actividad te tomará un día.

Puedes visitar la Isla Choros donde se encuentran los delfines nariz de botella, antiguos asentamientos de pueblos originarios, playas y como dijimos antes, tours que te llevarán a compartir con nuestros amigos pingüinos.

Clima de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

El promedio anual es cercano a todas las localidades nortinas, que gozan de un privilegiado clima cálido: 18º. Aunque como todo buen viajero sabe, acercándose a la costa todo se pone más frío.

15 °C
21 °C

Recomendaciones para visitar la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

Es importante que sepas que es necesario llegar primero a La Serena. También que la Isla Choros tiene conexión por tierra, pero la Isla Damas no, por lo que deberás arrendar un bote o pagar por el traslado siempre desde Isla Choros.

El clima de la región puede ser cálido en el día, pero de noche y en las mañanas hay que tenerle respeto, como en cualquier lugar de Chile.

Y la última recomendación es que cuides el ecosistema de este lugar, pues son animales sagrados, como todos, que están luchando por una oportunidad de sobrevivir.

Ubicación la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

A la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt llegas desde La Serena, ciudad que sabemos cuenta con el Aeropuerto La Florida. Una vez ahí, debes dirigirte a Los Choros. Si lo haces por tierra, queda 75 kilómetros al norte de La Serena por la Panamericana. De ahí, debes contratar un bote con los pescadores de la caleta para dirigirte a Isla Damas. 

¿Cómo llegar?

Para llegar al Parque Nacional Pingüino de Humboldt, la ciudad más cercana es Vallenar. Desde Vallenar, debes tomar Ruta 5 hasta Domeyko. Luego, tomar ruta C-500, en dirección a la costa y llegar a caleta Chañaral de Aceituno. Desde esta localidad son 75 kilómetros.

Desde La Serena, tomar Ruta 5 en dirección norte.

Yo Recomiendo: Comunidad agrícola Peral Ojo de Agua

A pocos kilómetros del ingreso principal al Parque Nacional Fray Jorge, perdido en la aridez del secano costero de la región de Coquimbo, existe un pequeño y remoto lugar donde sus habitantes se han organizado para convertir su comunidad en un atractivo polo de turismo, que combina cultura, patrimonio y sustentabilidad.

Hasta hace poco más de cinco años, Peral Ojo de Agua no era más que el típico pueblo que aparece de forma sorpresiva, sin anuncios ni señales, en medio de la ruta hacia un destino mayor. A menos que tuvieras una emergencia insoslayable, muy pocos se tomaban la molestia de salirse del camino para conocerlo. Y es que, a favor de los viajantes, hay que reconocer que por aquel entonces en ese lugar no había mucho que ver: un campo de cultivos por aquí, un piño de cabras por allá. Y pare de contar.

No ayudaba el hecho de que la mayoría de sus habitantes fuera gente mayor. Toparse con una persona joven allí era una rareza. Claro, como en muchas zonas del interior, al cumplir cierta edad, la gente tiene que abandonar sus casas y separarse de sus familias para ir en busca de un mejor futuro. Y Peral Ojo de Agua no era la excepción.

Entonces un día ocurrió lo inesperado: un grupo de jóvenes, principalmente hijos y nietos de los comuneros, decidió regresar con la idea de reverdecer su querido Peral y ponerlo en el mapa. Y tenían bastante “materia prima” con la que trabajar: una tradición de artesanos y artesanas de larga data; uno de los cielos más prístinos de Chile; y, por si eso no fuera suficiente, un fruto silvestre único en la región: el copao. Y todo a escasos kilómetros de Fray Jorge.

La idea de convertir esta localidad en un destino turístico 100% sustentable fue el resultado de largas conversaciones. Pero hubo un hecho que fue determinante: en 2018, la comunidad se opuso de forma tenaz a un proyecto para iluminar las calles del pueblo. Su argumento fue tan simple como contundente: que su cielo no se contaminara.

Esta decisión suscitó bastante interés en la opinión pública y fue el empujón que necesitaban para dar el gran el salto. Así nación la Ruta Patrimonial Secano Costero.

Hoy, Peral Ojo de Agua es parada obligada para quienes visitan el parque nacional. Sus calles actualmente desbordan energía. En la avenida principal funciona una feria donde artesanas y artesanos exhiben con orgullo sus trabajos. La gastronomía también está presente con dos restaurantes de primer nivel, donde el copao, el fruto de un cactus endémico que crece en los cerros cercanos al pueblo, es el ingrediente estelar.

Y para quienes disfrutan de la astronomía, en las afueras de pueblo funciona un astro camping, un novedoso proyecto liderado por dos jóvenes, cuyo objetivo es ofrecer a los turistas los cielos más despejados para disfrutar del universo. Hasta ese lugar suelen llegar familias y profesionales en sus casas rodantes con el simple objetivo de conectarse con la naturaleza.

Peral Ojo de Agua es un destino que tiene de todo. Un lugar tranquilo y silencioso, ideal para desconectarte del estrés citadino. Si andas de visita por la región de Coquimbo, tómate el tiempo de conocer este pueblito. No te vas a arrepentir. Yo, sin duda, lo recomiendo.

Ubicación: localidad situada 54 kilómetros al oeste de la comuna de Ovalle, región de Coquimbo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Catalina Marín (@catmarincruz)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Jorge Velasquez (@zorro__wild)

 

 

 

Destinos imperdibles: Laguna Verde de la región de Atacama

¿Sabías que, casi en la frontera con Argentina y a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, se esconde uno de los atractivos naturales más sorprendentes del norte de nuestro país? Un lugar mágico, inconmensurable, rodeado de volcanes y montañas, cuyas aguas esmeraldas te dejarán sin aliento. Acompáñame a conocer Laguna Verde, una joya de la región de Atacama.

Sobre Laguna Verde

Este lago hipersalado de montaña se encuentra en la región de Atacama, a escasos 23 kilómetros de la frontera con Argentina y a más de 4.200 msnm. Rodeada de volcanes y montañas que superan los seis mil metros, su superficie total es 15 km².

Aunque por su belleza escénica es considerada uno de los atractivos más espectaculares de la región, este lugar también es refugio y punto de partida para los excursionistas y montañistas que suelen desafiar los Ojos del Salado, el volcán activo más alto del mundo.

¿Cómo es Laguna Verde?

Es un destino de una belleza escénica difícil de encontrar en otras zonas del país. Enclavada entre los volcanes Ojos del Salado, El Muerto y el Nevado Incahuasi, esta laguna de origen salobre, cuyas aguas esmeraldas resaltan en medio de un paisaje natural dominado por una impoluta costra de color blanco, resultado de la combinación de la sal y otros minerales. En algunos sectores de su orilla, hay pequeñas piletas con aguas termales rodeadas de pilares de piedra.

A diferencia de otros atractivos, la belleza de Laguna Verde se manifiesta en la soledad, el silencio y en la aparente inexistencia de vida. Esta combinación de elementos da forma a un paisaje estremecedor, de esos que se “fotografían” solos.

Las extremas condiciones climáticas permiten la presencia de una reducida fauna, compuesta principalmente de dos especies de aves: flamencos y piuquenes.

Atractivos de Laguna Verde

El principal atractivo de Laguna Verde es su belleza paisajística. Todo lo que hay allí te asombrará. Su silencio, su soledad, la cercanía del cielo, los montes nevados, sus colores contrastados. Este escenario es ideal para quienes gozan de la fotografía de paisajes.

En la orilla sur de la laguna se encuentra un complejo termal, cuyas aguas de origen volcánico son ideales para recuperar energías mientras contemplas el imponente paisaje, coronado por el imponente Ojos del Salado.

A propósito de volcanes, el Ojos del Salado, junto con sus vecinos El Muerto e Incahuasi, es uno de los objetivos más cotizados por los montañistas profesionales, quienes suelen desafiar sus 6.893. Vale la pena aclarar que este nevado está reservado sólo para profesionales.

Clima de Laguna Verde

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Olga Tapordei (@tapordei)

Laguna Verde posee un clima desértico y con una marcada oscilación térmica entre el día y la noche. La temperatura máxima promedio es de 18,4 °C y la mínima de 4,9 °C. Las precipitaciones estivales son un poco más frecuentes y la máxima promedio es de 14,8 mm.

Recomendaciones

Antes de iniciar tu travesía, debes tener en cuenta varias recomendaciones. Organiza tu viaje entre octubre y abril. A partir de mayo y hasta fines de agosto la ruta hacia Laguna Verde suele taparse de nieve.

Aunque el camino se encuentra en buen estado, te sugiero ascender en un vehículo con doble tracción. No olvides cargar combustible y, si es posible, llevar un bidón adicional. Aprovecha también de comprar provisiones. Fundamental es que lleves varios litros de agua.

Si quieres aprovechar tu visita, recuerda salir temprano. El tiempo de viaje es de aproximadamente cuatro horas.

Importante: anda con calma. No corras ni saltes. Recuerda que estás sobre los 4.000 msnm y es probable que sufras del mal de puna si te agitas demasiado. Hidrátate de manera frecuente y come con calma.

¿Dónde está Laguna Verde?

Laguna Verde se encuentra en casi en la frontera con Argentina, a 22 kilómetro del paso San Francisco. De Copiapó, la capital de la región de Atacama, la separan 265 kilómetros.

¿Cómo llegar?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Roy Adventure (@royadventurecl)

Desde Copiapó, debes tomar la avenida Copayapu en dirección a la comuna de Tierra Amarilla. Desde ahí, incorpórate a la ruta 31 y desplázate en dirección oriente durante 263 kilómetros hasta llegar a Laguna Verde. El tiempo estimado de viaje es de cuatro horas.

Destinos imperdibles: San Félix

¿Sabías que, a poco más de dos horas de Copiapó, en medio de empinados cerros y profundas quebradas, se elabora uno de los vinos dulces más tradicionales de Chile? Es San Félix, un remoto poblado de la comuna de Alto del Carmen, un destino apacible y silencioso, ideal para desconectarse de la rutina y vivir un momento de profunda paz. Te invito a conocer este mágico lugar, la cuna del afamado pajarete.

Sobre San Félix

Es una localidad rural ubicada 25 kilómetros al sureste de Alto del Carmen, en la región de Atacama. Apacible y silenciosa, está habitada por poco más de 600 personas, quienes se dedican en su mayoría a la agricultura y la producción de vinos dulces.

¿Cómo es San Félix?

Es un poblado pintoresco, que parece suspendido en el tiempo. Su arquitectura rural encanta por su simpleza. Las casas son de fachada continua y construidas en base a adobe. La eterna calma se refleja en sus calles de tierra, muy angostas y con escasa circulación de vehículos. La pequeña plaza, custodiada por su centenaria iglesia, es el punto de encuentro de sus escasos habitantes y también el sitio ideal para comer y capar el calor.

Pero la belleza de San Félix, así como de todas las localidades del interior que conforman la comuna de Alto del Carmen, se encuentra en las afueras del pueblo, en los extensos viñedos que pintan de colores las quebradas y en sus antiguas bodegas, donde se elabora el famoso pajarete.

Atractivos

San Félix es considerada la cuna del Pajarete, el primer vino con denominación de origen en Chile y uno de los más antiguos en el continente. Su dulce sabor es irresistible, sobre todo si se acompaña de una tabla de quesos y butifarra. Si quieres conocer los secretos de esta bebida y también cómo se prepara, te recomiendo ponerte en contacto con la cooperativa Glaciares del Alto para programar una visita a alguna de sus viñas. En el mismo lugar funciona un pequeño museo que atesora gran parte de la historia de esta localidad.

Un imperdible para quienes visitan San Félix es Santa Juana, el embalse de aguas turquesas que se encuentra a un costado de la ruta que une Vallenar con Alto del Carmen. Este gran cuerpo de agua es utilizado por los turistas para practicar deportes acuáticos.

Para los amantes de las caminatas, les cuento que existe una ruta de 35 kilómetros que une San Félix con el poblado de Pinte. Este sendero, que en ciertas zonas supera los 3.000 msnm, atraviesa la sierra de Tatul y conecta los valles Los Españoles y Los Natrales. Esta travesía la organiza la agencia Indian Valley Explorer y dura dos días.

Clima de San Félix

F

Posee un clima semiárido. La máxima promedio anual es de 19°C. Las precipitaciones son escasas, con un promedio anual de 150 mm.

Recomendaciones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Juan Andrés (@toborho)

Tanto en San Félix como en otras localidades de la comuna de Alto del Carmen, no existen demasiadas alternativas para pernoctar. Te recomiendo reservar tu estadía con anticipación.

No olvides cargar combustible antes de comenzar tu viaja hacia esta localidad. La última estación de servicios se encuentra en la ciudad de Vallenar.

¿Dónde está San Félix?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Olbeles (@olbeles)

San Félix se encuentra a 25 kilómetros de Alto del Carmen, comuna a la cual pertenece, y a 70 de Vallenar, la capital de la provincia del Huasco. De Copiapó, la capital de la región de Atacama, lo separan 214 kilómetros.

¿Cómo llegar?

Desde el Aeropuerto de Copiapó, debes tomar la Ruta 5 en dirección sur y avanzar 150 kilómetros. Al llegar a la ciudad de Vallenar, incorpórate a la ruta C-485 y avanza 65 kilómetros hacia el este hasta llegar a San Félix.

Destinos imperdibles: Huasco

Uno de los territorios costeros más hermosos de Chile. Playas de arenas blancas y aguas turquesas, con el desierto más árido del planeta como telón de fondo. Un desierto que, cada cierto tiempo, se pinta de colores, dando vida a uno de los fenómenos de la naturaleza más impresionantes del mundo. Eso es Huasco, el “balcón del Océano Pacífico”, un destino imperdible de la región de Atacama. Acompáñame a descubrirlo.

Sobre Huasco

Huasco, que en quechua quiere decir “valle estrecho”, es una ciudad portuaria y comuna de la Región de Atacama. Con una población cercana a los 10 mil habitantes, es conocida por sus solitarias y paradisiacas playas, el desierto florido y su producción aceite de oliva y aceitunas, que se obtienen de árboles con más de 500 años de vida.

Sus primeros habitantes pertenecieron a la cultura Copiapó, que se asentó en gran parte de esta región entre los años 1000 y 1400. Después de un proceso de fundición con el pueblo diaguita, a fines del Siglo XV fueron dominados por los Incas, quienes los incorporaron a su imperio. Diego de Almagro pasó junto a su ejército en 1536, lo que dio origen a numerosos enfrentamientos que terminaron con la vida de gran parte de su comitiva.

El desarrollo económico de la comuna está vinculado a las actividades portuarias y a la minería de hierro.

¿Cómo es Huasco?

Hace algún tiempo les conté sobre el Valle del Huasco, esa fértil franja de tierra que cruza toda la región de Atacama de mar a Cordillera. La ciudad de Huasco, o mejor dicho la desembocadura de su río, es el punto de partida de este valle. No tan conocida como otros poblados de la zona, esta comuna te asombrará por su litoral, conformado por decenas de playas, con colores que pasan del más intenso azul al más evocador turquesa; y también por la producción de aceitunas y aceite de oliva.

Atractivos de Huasco

Hace un poco más de una década se inauguró la “Ruta del Borde Costero”, una carretera que, además de conectar a una decena de pequeñas caletas y poblados, que por años estuvieron prácticamente aislados, puso al alcance de los turistas que visitaban la región de Atacama kilómetros y kilómetros de playas vírgenes, cuyas aguas prístinas y tibias, son un verdadero tesoro. Aunque todas poseen su encanto, les recomiendo tres: los Toyos, Baratillo y Pozuelo.

Otra destacada es la playa Grande. Situada a pocos kilómetros de la ciudad, posee un oleaje tranquilo, ideal para hacer deportes náuticos y para pescar. Imperdibles son sus dunas de arena, desde donde tienes una panorámica inmejorable de la bahía, y también la caleta de pescadores, donde puedes comprar productos frescos o comer en alguno de sus restaurantes.

El Humedal río Huasco es un imperdible para los amantes de la naturaleza. Ubicado en la desembocadura del este cauce, al norte de la ciudad, es considerado uno de los más importantes en el norte del país, debido a sus exuberantes ecosistemas y por concentrar una gran cantidad de especies de aves.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Thomas Jenkin (@thomijenkin)

Tampoco puedes perder la oportunidad de conocer el Parque Nacional Valle de Challes. Con una superficie de 45.708 hectáreas, este recinto alberga una gran variedad de especies florales, muchas de ellas endémicas. Una de las flores más representativas del lugar es la Garra de León, para muchos la más vistosa y rara de Chile, que además de ser endémica es la más protegida del parque.

La parte importante de la historia de esta comuna se encuentra en sus centenarias plantaciones de olivos. Ubicados en Huasco Bajo, allí se cultivan sus famosas aceitunas, conocidas en todo el país, y también su delicioso aceite de oliva, cuyo proceso de elaboración se puede conocer a través de tours organizado por los mismos productores.

Clima de Huasco

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Chile Travel (@chiletravel)

El clima de Huasco está fuertemente influenciado por el Océano Pacífico. Estas condiciones se definen por temperaturas extremas suaves, leves oscilaciones térmicas, ausencia de heladas, precipitaciones moderadas, presencia de neblinas costeras, es decir un clima relativamente homogéneo a lo largo del litoral.

Recomendaciones

Si tu objetivo es descansar, las playas de Huasco son el destino ideal para ti. Mi recomendación es que te quedes entre tres o cuatro días, para que puedas disfrutar de sus balnearios. En Huasco hay buena infraestructura hotelera, pero debe reservar con anticipación.

Si vas a internarte en la ruta costera, carga combustible antes de salir. No olvides llevar agua. En las playas desérticas no hay suministro.

Si vas a salir temprano desde Copiapó, te recomiendo conducir con mucha precaución, sobre todo en la mañana, donde la niebla es bastante densa.

¿Dónde está Huasco?

La comuna de Huasco se sitúa en la zona costera de la región de Atacama, 171 kilómetros al suroeste de Copiapó y a 46 kilómetros de Vallenar.

¿Cómo llegar a Huasco?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Viajes B&C (@viajesbyc)

Desde Copiapó, debes tomar la Ruta 5 y avanzar 143 en dirección sur. Al llegar a la comuna de Vallenar, toma la salida poniente e incorpórate a la ruta C-46. Después de 41 kilómetros de recorrido llegarás a Huasco. El tiempo de viaje es de aproximadamente dos horas y 15 minutos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Oven Pérez-Nates (@apatama_ph)

Emprendedoras chilenas: Las Bertas, productoras de manjar de leche de cabra

En la localidad rural de Fundina, 45 kilómetros al noreste de la ciudad de Ovalle, viven dos mujeres, madre e hija, famosas en toda la comuna gracias al irresistible manjar de leche de cabra, que fabrican de forma artesanal siguiendo una receta familiar con más de ocho décadas de historia.

“Las Bertitas” es nombre del emprendimiento con el que Berta Cornejo y su hija Berta Cortés endulzan el paladar de cientos de personas de la provincia del Limarí. Nacidas y criadas en Fundina, desde siempre sus vidas han estado ligadas a la naturaleza y el campo, del que han aprendido cada uno de sus secretos.

Como dicen por ahí, lo que se hereda no se hurta. Y no hay mejor forma de probar ese viejo adagio que la historia de estas dos mujeres. Berta Cornejo vio cómo su madre daba origen a esta legendaria receta y ahora es su hija quien la ayuda para que ésta perdure en el tiempo.

¿Cuál es secreto de las Bertas? Más que un secreto, reconocen, lo que hay detrás es un afinado proceso de producción, que comienza mucho antes de que la leche entre en la paila de cobre donde se cocina durante largas horas.

Lo primero, explica Berta madre, es que ellas trabajan con la saanen, una raza caprina esencialmente lechera. Lo segundo tiene que ver con su alimentación que reciben las cabras, compuesta de alfalfa seca, maíz, soya y avena. Estos ingredientes, asegura la matriarca madre, ayudan a mejorar de forma sustancial calidad de la leche.

Cinco horas bajo fuego lento necesita la leche de las Bertas para convertirse en manjar. Cinco horas de un batido suave e incesante, donde las abundantes cáscaras de naranja y la canela giran de sin descanso hasta soltar toda su esencia en la mezcla.

Pero el talento de esta dupla no sólo se reduce a la elaboración de manjar. Altamente demandas son sus mermeladas de rumpa y copao, frutos endémicos de la zona, así como la de tuna de cactus, que me dejó realmente asombrado por su peculiar sabor.

El día que las conocí, las Bertitas me recibieron con generosa hospitalidad. Tan grande fue su cariño que hasta celebraron mi cumpleaños y me agasajaron con sus delicias. Sus productos, distribuidos en diferentes regiones del país y  que son motivo de orgullo para su familia y toda sus comunidad,  son el resultado de una combinación perfecta entre pasión, esfuerzo, talento y amor por las tradiciones.

Dirección: Río Hurtado, Sector Fundina, Región de Coquimbo.  

Instagram: @lasbertasriohurtado

 

.

 

 

 

Emprendedoras chilenas: Paulina Carvajal, fabricante de muñecas artesanales

En San Félix, una localidad rural enclavada en el sector más cordillerano de Valle del Carmen, vive una hábil artesana de origen diaguita que, siguiendo la tradición de sus antepasados, fabrica con sus manos unas muñecas muy especiales y misteriosas.

Cuenta Paulina Carvajal, la persona detrás de Palinay Muñecas Indígenas, que su emprendimiento surgió de un hecho tan casual como mágico. Hace casi dos décadas, mientras recorría las polvorientas calles de San Pedro de Atacama, encontró una de estas figuras en una feria artesanal. Atraída por su belleza, decidió comprarla y llevársela de regalo a su madre quien, apenas la tuvo en sus manos, recordó que estos objetos eran muy comunes en su infancia, tanto así que incluso en su casa los fabricaban. Más que un juguete, le explicó, se trataba de amuletos que tenían como objetivo proteger a las mujeres diaguitas de diferentes males, tanto físicos como espirituales.

La asombrosa y fortuita historia inspiró a Paulina, quien decidió embarcarse en un proyecto que cambiaría para siempre su vida: recuperar esta vieja y mística tradición familiar y, de paso, convertirlo en su oficio y en su principal fuente de ingresos.

Para confeccionar estos amuletos, Paulina recibió algunos consejos de su madre y de las otras mujeres de la comunidad Molle Kay Ko. De ellas aprendió la puntada diaguita, técnica ancestral que usa coser los retazos de tela, lana y cueros, con los que se dan forma al cuerpo; y también las hierbas que se utilizan para rellenar las muñecas.

Como le anticipé, las figuras que Paulina confecciona representan diferentes personalidades femeninas. Entre las más populares están “La Panadera”, “La Yerbatera y “La Cocinera”.

El poder sanador de las muñecas, revela nuestra amiga, aflora en los momentos de tristeza o melancolía. Cuando eso ocurre, el dueño o dueña debe abrazar la figura con fuerza y tomar el suave aroma de las yerbas, que se albergan en su interior, a través de profunda respiración. Su es infalible e inmediato. Yo puedo dar prueba de ello.

El trabajo de Paulina es realmente bello, no sólo por su forma, sus colores y detalles, sino porque se trata de un ejercicio de memoria, de un silencioso esfuerzo por desempolvar las tradiciones de un pueblo originario del que no todos conocen, pero que posee una enorme riqueza patrimonial, cultural y espiritual.

Ubicación: San Félix, comuna de Alto del Carme, región de Atacama

Contacto: +56 9 6275 8198 | palinay.kakana@gmail.com

Redes Sociales: https://bit.ly/3gl36wR

 

 

 

 

Emeteria Ardiles, una maestra artesana en palo plantado

En Pastalito, comuna de Alto del Carmen, un pequeño caserío al norte de Las Breas, vive quien es considerada la reina del telar plantado, una técnica ancestral de textilería indígena, de incalculable valor patrimonial, practicado principalmente por mujeres asentadas en las zonas rurales. Con más de ocho décadas a cuesta y pesar de una avanzada ceguera, Emeteria Ardiles sigue tejiendo con la misma pasión de los primeros años, cuando debió asumir sola el cuidado de sus tres hijos, a quienes logró sacar adelante gracias a este don que heredado de sus antepasados.

El día que la conocí, Emeteria estaba ensimismada, hilvanando con maestría los hilos que más tarde se convertirían en una alfombra. Me sorprendió la estructura de este instrumento. A diferencia de lo que había visto en otras zonas de país, este telar en palo funciona de modo horizontal y a un metro de altura, lo que obliga a las artesanas a trabajar de pie.

Consciente del incalculable valor patrimonial de su conocimiento, desde hace dos décadas se ha empeñado en trasmitir su experiencia a un grupo de 25 mujeres que, en un futuro cerceno, tendrán la responsabilidad de preservar y difundir esta ancestral tradición en las nuevas generaciones.

Las limitaciones físicas no han sido un impedimento para detener su pasión. De cierta manera, sus aprendices se han convertido en sus ojos. Emeteria hila y dirige a las artesanas, quienes han aprendido a interpretar su infatigable creatividad. Ponchos, mantas, bufandas y alfombras, entre otras piezas, son el resultado de un largo proceso, que comienza con la esquila, el lavado y teñido de la materia prima.

Pero la sabiduría de esta mujer no se limita exclusivamente a la artesanía. Orgullosa de sus orígenes diaguitas, desde muy joven conoció el poder curativo de las hierbas medicinales. También trabajó como partera y constructora de chozas ancestrales. Su experiencia quedó plasmada en “Los Secretos de doña Emeteria”, un libro que recopila los capítulos más importantes de su vida.

Emeteria es sinónimo de valentía, esfuerzo y pasión. Su dilatada trayectoria le valió ser reconocida en 2012 como una de las 100 mujeres líderes de Chile y nombrada en 2016 como reina diaguita.

Ubicación: Comuna Alto del Carmen, Región de Atacama

Contacto: +56979567599

 

Emprendedoras chilenas: Teresa Nilo, alguera de Caleta La Reina

La región de Atacama es una zona reconocida a nivel nacional por la recolección del huiro, un tipo de macro alga que es utilizada como materia prima para la elaboración de cosméticos y medicamentos, entre otros productos. En Caleta La Reina, una localidad costera de la comuna de Freirina, hay alrededor de 10 familias que viven de este recurso natural, que se exporta principalmente a Asia y Europa y que les ha permitido proveer a sus hijos y nietos de un mejor pasar.

Teresa Nilo fue una de las primeras personas en habitar a este hermoso lugar. Llegó en 1988 junto a su marido y sus pequeños hijos sin más recursos que la esperanza de forjarse un mejor futuro. Su primer hogar fue un improvisado ruco hecho de palos y cajas de cartón. Por aquel tiempo, su principal fuente de ingresos provenía de la pesca. De algas, recuerda Teresa, no sabía nada y pasarían muchos años antes de descubrir su potencial.

Pero, cuando eso ocurrió, la vida de Teresa y su familia dio un radical giro. Atraídos por esta especie de “fiebre”, La Reina se fue poblando paulatinamente hasta convertirse en lo que es hoy: una caleta de gente esforzada y trabajadora. Si bien es un lugar precario, sus habitantes están empeñados en mejorarlo y darle la dignidad que merece.

Una de las virtudes de La Reina, explica Teresa, es que sus aguas tiran a la playa tres tipos de huiro: el flotador, el negro y el palo. Como su explotación está prohibida por ley, los recolectores concentran su trabajo entre marzo y noviembre, época de mayor abundancia.

Si bien las restricciones impuestas por la autoridad fue un duro golpe para los recolectores, Teresa reconoce que esta medida finalmente los favoreció, pues el huiro ha mejorado tanto en calidad como cantidad, lo que les permite trabajar con la tranquilidad de que su fuente de ingresos no corre peligro.

Teresa es una mujer fuerte y luchadora, que debió sacar adelante a su familia luego de la inesperada partida de su marido. A pesar de sus 62 años, la recolectora sigue manteniendo la misma fuerza y el mismo temple para asegurar su sustento. No es fácil sacar el huiro de entre las rocas donde las olas revientan con una fuerza que intimida. Tampoco lo es descender varios metros por una quebrada hasta llegar a la zona de trabajo y luego regresar por el mismo sendero con varios kilos de huiro en la espalda. Y para qué vamos hablar de su venta y distribución, instancias en las que debe negociar, casi siempre en una posición de desventaja.

A pesar de todo, los Nilo son una familia que contagia optimismo gracias a su infatigable alegría. De ellos aprendí que el trabajo en equipo es el mejor método para cumplir objetivos y alcanzar metas; y que es posible salir adelante respetando el entorno en el que viven.

Mi reconocimiento para los Nilo y todos los habitantes de caleta La Reina.

Ubicación: Comuna de Freirina, Región de Atacama

Contacto:  +56931751545

 

 

 

 

 

 

Destinos imperdibles: Totoralillo Norte

Casi en el límite de las regiones de Coquimbo y Atacama, existe un tesoro natural, desconocido para la mayoría de los habitantes de nuestro país, que te sorprenderá por la belleza escénica de sus paisajes y la tranquilidad de su entorno. Me refiero a Totoralillo Norte, una localidad costera de la comuna de La Higuera, un lugar puro, prístino y libre de contaminación, que posee las aguas más profundas de la zona. Un destino imperdible y paradisiaco que, sin duda alguna, debes descubrir.

Sobre Totoralillo Norte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Salfate Fotos (@salfatefotos)


Si bien su origen tiene relación directa con la actividad minera que se desarrollaba al interior de la región de Coquimbo a comienzos del siglo XX, Totoralillo Norte se convirtió formalmente en un pueblo recién en junio de 1996, cuando un grupo de pescadores, con la venia de las autoridades políticas de aquellos años, trasladó sus embarcaciones desde Caleta Hornos hasta este mágico lugar con el objetivo de realizar faenas artesanales.

Fruto de un proyecto colectivo, los 36 pescadores fundantes trabajaron mancomunadamente para hacer de este lugar un verdadero hogar para ellos y sus familias. Con esfuerzo, paciencia y empeño, los habitantes han convertido este caserío en un pequeño poblado, con coloridas casas de madera, una plaza con juegos y un muelle. Todo, dicho sea de paso, construido con sus propias manos.

Además de la calidez humana y empuje de su gente, el mayor atributo de esta caleta es la pureza de su entorno y su extraordinaria biodiversidad marina. Sus aguas profundas y prístinas albergan complejos ecosistemas, que gozan de buena salud gracias al esfuerzo y trabajo de sus propios habitantes.

¿Cómo es Totoralillo Norte?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lorena (@yoyito_90)

 Sus paisajes destacan por una naturaleza única, sin ningún tipo de intervención y a menos de una hora de la ciudad de La Serena. La belleza de este lugar se puede apreciar mucho antes de llegar a su playa. La vegetación nativa, típica de la región mediterránea semiárida de Chile central, que se extiende a ambos costados del camino, destaca por una gran diversidad de especies de cactus, arbustos y espinos, que sirven de refugio para una gran variedad de especies de animales, entre ellas el zorro culpeo.

La fauna marina de Totoralillo también es exuberante. A pocos metros de la costa, se puede divisar una serie de mamíferos, entre los que destacan el chungungo y el lobo de mar, que nadan libremente en sus prístinas aguas. Muchas especies de aves, entre las que destacan la garuma, el lile y el pilpén, suelen sumergirse en el mar en busca de los peces, que son la base de su alimentación.

La pureza de este lugar se debe, como ya les comenté, al enorme esfuerzo de sus habitantes, quienes se han organizado para defender y preservar la esencia de Totoralillo Norte. Cuando visité por primera vez la caleta, los pescadores artesanales me contaron con orgullo de la importancia que tiene para ellos resguardar este verdadero oasis. Juntos, recorrimos la bahía y me mostraron cómo realizaban sus faenas. Su objetivo, en el mediano plazo, era crear conciencia ambiental no sólo entre sus habitantes, sino también en los turistas que cada cierto tiempo se dejan caer para disfrutar de las bondades de esta joya de la región de Coquimbo.

Atractivos de Totoralillo Norte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por K Rodríguez Fibla (@k.fibla)

La lista de atractivos de esta localidad costera es tan numerosa como desconocida. Y todos poseen un denominador común: la belleza natural de sus paisajes. Su pequeña bahía forma un lugar libre de los fuertes oleajes marinos, convirtiéndolo en un lugar perfecto para que los niños disfruten relajante baño. Un panorama imperdible que, atención, también puedes disfrutar de noche, al fragor de una cálida fogata.

Pero hay más. A sólo 22 kilómetros de Totoralillo se encuentra Caleta Hornos, un pintoresco pueblo de pescadores que destaca por su playa de aguas tranquilas y sus impresionantes islotes, Los Pájaros y Trigo, que puedes visitar navegando en las embarcaciones que los mismos pescadores fabrican de forma artesanal.

A pocos kilómetros allí, se encuentra El Temblador, una playa que también te deslumbrará por sus arenas blancas y sus aguas color turquesa.

Clima de Totoralillo Norte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ricardo Moreno (@rmoreno)

Totoralillo Norte, así como toda la franja costera de la región de Coquimbo, se caracteriza por su clima semiárido. Durante todo el año, sus temperaturas oscilan entre los 15 y 18°C. Las precipitaciones son escasas y éstas se producen en invierno. Al estar casi en el límite con la región de Atacama, las neblinas matutinas son habituales.

Recomendaciones

Su cercanía con las ciudades de Coquimbo y La Serena convierten a esta caleta en un destino perfecto para disfrutar de un tranquilo día de playa junto a tu familia o amigos. Ahora bien, si quieres vivir una experiencia estrellada, te recomiendo acampar en la playa. La noche en esa playa es verdaderamente un espectáculo. Sentir el rugir del mar a escasos metros de ti, es un premio que toda persona debería regalarse al menos una vez en la vida.

Como ya sabes, durante la mañana es habitual encontrarse en el camino con una espesa bruma, por lo que te recomiendo conducir con mucha precaución. También debes tener en cuenta que, una vez que te alejes de la carretera, el camino hasta la caleta es de tierra y tiene forma de caracol. No es necesario un vehículo con doble tracción, pero sí estar atento.

Como en toda la zona costera de la región de Coquimbo, la oscilación térmica durante el día es bien marcada. Durante el día, el clima es bastante agradable, pero en las noches las temperaturas bajan de forma considerable. Por lo mismo, te recomiendo, independiente de la estación, llevar ropa abrigada y así disfrutar de tu estancia en el balneario.

Otro dato importante. Por ahora el poblado no cuenta con agua potable. Así que no olvides llevar varias botellas. También considera portar dinero en efectivo.

¿Dónde está Totoralillo Norte?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Fotografias (@lpz.fotografias_)

Se encuentra en la zona costera de la comuna de la Higuera, a 58 kilómetros de la ciudad de La Serena, en la región de Coquimbo.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 5 y avanzar en dirección norte 470 kilómetros hasta llegar a la Serena. Pasa esa ciudad y avanza 50 kilómetros hacia el norte hasta la intersección de la Carretera con la ruta D-190. Sigue hacia el poniente por aproximadamente 17 kilómetros hasta llegar a esta localidad.