Destinos imperdibles: Puerto Aysén

En una de las zonas donde Chile comienza a desmembrarse existe una pequeña ciudad, donde sus habitantes conviven con la naturaleza más indómita y salvaje. Un lugar prodigioso, de una belleza escénica difícil de encontrar en otras latitudes, que te asombrará con sus canales, fiordos, bosques y montañas. Te invito a descubrir Puerto Aysén, uno de los tesoros más impresionantes de la Patagonia.

Sobre Puerto Aysén


Puerto Aysén se sitúa 64 kilómetros al oeste de Coyhaique, la capital regional. Sus habitantes ancestrales fueron los chonos, un pueblo de pescadores nómades, que hace más de siete mil años solían navegar los canales y fiordos que dan esta singular forma a esta parte del territorio del país.

Con una población actual de 27 mil habitantes, Aysén es la segunda ciudad más popular de la región, sólo superada por Coyhaique.

Los primeros colonos, en su mayoría chilotes y argentinos, se establecieron en esta zona a partir de la segunda mitad del siglo XIX, con el objetivo de explotar sus bosques. La ciudad propiamente tal, comenzó a levantarse a partir del 1910, cuando el Estado de Chile mandató la construcción de un puerto que permitiera una conexión marítima con la ciudad de Puerto Montt.

En la actualidad, las principales actividades económicas de la comuna son la pesca y el turismo.

¿Cómo es Puerto Aysén?


Es un lugar donde la naturaleza se manifiesta en su estado más puro e indómito. Allí, la belleza escénica de los paisajes patagónicos está conformada por la combinación de atractivos naturales como lagos, ríos, montañas, bosques, fiordos y canales.

Puerto Aysén además la puerta de entrada a los Campos de Hielo Norte y punto de partida para verdaderos tesoros naturales como son la Laguna San Rafael, los valles Exploradores y Los Leones, además del glaciar Steffen.

Atractivos de Puerto Aysén


El más simbólico de la comuna es el Puente Presidente Ibáñez. Esta portentosa estructura metálica, que cruza el río Aysén, fue diseñada por Gustav Eiffel y tiene una longitud de 210 metros. Fue construido en 1968 y desde 2007 es Monumento nacional.

Si de verdad quieres compenetrarte con la naturaleza más pura, el Parque Nacional Río Simpson es el lugar indicado para vivir esa experiencia. Situado 32 kilómetros al noroeste de Puerto Aysén, cuenta con una superficie de 40.452 hectáreas y, entre otros atractivos, destacan el río Correntoso y las cascadas La Virgen y el Velo de la Novia.

Si visitas esta comuna, es imposible no adentrarse en sus encajonados fiordos de aguas prístinas y para contemplar los exuberantes paisajes que se despliegan en sus riberas. En uno de ellos se encuentra el Monumento Natural Cinco Hermanas. Situado 50 kilómetros de Aysén, está conformado por seis islotes de cubiertos de impenetrable vegetación, conformada por bosques de coigues, canelos y tepas, y que son hábitat de numerosas especies de aves, entre las que destacan el cormorán y el cormorán imperial, y mamíferos como chunguno y el lobo de mar.

Muy cerca de la ciudad existen dos lagunas realmente hermosas, que debes tomarte el tiempo de conocer y disfrutar: la de Los Palos y la Portales. La primera se sitúa a menos de 10 kilómetros del radio urbano y es ideal para practicar pesca deportiva. La segunda, en tanto se encuentra a 20 kilómetros y ofrece diferentes actividades como kayak, canotaje y hermosos senderos de caminata en los frondosos bosques que la rodean.

Si bien la ciudad cuenta con un excelente servicio de gastronomía, un buen lugar para comer es Villa Mañihuales. Ubicado a 60 kilómetros de Aysén, esta localidad cuenta con restoranes y picadas para como al estilo patagón, es decir, con enjundia y contundencia.

Las mejores panorámicas de Aysén y sus zonas aledañas se obtienen desde la cima de Cerro Cordón. Para llegar a su mirador, debes hacer una caminata de aproximadamente dos horas, internándote en su espesa vegetación nativa, y en compañía de sus bulliciosos chucaos. Al terminar el trekking tendrás un paisaje estremecedor conformado por los lagos Riesco y Cóndor; el río Aysén y su desembocadura; el Valle Pangal y Bahía Acantilada.

Clima de Puerto Aysén


Puerto Aysén cuenta con un clima continental, templado lluvioso y sin estación seca. La comuna posee uno de los índices de precipitaciones más altos de Chile, con una media anual de 2.961 mm. La temperatura promedio anual es de apenas 10°C.

Recomendaciones


Como acabo de contarles, Puerto Aysén es una de las comunas en Chile que acumula más lluvias. No importa si es verano o invierno, siempre hay que llevar ropa adecuada para las bajas temperaturas.

Su cercanía con Coyhaique hace de Puerto Aysén un destino ideal para visitar durante el día. De todos modos, te cuento que la ciudad dispone de una excelente infraestructura hotelera.

¿Dónde está Puerto Aysén?


La comuna de Puerto Aysén se encuentra al interior de la región de Aysén, 64 kilómetros al oeste de la ciudad de Coyhaique. De Santiago la separan 1663 kilómetros.

¿Cómo llegar?


Si eres o estás en la capital y vas a trasladarte vía aérea, debes tomar un vuelo hasta la ciudad de Balmaceda. Desde ese aeropuerto, toma la ruta que se dirige a Coyhaique. Sigue por la Ruta 7 y, al llegar al cruce con la R-240, toma avanza por esa carretera en dirección suroeste. Después de 54 kilómetros de trayecto, llegarás a Puerto Aysén.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por luna azul piva (@lunazulpiva)

Destinos imperdibles: Cochrane

¿Sabías que, en uno de los territorios más exuberantes de la Patagonia chilena, existe un pequeño y encantador pueblito, atrapado en el tiempo, que te asombrará por los increíbles paisajes que lo rodean y la hospitalidad de sus habitantes? Un destino de ensueño, donde la naturaleza se manifiesta en su estado más puro. Te invito a descubrir Cochrane, un destino imperdible de la mágica región de Aysén.

Sobre Cochrane


Aunque los primeros colonos llegaron a fines de la década del 20, Cochrane fue fundado oficialmente en 1954. La capital de la Provincia de Capitán Prat cuenta con una población que apenas supera los 3.500 personas, quienes se dedican principalmente a la ganadería, agricultura y servicios.

Es una de las paradas obligadas para los aventureros que se animan a recorrer la mítica Carretera Austral. Rodeado de lagos, bosques, ríos y montañas, Cochrane es un lugar que estremece por la colosal belleza de sus paisajes, sus numerosos atractivos naturales y la enorme cantidad de actividades al aire libre que allí puedes realizar.

Si tu plan es llegar a Villa O’Higgins, el punto donde la Ruta 7 termina en su formato continental, Cochrane es el último núcleo urbano que vas a encontrar a tu paso. En los 234 kilómetros que separan ambas comunas sólo habrá selva, lagos, ríos y montañas. Por ese motivo, este pueblo cumple un rol fundamental en sector de la Patagonia.

¿Cómo es Cochrane?


Ríos, lagos, bosques, montañas y glaciares dan vida a uno de los destinos más deslumbrantes de la región de Aysén. En medio de ese entorno privilegiado, Cochrane se erige como uno de los destinos turísticos más cotizados por quienes visitan la Carretera Austral.

Dada su ubicación estratégica, el pueblo cuenta con todos los servicios necesarios para atender la alta demanda de los turistas. Allí hay comercio, agencias, restaurantes, estaciones de servicio, hoteles y lodges, que ofrecen todo lo necesario para adentrarte en la zona más selvática de la Patagonia.

Si hablamos de vegetación, en los alrededores de la comuna podemos encontrar espesos –y en algunos casos impenetrables- bosques de lenga, ñirres, cipreses y coigues.

La fauna en esta zona también es abundante. Su especie emblemática es el huemul, un pequeño mamífero que se encuentra gravemente amenazado. También destacan especies endémicas como el puma, guanaco, ñandú, el zorro y la liebre. En cuanto a las aves, es Cochrane y sus alrededores es posible avistar cóndores, halcones, águilas, patos, zorzales, teros y caiquenes, entre otras.

Atractivos de Cochrane


Como ya les comenté, Cochrane se sitúa en una zona privilegiada de Aysén. Todo lo que rodea la comuna es puro, prístino, salvaje.

Uno de sus principales atractivos es el Baker. El río más caudaloso de Chile, que se extiende por más de 200 kilómetros, te asombrará por incontenible potencia de sus aguas color turquesa. Algunos tramos son ideales para hacer rafting y kayak. Imperdible es la zona conocida como la confluencia, punto donde las aguas del Baker y el Neff se unen, dando forma a un espectáculo visual realmente impresionante.

El río Cochrane también destaca por la pureza de sus aguas y la belleza de su entorno. Ubicado a tan sólo 10 kilómetro del pueblo, es uno de los sitios favoritos para los amantes de la pesca recreativa.

Dos atractivos recomendados son los Lagos Cochrane y la Laguna Esmeralda. Ésta última se encuentra siete kilómetros al sur del pueblo y es ideal para practicar deportes náuticos, especialmente en verano, época en la que la temperatura de sus aguas sube sorpresivamente.

La Reserva Nacional Tamango es otro atractivo de alto vuelo. Con una superficie de 83 km2 es el único lugar donde se puede avistar de cerca una pequeña población de huemules.

Muy cerca del pueblo se encuentra el Glaciar Calluqueo. Además de la impresionante lengua de hielo que se desprende por la vertiente oeste del monte San Lorenzo, sorprende la facilidad con la que se puede llegar hasta ese atractivo, pues una parte no menor del tramo se puede hacer en vehículo.

Clima de Cochrane


Cochrane presenta un clima frío. La temperatura media anual es de 9º C. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año, con un promedio de 600 mm a 4000 mm al año.

Recomendaciones


Como ya les mencioné, Cochrane es el sitio ideal para montar tu centro de operaciones. Allí puedes encontrar todo tipo de servicios: alojamiento, comercio, gastronomía y agencias de turismo.

Si vas a recorrer la Ruta 7 desde Cochrane al sur, recuerda cargar combustible y llevar un par de bidones adicionales.

Independiente de la fecha en que visites la comuna, lleva ropa abrigada. Recuerda que en la Patagonia en un día se pueden hacer presente las cuatro estaciones.

Si vas a rentar un auto, te recomiendo que sea con doble tracción. Aunque la ruta ha mejorado bastante en los últimos años, en algunos tramos el camino es bastante irregular, con muchos baches.

¿Dónde está Cochrane?


Cochrane está ubicado 331 kilómetros al sur de Coyhaique, capital de la región de Aysén.

¿Cómo llegar?


Desde Santiago, debes tomar un vuelo con destino a Balmaceda. Desde el aeropuerto debes avanzar en dirección noroeste por la 245 hasta llegar a la Ruta 7. Allí, toma mano izquierda y desplázate hacia el sur durante 306 kilómetros. El tiempo de traslado es de aproximadamente cinco horas y 15 minutos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por PudaPo (@pudapo)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Gabriela (@gabriee__lita)

Destinos imperdibles: Villa O’Higgins

Al final del camino se encuentra el verdadero tesoro. Eso es Villa O’Higgins, el premio mayor para los aventureros que deciden recorrer, de comienzo a fin, la mítica Carretera Austral. Emplazado en un paisaje de una sobrecogedora belleza, prístino y puro, este pequeño pueblito es el punto de partida para recorrer los atractivos naturales más impresionantes del fin del mundo. Acompáñame a descubrir la “Última frontera de la Patagonia”, la puerta de entrada a los Campos de Hielo Sur.

Sobre Villa O’Higgins

Este pequeño poblado, cuya población apenas supera los 600 habitantes, se encuentra situado en la desembocadura del río Mayer, justo en frente al colosal lago O’Higgins. La villa marca el extremo sur de la Carretera Austral, a 1.240 kilómetros desde su punto de origen, en Puerto Montt.

Inaugurado formalmente en 1966, los primeros colonos chilenos y europeos llegaron en 1914 con el objetivo de establecer soberanía. Con el paso de los años, la población de O’Higgins fue aumentando de forma progresiva. Un hito fundamental se produjo a mediado de la década del 50, cuando los habitantes decidieron construir manos un aeródromo para mantener cierta conexión con el resto del país. Este enorme trabajo, hecho a pulso, le dio un empuje notable al pueblo y fue determinante en su crecimiento.

Villa O’Higgins se sostiene económicamente en base a la ganadería, la silvicultura y el turismo, actividad que, debido a la enorme cantidad de atractivos naturales, ha crecido en gran forma en los últimos años.

Vale la pena recalcar que Villa O’Higgins es el único núcleo urbano en la zona. Las localidades más cercanas son Tortel, ubicada 150 kilómetros, y Cochrane, a poco más de 250.

¿Cómo es Villa O’Higgins?


Villa O´Higgins se emplaza en medio de un paisaje de sobrecogedora belleza, prístino y remoto, en la desembocadura del río Mayer y enfrentando al lago O’Higgins. Allí, la naturaleza se manifiesta de forma exuberante. No son pocos los lugares que, debido al enorme espesor de la vegetación, jamás han sido inexplorados.

Los atractivos naturales de la zona son abundantes, y no sólo asombran su diversidad, sino también por sus formas y sus colores, que hacen de este territorio un lugar mágico. Las aguas turquesas del lago O’Higgins y los ríos que lo nutren, el profundo verde de sus milenarios bosques y el impoluto blanco de los glaciares que se extienden hacia el sur y se pierden en el horizonte, componen un escenario magistral, de ensoñación y fantasía.

La zona de Villa O’Higgins está dominada por bosques de nothofagus, siendo la lenga, el coigüe y el ñire las especies más comunes. También es posible encontrar unidades ecosistémicas de humedales, conocidos regionalmente como “mallines”, y praderas altoandinas.

En cuanto a su fauna, destaca el huemul, que es posible encontrarlo a orillas de la Carretera Austral, así como pumas, zorros, aves y siete especies de anfibios las cuales son monitoreadas por grupos de ciencia local.

Atractivos Villa O’Higgins


Como ya les anticipé, los atractivos que ofrece esta comuna son tan numerosos como variados. No por nada, O’Higgins se ha convertido en uno de los destinos con mayor proyección turística de la región de Aysén y, por qué no decir, de toda la Patagonia.

El más conocido, por lejos, es el territorio conocido como Campos de Hielo Sur. Esta enorme masa de hielo, la cuarta más grande del planeta, alberga los glaciares más grandes del sur de Chile, mucho de los cuales es posible conocer a escasa distancia. El más popular es el O’Higgins, que posee una lengua de más de tres kilómetros de ancho y una altura superior a los 80 metros. Se puede llegar a este magnífico tesoro navegando desde la villa o también caminando, una experiencia desafiante que comienza en la localidad de Candelario Mancilla y que tiene una duración de dos días.

Además del O’Higgins, existen otros glaciares que también puedes conocer, como son el Mellizo Sur, el Oriental, el Bravo y el Chico. Este complejo glaciar se encuentra al interior del Parque Nacional Bernardo O’Higgins, la reserva pública más grande de Chile y la décima a nivel mundial.

El Río Mosco es un lugar de enorme belleza, donde la naturaleza se manifiesta en forma de turberas y colinas, que albergan una importante colonia de huemules.

Una de las postales más alucinantes de la villa y sus alrededores es la que se tiene de uno de los miradores del cerro Santiago. Para llegar a ese lugar, que se encuentra a 692 msnm, debes seguir un sendero que se pierde entre la vegetación boscosa. En la cima hay una bandera chilena, un símbolo de gran importancia para sus habitantes.

Si gustas de la pesca deportiva, el lago O’Higgins es el lugar perfecto para disfrutar de esta actividad, eso sí, debes cerciora Para realizar esta actividad debes informarte de la regulación de pesca.

Clima de Villa O’Higgins


Cochrane presenta un clima frío. La temperatura media anual es de 9º C. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año, con un promedio de 600 mm a 4000 mm al año.

Recomendaciones


Villa O’Higgins cuenta con buena infraestructura de alojamiento. Tanto en el pueblo como en sus alrededores hay hoteles, logdes, cabañas y residenciales. Te recomiendo hacer tus reservas con anticipación.

Lo mismo te sugiero a la hora de planificar tus expediciones. Si quieres conocer los atractivos que ofrece O’Higgins ponte contacto con los tours operadores y agenda tus expediciones.

Importante es que, si viajes en vehículo particular desde el norte, no olvides cargar combustible en Cochrane, que es la última ciudad que cuenta con estación de servicio. Te recomiendo utilizar también un vehículo de doble tracción.

Independiente de la fecha en que visites la comuna, lleva ropa abrigada. Recuerda que en la Patagonia en un día se pueden hacer presente las cuatro estaciones.

¿Dónde está Villa O’Higgins?


Villa O’Higgins se encuentra 575 kilómetros al sur de la ciudad de Coyhaique, capital de la región de Aysén.

¿Cómo llegar?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Joss SO (@josssanz)


Desde Santiago, debes tomar un vuelo con destino a Balmaceda. Desde esa ciudad avanza en dirección noroeste por la 245 hasta llegar a la Ruta 7. Allí, toma mano izquierda y desplázate hacia el sur durante 520 kilómetros. El tiempo de traslado es de aproximadamente 10 horas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Nicolas Baros (@nicobarosl)

Emprendedoras chilenas: Alfareras de Puerto Ibáñez

En Puerto Ibáñez, un hermoso y remoto poblado de la región de Aysén, ubicado 116 kilómetros al sur de la ciudad de Coyhaique, existe un grupo de artesanas que desde hace cuatro décadas cultiva una singular técnica para elaborar hermosas piezas de cerámica, reconocidas en toda la Patagonia.

Cuenta Eva Carrillo, una de las impulsoras de este arte en la comuna, que todo nació a fines de 1975, año en que egresó de cuarto medio. Como solía ocurrir por aquel entonces, las mujeres no tenías demasiadas expectativas puestas en el futuro, por lo que debían conformarse con ser dueñas de casa. “La única forma de hacer algo era yéndose a Coyhaique, pero eso costaba plata, plata que yo no tenía”, recuerda.

Cuando todo parecía indicar que su vida, así como la de muchas de sus vecinas, amigas y familiares, estaría ligada a las labores domésticas, sucedió lo inesperado: una reconocida artesana de la región, de paso por Puerto Ibáñez, decidió desarrollar un taller de cerámica en la zona. Eva se entusiasmó tanto con los conocimientos que iba a adquiriendo a medida que el curso avanzaba, que decidió no sólo convertirse en artesana, sino que hacer de esta pasión su oficio.

La pasión Eva por esta disciplina no tardó en contagiar a su gente, que lentamente se fue familiarizando con los secretos para convertir la tierra en greda; y la greda, en hermosas piezas de cerámica. Cuarenta y cinco años han transcurrido desde entonces y ya son tres las generaciones que dominan este difícil arte.

Ustedes se preguntarán en qué se diferencia la cerámica que hace este grupo de otros y otras artistas. Pues, más que un secreto, se trata de un afinado proceso, que contempla tres etapas. La primera tiene relación con el tipo de tierra que extrae de la veta. Un buen material, explica Eva, no debe tener arena y, al momento de escogerlo, se debe privilegiar el que se encuentra en su forma más molida. Lo segundo: para convertir la arcilla en greda sólo se debe utilizar agua. Así la materia prima alcanza su mayor nivel de pureza. Por último –y lo más importante- es el amor con el que sus manos dan forma a sus tradicionales productos, que van desde los clásicos cacharros y alcancías, a fina loza utilitaria.

Como a todo el mundo, la pandemia ha afectado enormemente el trabajo de las ceramistas de Puerto Ibáñez. Con el cierre indefinido de las ferias, la única manera de difundir sus artesanías es a través de plataformas digitales. No ha sido sencillo, reconoce Eva, pero lentamente se han ido adaptando a los nuevos tiempos.

El trabajo de Eva y sus compañeras es de excelencia, no sólo por la depurada técnica con la que fabrican su alfarería, sino también porque en cada pieza se puede percibir el amor y la pasión por su oficio.

Mi reconocimiento para estas empeñosas artistas, que desde la puerta de entrada a la Patagonia nos enseñan que, con creatividad, talento y esfuerzo, los sueños se pueden convertir en realidad.

Dirección: Puerto Ibáñez, Coyhaique, Región de Aysén.

Emprendedoras chilenas: Artesanas de Villa Ortega

En Villa Ortega, a poco más de 30 kilómetros de la ciudad de Coyhaique, existe un grupo de mujeres que desde hace de dos décadas trabaja la barba de viejo, una fibra vegetal que crece en los bosques nativos de la Patagonia, para diseñar y crear hermosas piezas ornamentales, que son distribuidas en diferentes regiones del país y que hoy son motivo de orgullo para toda su comunidad.

Hay quienes erróneamente creen que la artesanía es una actividad recreativa, un pasatiempo para ocupar el tiempo libre. Y la mejor prueba de esa interpretación miope son estas 15 mujeres quienes, frente a la necesidad de generar recursos propios para contribuir con el sustento familiar, decidieron organizarse y emprender un negocio que hoy les brinda independencia económica.

No fue fácil para las habitantes de Villa Ortega comenzar a dar forma a esta idea. Rita Cárdenas, una de las impulsoras de esta agrupación, cuenta que durante mucho tiempo golpearon sin éxito numerosas puertas en busca de apoyo para desarrollarse. “Podía ser artesanía o cualquier otra actividad. Lo que nosotras necesitábamos era hacer algo con nuestras vidas”, me contó Rita el día que la conocí.

Por si fuera poco, además de la indiferencia, tuvieron que soportar el malestar de sus maridos, a quienes no les hacía mucha gracia que “sus” mujeres salieran de casa y “descuidaran” sus quehaceres.

Un día, cuando el entusiasmo comenzaba a diluirse, una ONG internacional se acercó a Villa Ortega e invitó a las mujeres a participar de un taller de cestería en mimbre. Un reconocido artesano de Aysén compartió con ellas todos los secretos de esta ancestral técnica y, luego de algunos meses de trabajo, decidieron ir a una exposición en Coyhaique, donde exhibieron sus piezas. Pero la experiencia estuvo lejos de ser exitosa. Tanto así, que no pudieron vender ni un solo canasto.

Pero, lejos de echarse a morir, las mujeres de Villa Ortega decidieron seguir adelante. Leyendo una revista, descubrieron que en otros lugares del mundo la barba de viejo era una materia prima muy cotizada y que se utilizada para crear piezas ornamentales. Y si algo abunda en los bosques del sur de Chile, es esa fibra natural. Sin pensarlo mucho, las artesanas volcaron todas sus energías en aprender a dominar esta especie de musgo y luego hacer con él sus propios diseños.

Meses más tarde, las artesanas tuvieron su revancha. Regresaron a Coyhaique decididas a cambiar su suerte y demostrar todo su talento. Esta vez, la recepción fue completamente distinta. A tal punto que lograron vender todo lo que llevaron.

Han pasado 23 años desde entonces y hoy las mujeres de Villa Ortega son conocidas en toda la región por sus figuras de animales, duendes y brujas, entre otros diseños. Pero la pasión de estas artesanas no tiene límites. Conscientes de que su esfuerzo les dio la oportunidad de darle un giro a sus vidas, su mayor deseo es que esta técnica se convierta en una tradición que sobreviva en el tiempo. Por eso, durante el año desarrollan cursos en las escuelas de la zona y en verano imparten talleres a los mismos niños y niñas en medio de los milenarios bosques.

Las artesanas de Villa Ortega son un ejemplo de talento, ingenio y perseverancia. Su trabajo no sólo les ha permitido generar recursos propios y alcanzar un importante grado de independencia. Su esfuerzo es la mejor señal de que, cuando su aúnan voluntades, no existen barreras para cumplir los sueños.

Dirección: Villa Ortega, Coyhaique, región de Aysén

Más detalles: https://www.13.cl/programas/lugares-que-hablan/momentos/pancho-saavedra-hizo-figura-artesanal-con-barba-de-viejo/149845

Emprendedora chilena: Andrea Zavala, productora artesanal de gin

En La Junta, una apartada localidad rural enclavada en el corazón de la Patagonia, se elabora uno de los mejores gin artesanales de la región de Aysén. Y los artífices de este prodigioso destilado son Andrea Zavala y Mark Abernithie, un joven matrimonio chileno británico que hace un poco más de una década decidió dejar atrás una cómoda vida en Bélgica para comenzar de cero en uno de los rincones más bellos del sur de nuestro país.

La ginebra es famosa en todo el mundo. Su origen se remonta a la Holanda del Siglo XVII. El gin es la versión británica de este destilado y su historia está asociada a grandes figuras contemporáneas, como Wiston Churchill, Francis Scott Fitzgerald e incluso la Reina Madre, Isabel Bowes-Lyon.

Pero la historia de esta bebida con Andrea es mucho más reciente, pero no por eso menos increíble. Nacida en Valparaíso, a los tres años se radicó con sus padres en Bélgica. En la ciudad de Bruselas creció y estudió. Tiempo después formó familia con Mark, un ciudadano inglés que también había echado raíces en ese país. Ella trabajaba en el Instituto de Medicina Tropical y él se desempeñaba como ejecutivo en un importante banco internacional.

Ustedes se preguntarán qué hace en la Patagonia más profunda un matrimonio que llevaba una tranquila vida en uno de los países con mejor calidad de vida del mundo.

La respuesta es tan sorprendente como impactante. Todo comenzó en 2008, en pleno invierno europeo. Un día, al salir de su trabajo, Andrea caminó por las calles de Bruselas bajo una colosal tormenta. Los truenos sacudían la ciudad, rompiendo su habitual calma. Completamente empapada, buscó un refugio para guarecerse de la lluvia. En eso estaba cuando, de pronto, fue alcanzada por un rayo, que dio de lleno en una de sus manos y recorrió la parte superior de su cuerpo. Andrea tuvo suerte. A pesar de la gravedad del accidente, las secuelas físicas y neurológicas fueron menores. Durante el proceso de recuperación, que se extendió por casi dos años, comprendió que la vida, como dice Manu Chao, era una tómbola y que había que hacer caso a la intuición. Y su corazón le dijo que su destino estaba en su lugar de origen, pero mucho más al sur.

Llegar a La Junta fue también una decisión impulsada por la intuición. Inmersos en un entorno donde la naturaleza brota de forma desmesurada y el tiempo corre a su antojo, Andrea y su marido se preguntaron qué harían para ganarse la vida. Empezaron a tirar ideas hasta apareció una que los sedujo: fabricar gin artesanal. Pero no uno cualquiera. Uno que fuera capaz de albergar el alma de la Patagonia. Así fue cómo nació la destilería Tepaluna.

Fabricar gin no es sencillo. Es una técnica que requiere de experiencia y precisión. Sus ingredientes básicos son, además del aguardiente, el enebro, la angelica y las semillas de cilantro, lo que son sometidos a un proceso de destilación que dura aproximadamente siete horas. La ginebra de Andrea y Mark se diferencia de otras gracias a dos componentes que sólo puedes encontrar en esta zona del país: frutos de maqui y hojas de tepa.

El día que los conocí, tuve la oportunidad de participar del proceso de elaboración y también el privilegio de degustar de su producto. Aunque no soy un experto, tengo una predilección especial por este destilado. Y, la verdad, es que el gin de Andrea y Mark es realmente asombroso. Una bebida que, como ellos mismos describen, atesora el alma de los bosques patagónicos.

Si alguna vez te animas a recorrer la Patagonia, te recomiendo que agregues a tu itinerario una visita a la destilería de Andrea y Mark. Te aseguro que no te arrepentirás.

Ubicación: La Junta, comuna de Cisnes, región de Aysén.

Contacto: https://tepaluma.com/

 

Destinos imperdibles: Puerto Guadal

A orillas del lago más grande del país yace un pequeño y pintoresco pueblito que atesora las tradiciones más profundas de la Patagonia chilena. Un lugar tan especial y sorprendente, que incluso cuenta con un clima propio, que permite a sus habitantes gozar de días soleados durante todo el año. Es Puerto Guadal, un destino que hipnotiza por su exuberante vegetación, sus cascadas poderosas, sus ríos y glaciares. ¿Quieres saber más de la “Perla” de Aysén? Pues toma nota.

Sobre Puerto Guadal

Esta pequeña localidad de la región de Aysén se encuentra en la ribera sureste del lago General Carrera, 115 kilómetros al suroeste de la ciudad de Chile Chico. Los primeros colonos llegaron a esta zona a comienzos de 1918 y actualmente su población apenas supera los 400 habitantes. Su principal actividad económica es la ganadería y el turismo, industria que durante los últimos años ha crecido de forma notable.

Cómo es Puerto Guadal

Que sea conocido como la “Perla” del Lago General Carrera dice bastante acerca de este lugar. La belleza escénica de sus paisajes, sus numerosos atractivos naturales y la enorme lista de actividades que puedes realizar en sus alrededores, convierten a Puerto Guadal en uno los mejores destinos de la Patagonia chilena. A diferencia de otras zonas de la región, este pequeño pueblo cuenta con un clima privilegiado, con temperaturas agradables y días soleados durante gran parte del año.

Atractivos Puerto Guadal

Los expertos en pesca con mosca no dudan en posicionar a Guadal como uno de los mejores spots en Chile para practicar este deporte. Las truchas y los salmones no sólo abundan en el General Carrera, sino también en los ríos Bajer y Nef, que se encuentran relativamente cerca del pueblo. Tanto en Guadal como en Chile Chico hay varias agencias especializas, que organizan travesías navegables hacia sectores poco visitados.

Si quieres tener una panorámica inmejorable del Lago General Carrera y el Campo de Hielo Norte, entonces desde sumarte a las cabalgatas que los emprendedores locales realizan hacia el cordón Contreras, un mirador natural situado a nueve kilómetros de Guadal. En esta travesía, cuya duración aproximada es de ocho horas, deberás sortear quebradas, arroyos, además de espesos bosques de lengas, ñirres y coihues.

Ya les he hablado de las espectaculares Capilla y Catedral de Mármol. Estas asombrosas formaciones rocosas, enclavadas en una de las riberas del General Carrera, son un imperdible para quienes recorrer la Carretera Austral. Sin embargo, no son las únicas. Cerca de Guadal existe otra veta, similar a las de Puerto Tranquilo, conocida como las Cuevas de Mármol. Para llegar a este impresionante atractivo natural, que se encuentra en el corazón del lago, debes contratar los servicios de una de las tantas agencias que hay en la zona.

Puerto Guadal es punto de partida de numerosas excursiones que se adentran en la Patagonia más profunda e inexplorada. Entre las más populares se encuentran la ruta hacia el Río Leones, que es punto exacto donde comienza Campos de Hielo Norte, y las que llegan hasta el Lago y Glaciar Meliquina, que forman parte del Parque Nacional Laguna San Rafael.

Clima de Puerto Guadal


Como ya les comenté, Guadal posee un microclima que lo diferencia de otras zonas de la región. Si bien las precipitaciones son abundantes, es muy común tener días soleados durante la primavera y verano. La temperatura promedio anual es de 8°C.

Recomendaciones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sur de Chile (@surdechile)


Como bien debes saber, la Carretera Austral no cuenta con las mejores condiciones. En varios tramos hay baches provocados por las recurrentes precipitaciones que caen en esta región. De modo que, si vas a desplazarte en vehículo particular, te recomiendo una camioneta con doble tracción. Conduce con precaución y a baja velocidad. Como dice mi mamá, más vale perder un minuto de la vida que la vida en un minuto.

Hablando de lluvias, no olvides llevar ropa abrigada, no importa si es verano o invierno. Como dice la gente de la zona, en la Patagonia puedes vivir en un solo día las cuatro estaciones de año.

Este destino cuenta con una amplia oferta de hospedaje. Para quienes gozan con la naturaleza, en la cuenca del lago hay muchos campings que cuentan con excelentes instalaciones. También hay disponibles hoteles e incluso lodges. Si optas por esta última alterativa, te recomiendo reservar con tiempo, sobre todo si planeas viajar en el verano.

¿Dónde está Puerto Guadal?

Se ubicado en la ribera sureste del lago General Carrera, en la Bahía homónima, a 110 kilómetros de Chile Chico, capital comunal, y a 10 km de la Carretera Austral, en la región de Aysén.

¿Cómo llegar?


Tienes varias alternativas para llegar a este lugar. Desde Coyhaique, debes dirigirte por la Carretera Austral hacia el sur. Al llegar al cruce el Maitén, toma la Ruta CH – 265 y avanza 12 km.

Otra forma de acceder a Guadal es cruzando el Lago General Carrera. Desde Puerto Ibáñez zarpa un ferry (con reserva previa) cuyo destino es Chile Chico. Desde comuna, debes tomar la Ruta 265 y avanzar en dirección oeste durante 105 kilómetros.

Destinos imperdibles: Puerto Bertrand

A orillas de uno de los lagos más prístinos de la Patagonia se encuentra un pequeño y apacible poblado, desconocido para la gran mayoría de los chilenos, pero que es uno de los destinos preferidos para los amantes de la pesca deportiva. Rodeado de exuberante vegetación, escarpadas montañas y a escasos metros del río más caudaloso del país, este lugar te asombrará por la belleza de sus paisajes, su naturaleza salvaje y la calidez de su gente. Te invito a descubrir Puerto Bertrand, el secreto mejor guardado de la región de Aysén.

Sobre Puerto Bertrand

Este pequeño asentamiento se encuentra a orillas del Lago Bertrand, específicamente en el punto exacto donde nace el río Baker, el más caudaloso de Chile. Rodeado de monumentales montañas y espesos bosques de lengas, sus primeros colonos arribaron en 1920, atraídos por la incipiente industria maderera. Pero fue sólo a comienzos de la década del 40 cuando Puerto Bertrand adquirió su actual denominación.

A pesar de que su población no supera el centenar de habitantes, la extraordinaria belleza escénica de sus paisajes y la gran cantidad de actividades que se pueden realizar en sus alrededores, lo convierten es uno de los destinos más apetecido por quienes visitan la Patagonia, principalmente para los amantes de la pesca recreativa, que allí encuentran un verdadero paraíso. Por eso no es casualidad que este lugar concentre la mayor oferta turística de la región, con numerosos hoteles, lodges y cabañas.

¿Cómo es Puerto Bertrand?


Un lugar que te asombrará por la belleza de sus paisajes, sus numerosos atractivos naturales y por la enorme lista de actividades que puedes realizar durante tu estadía.

Gracias a su exuberante vegetación y sus cordones montañosos, Bertrand posee los paisajes más vírgenes de la región de Aysén. Sus añosos bosques de lenga sirven de refugio para numerosas especies de mamíferos y aves, como pumas, zorros y huemules. Los profesionales o aficionados a la fotografía de naturaleza encontrarán en los alrededores de este pueblo una fuente inagotable de inspiración.

Las caudalosas aguas color turquesa del río Baker son el paraíso para los amantes de la pesca con mosca y también para quienes practican kayak y rafting.

Atractivos Puerto Bertrand

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Luxury_life (@luxurylife291)

Como ya les anticipé, Bertrand es uno de los destinos más cotizados en el mundo para quienes practican pesca con mosca. Tanto en el lago como en el río Baker los lugares para desarrollar este deporte abundan. Los expertos afirman que los salmones y truchas arcoíris que habitan abundantemente sus aguas son gigantescos, fuertes y muy escurridizos. En el pueblo hay varios operadores turísticos que ofrecen servicios de guía y traslado.

En otro post les conté sobre el Baker. Este portentoso río, considerado el más caudaloso de Chile, maravilla por sus aguas color turquesa y los bellos paisajes que nacen en sus riberas. Los rápidos que se forman en su cauce son de primer nivel, reconocidos internacionalmente para practicar kayak y rafting. No olvides visitar el la “Confluencia”, que es punto donde el Baker y el río Nef se unen, dando vida a un espectáculo natural sencillamente alucinante.

Los amantes del trekking también deben visitar este pequeño pueblo. Bertrand es el punto de partida numerosas de expediciones, muchas de ellas escasamente exploradas. El más recomendado es el “Aysén Glaciar Trail”, una travesía de 10 días cuyo destino son los glaciares Neff y Chachet.

¿Dónde está Puerto Bertrand?

Esta hermosa villa forma parte de la comuna de Chile Chico y se encuentra 137 kilómetros al sur de esta ciudad. De Coyhaique, la capital de Aysén, la separan 270 kilómetros.

Recomendaciones para visitar Puerto Bertrand

Como ya conté, Bertrand es uno de los polos turísticos más importantes del Chile Austral. Si bien su servicio de alojamiento es bastante completo, la demanda es alta durante todo el año. Por eso te recomiendo reservar tu estadía con tiempo.

Aunque la magia de la Patagonia se puede vivir a lo largo del año, mi sugerencia es que organices tu visita entre septiembre y marzo, meses en que el clima es agradable y con menores precipitaciones.

El clima es cambiante en la Patagonia. En un mismo día puede haber un sol radiante, luego una lluvia intensa e incluso granizadas. No importa la época que visites este lugar, siempre debes llevar ropa abrigada.

Si vas a hacer kayak o rafting en el Baker, contrata los servicios de una agencia especializada.

Clima de Puerto Bertrand  

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Viaje x Chile (@viajexchile)

El clima es entre marítimo lluvioso (en la zona costera y fiordos) y estepario frío (cercano a la cordillera). Llueve todo el año incluso en verano. La temperatura media anual es de 8°C.

¿Cómo llegar?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Claudio Urra (@claudio.urr4)

Desde Coyhaique debes dirigirte 283 kms. hacia el sur por la Carretera Austral hasta llegar a Puerto Bertrand.

Destinos imperdibles: Río Baker

¿Sabías que, al suroeste del Lago General Carrera, se encuentra el río más caudaloso de Chile? Inmerso en un escenario natural de extraordinaria biodiversidad y belleza, compuesto por selva impenetrable, bosques siempre verde y enormes humedales, sus aguas color verde esmeralda son el paraíso para los amantes de rafting, el kayak y la pesca con mosca. Acompáñame a descubrir el Baker, uno de los tesoros mejor guardados de la región de Aysén.

Sobre el Río Baker

Sobre el Río Baker
Sobre el Río Baker

El segundo río más grande de Latinoamérica –en cuanto a volumen- fue explorado por primera vez en el año 1898 por el geógrafo alemán Hans Steffen y bautizado en honor al Almirante Thomas Baker, jefe de la Escuadra Inglesa en el Pacífico Sur. Con una extensión total de 200 kilómetros y una cuenca de 26.487 km2, el Baker nace en el desagüe del Lago Bertrand y fluye en dirección sur, hasta desembocar en el Océano Pacífico, recorriendo prácticamente toda la provincia de Aysén.

Debido a su riqueza natural, el Baker ha sido priorizado para la Conservación de la Biodiversidad por la Comisión Nacional del Medio Ambiente y postulado para ser declarado Patrimonio de la Humanidad ante la Unesco. El singular color de sus aguas se debe a sus numerosos afluentes, algunos de origen glaciar, entre los que destacan los ríos Nef, Cochrane, Los Ñadis y Ventisquero.

¿Cómo es el Baker?

¿Cómo es el Baker?
¿Cómo es el Baker?

Contemplar sus aguas color turquesas mientras escuchas el ensordecedor rugido de su caudal es, sin lugar a dudas, una experiencia estremecedora, de esas que te acompañan hasta el último día de tu vida. Los verdes paisajes que adornan su cuenca, muchos de ellos inexplorados, configuran un escenario donde la naturaleza se manifiesta en su estado más puro y salvaje.

Así es el Baker, uno de los pocos ríos en nuestro país que aún no ha sido intervenido por el hombre. Hace algunos años, un megaproyecto hidroeléctrico, que contemplaba la construcción de dos gigantescos embalses en su cuenca, estuvo a punto de cambiar para siempre su forma y su historia. Sin embargo, el mancomunado trabajo de numerosas organizaciones sociales y ambientalistas, que se opusieron tenazmente a sus obras durante casi una década, obligó a las autoridades de turno a prohibir su ejecución.

La historia de los habitantes de esta zona de Aysén está estrechamente vinculada al Baker. Los primeros colonos no sólo usaron sus aguas para practicar la agricultura y ganadería. El río era la única vía que tenían para comunicarse con las zonas más pobladas de la Patagonia y también para trasladar la madera que explotaron hasta fines de la década de los setenta, cuando un Decreto Presidencial prohibió la tala de bosque nativo. La construcción de la Carretera Austral permitió que, después de más de un siglo, conectar esta aislada zona con el resto del país.

Atractivos

Atractivos
Atractivos

El Baker no sólo impresiona por la desbordante belleza de su cuenca y de los paisajes que lo acompañan. Sus poderosos rápidos son de primer nivel y regularmente aparecen en los listados de los mejores spots en el mundo para practicar deportes extremos, principalmente rafting y el kayak. A lo largo de toda su cuenca puedes encontrar agencias especializadas en estas disciplinas y que cuentan con certificaciones internacionales para desarrollar sus actividades.

La “Travesía del Río Baker” es una galardonada experiencia turística que invita a los visitantes a navegar, durante cinco días, las caudalosas aguas de este cauce tal como lo hicieron los primeros colonos hace más de un silgo. Se trata de una aventura extraordinaria, cargada de adrenalina y emoción, pero también de increíbles relatos y bellísimas postales. Baker Patagonia Aventura es la agencia a cargo de este galardonado emprendimiento.

Si quieres conocer la verdadera identidad local de esta zona de la región de Aysén, Caleta Tortel es el lugar indicado. En este pequeño, pintoresco, mágico y pueblo, no encontrarás calles, ¡sino pasarelas! Desde su caleta zarpan pequeñas embarcaciones con destino al glaciar más destacado del Campo de Hielo Sur, el Jorge Montt. De forma ocasional, también se organizan navegaciones a Campos de Hielo Norte, siendo el Glaciar Steffan su destino principal.

Si decides pasar tu estadía en Cochrane, vale la pena visitar el museo Pioneros del Baker, un lugar que resguarda gran parte del patrimonio cultural de la región y que cuenta con exposiciones permanentes de herramientas, vestuario, muebles, mapas y un valioso registro fotográfico y audiovisual con más de un siglo de antigüedad.

No puedes irte del Baker sin practicar pesca con mosca en sus hermosos cursos de agua. El Baker, cuya fama ha trascendido todas las fronteras, hoy se cotiza como uno de los mejores destinos en el mundo para practicar esta actividad.

¿Dónde está el Río Baker?

¿Dónde está el Río Baker?
¿Dónde está el Río Baker?

Está ubicado en la comuna de Cochrane, dentro de la provincia de Capitán Prat, en la región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo. Lo separan a 55 de Coyhaique, la capital regional.

Clima del Río Baker

Clima del Río Baker
Clima del Río Baker

El Baker presenta un clima frío. La temperatura anual es de 9°C. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año, con un promedio que fluctúa entre los 600 mm a 4000 mm. Si viajas en invierno, te encontrarás con un clima lluvioso, frío y con presencia de nieve. Si lo haces en verano, el clima será cálido, con noches frías y posibles lluvias.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

En varios tramos de la Carretera Austral hay zanjas provocadas por las recurrentes precipitaciones que caen en la región. De modo que, si vas en vehículo particular, te recomiendo una camioneta con doble tracción. No aceleres el motor y no olvides encender las luces. Si sigues al pie de la letra estos consejos, vas a disfrutar la mágica experiencia de recorrer una de las rutas más bellas del sur de Chile.

La cuenca del Baker cuenta con una amplia oferta de alojamientos. Puerto Bertrand y Cochrane concentran la mayor cantidad de hostales y hoteles. En las zonas más alejada de los poblados existen varios lodges y sitios para acampar.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Para dar inicio a la travesía, debes considerar como primera parada el aeropuerto de Balmaceda, ubicado a 55 kilómetros al sureste de la ciudad de Coyhaique. Desde allí hasta Puerto Bertrand, localidad enclavada justo en el punto donde nace el Baker, son aproximadamente tres horas de recorrido. También puedes iniciar tu viaje en Puerto Montt y llegar hasta el río a través de la Carretera Austral.

 

 

Destinos imperdibles: Lago General Carrera

¿Sabía que, en el corazón de la Patagonia, se encuentra uno de los lagos más grandes Sudamérica? Aguas prístinas y de profundo color verde esmeralda, un entorno con paisajes de una belleza escénica que estremece y un santuario de la naturaleza único en el mundo te esperan en el General Carrera. Acompáñame a descubrir este lugar, uno de los tesoros mejor guardados de la Región de Aysén.

Sobre el Lago General Carrera

Sobre el Lago General Carrera
Sobre el Lago General Carrera

Con una superficie total de 1.850 km2, es el segundo más grande de Sudamérica, detrás del Lago Titicaca. De origen glaciar, sus aguas son compartidas por Chile y Argentina. 978 km2 forman parte del territorio nacional. Su profundidad máxima es de 590 metros.

Rodeado de bosques siempre verdes y escarpadas montañas, a lo largo de su cuenca existe un puñado de localidades, escasamente habitadas, entre las que destacan Chile Chico, Puerto Ibáñez, Río Tranquilo, Bahía Murta y Puerto Cristal.

Cómo es el Lago General Carrera

Cómo es el Lago General Carrera
Cómo es el Lago General Carrera

Un paraíso en el corazón de la Patagonia. Así podría definir el imponente General Carrera, un lago que he tenido la suerte de visitar en varias oportunidades. Rodeado es una vegetación exuberante y custodiado por imponentes montañas, que cobijan glaciares y monumentales ventisqueros, no sólo sorprende por gigantesco tamaño. El intenso azul esmeralda de sus aguas, su suave e incesante oleaje y tranquilidad de las localidades que adornan su cuenca, conforman un escenario idílico, que todo amante de la naturaleza debe conocer.

Quizás el mayor tesoro del General Carrera es el Santuario Natural que alberga en una de sus riberas. El monumento natural “Capilla de Mármol”, tal como su nombre lo indica, es un conjunto de cavernas de gran tamaño, cuya superficie de mármol ha sido esculpida durante miles de años por efecto de las aguas y el viento. Llanas y fulgurantes, estos pequeños islotes emergen como verdaderos templos, que desconciertan por sus peculiares formas.

Atractivos

Atractivos
Atractivos

Como ya les mencioné, este lago no sólo impresiona por su desbordante belleza. El enorme listado de atractivos cercanos al lago hace de este lugar uno de los destinos más importantes de la Patagonia chilena.

Dentro de ese listado, las “Capillas de Mármol” ocupan el primer lugar. Para visitarlas, en Puerto Sánchez debes contratar los servicios de un tour operador. En esa localidad funcionan varias agencias que organizan navegaciones hasta ese mágico destino. Si las condiciones del clima son favorables, incluso puedes bucear dentro de sus cavernas.

Si queremos conocer la verdadera identidad local de esta zona de la región de Aysén, resulta fundamental visitar los pequeños pueblos desperdigados a lo largo de su cuenca. Puerto Guadal es conocida como la “Perla del Lago”. Sus playas son únicas, al igual que su gastronomía, que respeta las tradiciones de la cocina patagónica. No probar un asado de cordero al palo en esta localidad es, sin exagerar, un pecado capital.

A pocos kilómetros de Puerto Sánchez se encuentra el Río Baker. Considerado el más caudaloso de Chile, sus aguas turquesas son ideales para los amantes del kayak y rafting, con rápidos de la más alta exigencia. En ciertos tramos se forman bellos remansos, donde puedes practicar diferentes modalidades de pesca.

La Reserva Nacional Cerro Catillo es otro destino a mano. Con sus imponentes macizos como estandartes, este lugar es perfecto para conocer la vegetación más pura y salvaje de la región. Un trekking imperdible es la famosa travesía Las Horquetas.

¿Has soñado con caminar sobre un glaciar? Pues bien, 53 kilómetros al oeste de Puerto Tranquilo se encuentra el Exploradores, una verdadera joya natural. Esta enorme masa de hielo, que desciende desde el Monte Valentín, tiene una longitud de 18km y una superficie total de 83km2. En las 10 horas que dura la travesía, te deslumbrarás con sus peculiares formaciones, como cuevas, arcos y molinos multicolores.

¿Dónde está el Lago General Carrera?

¿Dónde está el Lago General Carrera?
¿Dónde está el Lago General Carrera?

El Lago General Carrera se localiza en Aysén, 154 kilómetros al sur de Coyhaique, la capital regional. Administrativamente, forma parte de las comunas de Chico Chico y Puerto Ibáñez.

Clima del Lago General Carrera

Clima del Lago General Carrera
Clima del Lago General Carrera

El Lago General Carrera presenta un clima frío, propio de la Patagonia Austral. La temperatura media anual es de 9° C. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año, con un promedio de 600 a 4.000 mm. Sin embargo, el lago produce un microclima con agradables temperaturas y baja pluviosidad.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

Como bien debes saber, la Carretera Austral no cuenta con las mejores condiciones. En varios tramos hay baches provocados por las recurrentes precipitaciones que caen en esta región. De modo que, si vas a desplazarte en vehículo particular, te recomiendo una camioneta con doble tracción. Conduce con precaución y a baja velocidad. Como dice mi mamá, más vale perder un minuto de la vida que la vida en un minuto.

Hablando de lluvias, no olvides llevar ropa abrigada, no importa si es verano o invierno. Como dice la gente de la zona, en la Patagonia puedes vivir en un solo día las cuatro estaciones de año.

Este destino cuenta con una amplia oferta de hospedaje. Para quienes gozan con la naturaleza, en la cuenca del lago hay muchos campings que cuentan con excelentes instalaciones. También hay disponibles hoteles e incluso lodges Si optas por esta última alterativa, te recomiendo reservar con tiempo, sobre todo si planeas viajar en el verano.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Si viajas desde Santiago vía aérea, debes tomar un vuelo con destino a Balmaceda. Desde esa ciudad, toma la Ruta 7 en dirección sur y avanza 150 kilómetros hasta llegar a Puerto Tranquilo.

Otra alternativa para recorrerlo es la ruta navegable que une las comunas de Puerto Ibáñez con Chile Chico, un recorrido de aproximadamente dos horas por aguas calmas, que recorre la frontera natural con el lago argentino.