Destinos imperdibles: Caleta Tortel

Imaginen un pueblo sin calles ni vehículos, sin veredas ni cemento, donde todo, absolutamente todo está fabricado con madera. Un lugar repleto de pasarelas, que forman un verdadero laberinto, conectadas por empinadas escaleras que se pierden entre bosques milenarios. Ese lugar existe y se encuentra nuestra Patagonia. Te invito a descubrir Caleta Tortel, el tesoro mejor guardado de la Carretera Austral.

Sobre Caleta Tortel

Sobre Caleta Tortel
Sobre Caleta Tortel

Caleta Tortel, conocida popularmente como el pueblo de las pasarelas, es una comuna situada en la desembocadura del Río Baker, 454 kilómetros al sur de Coyhaique, la capital de la región de Aysén. Fundada 1955, sus primeros habitantes fueron colonos de origen chilote, quienes llegaron a comienzos del siglo XX para explotar sus bosques de ciprés.

La peculiar geografía y su selvática vegetación, obligaron a sus habitantes a urbanizar y edificar el poblado prescindiendo de calles y veredas y, en su lugar, utilizar pasarelas de madera que, en la actualidad, poseen una extensión más de seis kilómetros.

Los habitantes de Tortel se dedican a la pesca y, en menor grado, al turismo. Aunque su población es fluctuante, actualmente alberga a cerca de 500 vecinos.

Cómo es Caleta Tortel

Cómo es Caleta Tortel
Cómo es Caleta Tortel

Cuando dicen que Tortel se encuentra al final del camino, no es una frase en sentido figurado. Este pequeño poblado, cuyas pequeñas casas de madera parecieran colgar de las empinadas quebradas que lo encajonan, no cuenta con calles y su entrada principal es una pasarela de ciprés, de varios kilómetros de extensión, que sirve de conexión para otras de menor tamaño que ascienden hasta las zonas más altas de la bahía. Aunque es pequeño, no es difícil perderse. Es una especie de laberinto en medio de un selvático escenario natural.

La pasarela principal de Tortel es también una especie de costanera, desde donde pequeñas embarcaciones se internan hacia los paradisiacos campos de hielo sur y otras zonas de la región de Aysén.

Atractivos de Caleta Tortel

Atractivos de Caleta Tortel
Atractivos de Caleta Tortel

Aunque se erige como un atractivo en sí mismo, Tortel es también el punto de partida para numerosas excursiones que se adentran en zonas de la Patagonia poco exploradas, como fiordos, canales, islas, humedales, bosques y montañas.

A pocos kilómetros de navegación, en una de las riberas del río Baker, se encuentra la Isla de los Muertos. Se trata de un pequeño cementerio que surgió luego de una intoxicación fulminante que, en 1905, afectó a un centenar de obreros que trabajaba en la construcción una ruta que uniría esa zona con la provincia argentina de Chubut. Aunque en el lugar hay 33 cruces de ciprés que da cuenta de la tragedia, se estima que el número de fallecidos superó los 70.

A tres horas y media de navegación entre los fiordos de la zona, se llega al glaciar más destacado del Campo de Hielo Sur, el Jorge Montt. Mucho más alejado y de forma ocasional, también se hacen navegaciones hasta el Glaciar Steffen, en el Campo de Hielo Norte.

¿Dónde está Caleta Tortel?

¿Dónde está Caleta Tortel?
¿Dónde está Caleta Tortel?

Caleta Tortel se encuentra 462 kilómetros al sur de Coyhaique, la capital regional, y a 125 de Cochrane, la comuna más cercana, por la Carretera Austral.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

No es un pueblo con mucha vida. En Tortel apenas viven unos 500 habitantes de forma permanente y fuera de temporada alta apenas hay gente por sus pasarelas. Tampoco están especialmente preparados para recibir a turistas. Hay que recordar que, hasta que se abrió la carretera a comienzos de los 2000, casi ningún turista se aventuraba a llegar hasta allí.

Desde entonces, poco a poco se han ido abriendo al mundo del turismo y son varios los hoteles y restaurantes que funcionan en el pueblo, además de pequeñas empresas que organizan tours a los sitios de interés en los alrededores. Pero fuera de temporada es muy probable que llegues y no encuentres un restaurante abierto o con provisiones para servir comidas.

A Tortel sólo se puede llegar en vehículo al estacionamiento. Para llegar a algunos de los hoteles debes caminar por las pasarelas. Por esto, recomiendo que prescindas de maletas y metas todo en una mochila.

Clima de Caleta Tortel

Clima de Caleta Tortel
Clima de Caleta Tortel

Tortel posee un clima oceánico, con poca variación entre sus estaciones. La temperatura máxima promedio es de 14°C en verano y 1°C en junio. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año.

¿Cómo Llegar a Caleta Tortel?

¿Cómo Llegar a Caleta Tortel?
¿Cómo Llegar a Caleta Tortel?

La vía de acceso principal a Tortel es a través de la Carretera Austral. El aeropuerto más cercano a esta comuna es Balmaceda, que está a 55 kilómetros de Coyhaique (la capital de la Región de Aysén). Este aeropuerto tiene conexiones frecuentes con Santiago y Puerto Montt.

Yo recomiendo: El Crucero Skorpios y la Ruta de los Chonos

No sé si fue a los 10 o 12 años cuando escuché hablar por primera vez sobre la Laguna San Rafael. En mi memoria tengo la imagen de un lugar mágico, de grandes bloques de hielo flotando en el agua y monumentales glaciares dominando un paisaje profundamente blanco, frío y desolado.

Quienes habían tenido el privilegio de llegar hasta allá, decían que difícilmente volverían a conocer un lugar tan bello como ése y que, si pudieran regresar, no lo dudarían un solo segundo.

Pancho Saavedra en la ruta chonos

Recuerdo que San Rafael deambuló en mi mente durante algún tiempo y se convirtió en una inocente e infantil obsesión. Por eso, cuando casi 30 años más tarde me enteré que junto al programa iríamos hasta ese recóndito paraje de Chile a bordo del mítico crucero Skorpios, me costó creer que fuera cierto.

Como pueden imaginar, mis expectativas eran altísimas y mi entusiasmo, contagioso. Salimos desde el Aeropuerto de Santiago de madrugada y aterrizamos en la bella ciudad de Puerto Montt. Allí, fuimos recibidos por personal de Cruceros Marítimos Skorpios, la empresa de la familia Kochifas, que desde 1976 realiza excursiones turísticas por los canales y fiordos patagónicos, teniendo la Laguna San Rafael como el destino final de una travesía en la que, desde el preciso instante en que abordas la montonave, la naturaleza se manifiesta en su estado más puro y salvaje.

Zarpamos justo al mediodía. Mientras nos alejábamos lentamente de Puerto Montt y avanzábamos en dirección sur por los canales del archipiélago de Llanquihue, aproveché el tiempo para recorrer las instalaciones de este el mítico crucero.

Pancho Saavedra en la Laguna San Rafael

Construido en 1988, el Skorpios II tiene una longitud de 70 metros, una maga de 10 y un calado de 2,87 metros. Fue completamente remodelado en 2010 y cuenta con capacidad para albergar hasta 106 pasajeros.

Dividido en cinco cubiertas, el barco dispone de habitaciones dobles espaciosas y cálidas, un gran comedor, dos salones de bar y amplias terrazas para contemplar el paisaje.

Imagen del crucero Skorpios II

Nos adentramos en el Golfo de Ancud y navegamos por cerca de cuatro horas. Nuestra primera para fue en Quemchi, una comuna ubicada al norte de la Isla Grande de Chiloé. Allí, tuve la suerte de reencontrarme con algunos amigos que había conocido en mis viajes anteriores, con quienes me puse al día.

Junto a la tripulación y al resto de los pasajeros, recorrimos este encantador pueblito de calles estrechas y de casas revestidas con tejuelas de alerce. Después de conocer el hermoso trabajo de las artesanas, disfrutamos de un genuino curanto al hoyo, una de las tradiciones culinarias más fascinantes del sur de Chile.

Después de disfrutar de una extraordinaria cena preparada por los chefs del crucero, dejamos atrás el Golfo de Corcovado y nos adentramos por los canales patagónicos.

Equipo de Lugares Que Hablan en la Ruta Chonos

A primera hora de la mañana atracamos en Puerto Aguirre, un pueblito de pescadores artesanales enclavado en una de las islas del Archipiélago de los Chonos. Recorrimos sus calles, compartimos con sus habitantes y nos internamos por un sendero que cruzaba un bosque exuberante hasta llegar a la cima de un mirador. Desde allí, puede contemplar la enmarañada geografía patagónica.

Decenas de canales y fiordos formando un gigantesco puzzle difícil de describir en palabras. Unas horas más tarde, volví a sentir algo parecido al desembarcar en las inmediaciones del Islote Barrientos, un conjunto de rocas donde habita la mayor cantidad de aves marinas de la región de Aysén.

Pancho Saavedra viajando en el Crucero Skorpios II
Pancho Saavedra viajando en el Crucero Skorpios II

Sumidos en un silencio sigiloso, contemplamos cormoranes imperiales, liles y gaviotas conviviendo armoniosamente con una nutrida colonia de lobos marinos de dos pelos. Un verdadero paraíso para los fotógrafos y espectáculo para quienes amamos la naturaleza más pura.

A eso de las seis, después de disfrutar de un coctel de media tarde, zarpamos hacia Punta Leopardo, la última escala antes de llegar hasta ese lugar que rondaba mi mente desde la infancia: la mítica Laguna San Rafael.

Pancho Saavedra en los glaciares de Chile

Esa noche, como era de esperar, dormí poco. La ansiedad por llegar hasta San Rafael era tanta, que pasé gran parte de la madrugada recorriendo el Skorpios. La noche era tan oscura, que era imposible ver más allá de la cubierta. El frío era intenso, pero no lo suficiente como para empujarme a alguno de los salones.

Junto a un turista británico, que estaba tan expectante como yo, cruzamos algunas palabras. Recuerdo que, en un castellano bastante fluido, me dijo que llevaba muchos años visitando Sudamérica y que ésta era su tercera visita al país. “Chile es un paraíso. Son unos privilegiados de vivir acá”, dijo con sincera emoción.

A las siete y media de la mañana, después de desayunar algo liviano (estaba demasiado nervioso para comer), el Skorpios se internó en la rada San Rafael y el Canal Témpanos. A eso de las nueve, entramos a la laguna y fondeamos a dos kilómetros del Glaciar. Nos montamos en botes a motor y comenzamos una excursión cuyo recuerdo me acompañará por el resto de mi vida.

Pancho Saavedra y el catador en la Ruta Chonos

Navegar sorteando enormes bloques de hielos milenarios, de tonos multicolores, es una experiencia mucho más fascinante de lo que había imaginado a los 10 o 12 años. Aún con la piel erizada por la emoción, regresamos al crucero y poco después nos acercamos hasta el glaciar, donde pudimos contemplar su colosal belleza y ser testigos de un impresionante fenómeno natural: ver el desprendimiento de una gran masa de hielo de la gigantesca pared blanca.

Con la fortuna de nuestro lado, celebramos ese acontecimiento brindando con un vaso de whisky con un trozo de ese mismo hielo en su interior. Jamás volveré a probar algo igual.

Pancho Saavedra y el crucero Skorpios II

Con uno de mis grandes anhelos hecho realidad, emprendimos el retorno con Dalcahue como destino de desembarco. Como corolario de esta gran experiencia, antes de internarnos por los canales Morealeda y Pérez Norte, a la mañana siguiente descendimos en Punta Quitralco, donde disfrutamos de un baño termal, que me sirvió para recuperar energías y reflexionar sobre lo que acababa de vivir.

¿Si me preguntan si volvería a repetir esta travesía sobre el Skorpios II? Mi respuesta es un SÍ con mayúsculas. Aunque las palabras estén demás, debo decir que sí, Yo recomiendo dejarse llevar por esta aventura.

Destinos imperdibles: Reserva Jeinimeni

¿Sabías que, en un perdido rincón de la Patagonia, existe un lugar que atesora paisajes de extrañísimas formas, similares a los que adornan el desierto más árido del mundo? Te invito a descubrir Jeinimeni, una extraordinaria y diversa reserva natural de la región de Aysén.

Sobre Reserva Nacional Jeinimeni

Hasta hace un par de años, Jeinimeni era una Reserva Nacional que formaba parte de las comunas de Chile Chico y Cochrane. Fundada en 1967, tenía una extensión de 161.100 hectáreas de superficie y, a pesar de sus hermosos paisajes y su peculiar geografía, era un lugar desconocido, apenas visitado por los turistas.

Información de la Reserva Jenimeni

En 2018, este gigantesco territorio fue anexado al naciente Parque Nacional Patagonia. A partir de ese momento, su nombre comenzó a circular de boca en boca entre los amantes de la región de Aysén, y hoy es un imperdible de la zona.

Cómo es la Reserva Nacional Jeinimeni

Jeinimeni es una reserva especial, tanto así, que incluso las zonas que lo rodean son de una belleza extraordinaria. La lista de atractivos naturales que alberga en su interior, da cuenta de su exuberancia: tres lagos, 13 ventisqueros, 30 lagunas y 18 ríos. Difícil de imaginar, ¿verdad?

¿Cómo es la Reserva Jenimeni?

La extraordinaria diversidad de Jeinimeni también se manifiesta en la vegetación. Su singular clima permite la existencia de dos tipos de bosques: esteparios y caducifolio. Esto quiere decir que, en un mismo lugar, conviven especies como el baturro, coirón, Cadilldo, Neneo y Llareta, con ñirres, lenguas, calafates y Coigües.

Lo mismo ocurre con su fauna silvestre, donde los huemules, guanacos, zorros grises, chingues patagónicos, pumas, gatos de geofroy, ratones colilargos y ratitas de pie sedoso, entre muchos otros, circulan libremente bajo la ateta mirada de cóndores, águila, cernícalos, chucaos, tordos y cachañas.

Turismo en la Reserva Jeinimeni

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, Jeinimeni también alberga paisajes extrañísimos, similares a los que abundan en el norte de Chile y que hipnotizan apenas los contemplas.

Atractivos

El Valle Lunar es un capricho de la naturaleza. Se trata de un sitio de curiosas formaciones laberínticas de origen volcánico. Sus monumentales rocas de tonos rojizos, horadadas durante miles de años por el viento y las lluvias, son ideales para contemplar sus extensos valles de arenas blancas y las escarpadas quebradas que las encajonan. Es difícil de describir, pero contemplar este lugar te da la sensación de estar en el desierto de Atacama y no en el corazón de la Patagonia.

Atractivos de la Reserva Jeinimeni

Uno de los circuitos más populares es el de las Cuevas de las Manos, una formación rocosa que en el pasado fue utilizado como lugar de descanso por los tehuelche, pueblo nómade que recorría esta zona del país. Las paredes de sus acantilados fueron utilizadas como lienzo para plasmar allí su presencia con pinturas rupestres con una data de más de ocho mil años.

El Mirador del lago es otro sitio desde donde puedes contemplar los increíbles paisajes de Jeinimeni. Para llegar hasta ese lugar debes cruzar la laguna de Los Flamencos, un cuerpo de aguas turquesas que es hábitat de más de 40 especies de aves.

Recomendaciones

El clima en la Patagonia es impredecible. Sus habitantes dicen que en un día se pueden manifestar las cuatro estaciones. Por eso, tanto en invierno como en verano, debes llevar ropa abrigada, con primera, segunda y tercera capa. Un cortaviento impermeable es muy útil para hacer frente a los cambios repentinos.

Clima en la Reserva Jeinimeni

La forma más segura de desplazarse en un vehículo con doble tracción. Los caminos son engañosos y en muchos tramos te vas a encontrar con baches de gran profundidad que aparecerán de la nada.

Ubicación de la Reserva Jeinimeni

Antes de perderte en los senderos de la reserva, asegúrate de llevar snack, agua y un cargador portátil para tu teléfono. Son tantas las fotografías que harás, que la batería se agotará en un abrir y cerrar de ojos.

Clima

Jeinimeni posee un clima estepario. La temperatura media anual es de apenas 4°C. Las noches son muy frías y es habitual que éstas bajen de los 0°C. Como en toda la Patagonia, las precipitaciones son frecuentes a lo largo del año.

Dónde está la Reserva Nacional Jeinimeni

Jeinimeni es una reserva natural que forma parte del Parque Nacional Patagonia y se encuentra en el sector norte de la Región de Aysén. Las comunas de Chile Chico y Cochrane comparten su administración. El acceso principal se encuentra 65 kilómetros al sur de Chile Chico. Coyhaique, la capital de la región, se encuentra a 219 kilómetros.

¿Cómo llegar?

Si tu traslado es por vía aérea, debes tomar un vuelo hasta Balmaceda. Desde el aeropuerto, debes tomar la Ruta 7 en dirección sur. En Villa Cerro Castillo, dobla a mano izquierda e incorpórate a la ruta X-65 y avanza en dirección oriente hasta llegar al poblado de Puerto Ibáñez. Desde esa comuna, debes abordar un ferry ( https://www.taustral.cl/gralcarrera/) con una salida diaria que cruza el Lago General Carrera y desembarca en Chile Chico. Allí debes tomar la Ruta X-753, que te llevará hasta la entrada principal de la reserva.

Destinos imperdibles: Parque Nacional Queulat

Imagina esto: un enorme territorio enclavado en el corazón de la Patagonia más pura y salvaje, donde el cielo se pierde entre el denso follaje de coigües, canelos y lengas.

La lluvia es intensa, no da tregua, estás completamente empapado. Deberías protegerte de los goterones, pero la misma naturaleza te empuja.

Información del Parque Nacional Queulat

Mientras avanzas, escuchas el eco de los martillazos de los carpinteros negros. Un poco más, comienzas a sentir la fuerza del agua golpeando las escarpadas rocas.

Llegas hasta una laguna y de pronto, como una aparición fantasmal, un gigantesco ventisquero colgante, aferrado de las entrañas de un cerro, cubre casi por completo tu campo visual.

¿Cómo es el Parque Nacional Queulat?

Pareciera que en cualquier momento su enorme masa caerá sobre una lagua de aguas cristalinas. Ese lugar, que parece una epifanía, existe y está en Aysén.

Te invito a descubrir el Parque Nacional Queulat, uno de los rincones más deslumbrantes del sur de Chile.

Sobre Parque Nacional Queulat

El parque Nacional Queulat, que para el extinto pueblo chono quiere decir “sonido de cascadas”, es una reserva administrada por la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

Fue creada en 1983 y posee una superficie de 154.093 hectáreas, cubierta de esos espesos bosques andinos patagónico y cruzada por numerosos ríos de aguas prístinas.

Datos del Parque Nacional Queulat

Anualmente, recibe la visita de más de 50 mil turistas, quienes se deslumbran por la belleza de sus cascadas, su exuberante vegetación y los numerosos ventisqueros que dominan el paisaje.

Cómo es el Parque Nacional Queulat

Queulat es de una belleza escénica que estremece. Los innumerables senderos que atraviesan gran parte de su superficie, permiten conocer muchos de sus atractivos. Su accidentada geografía está compuesta por ríos, cascadas y lagos.

La vegetación nativa de este parque es la base de un ecosistema generoso. Allí habitan mamíferos como pumas, zorros, gatos guiña y aves como el Martín pescador, el carpintero negro, el chucao, el huet huet y cóndores.

Atractivos del Parque Nacional Queulat

Su mayor atractivo, por cierto, son sus ventisqueros, masas de hielo que descansan sobre las escarpadas laderas de las montañas, y durante decenas de miles de años han permanecido protegidas de las actividades meteorológicas.

El Queulat es el más reconocido es el “Colgante”, una enorme escultura blanca que pende de las rocas de un empinado cerro a escasos metros de una laguna.

Atractivos Parque Nacional Queulat

Como te mencioné al comienzo de esta nota, lo que hace diferente este parque de otros de la región, son sus numerosos ventisqueros, que se pueden contemplar a escasa distancia. De entre todos, el más admirado es el “Colgante”, un verdadero monumento natural.

Esta enorme masa de hielo nace en la cima del cerro Alto Nevado, a 2225 metros, y desciende hasta escasos metros de la laguna Témpanos. Si tienes la buena suerte te acompaña, podrás presenciar el desprendimiento de parte de su formación.

¿Qué hacer en el Parque Nacional Queulat?

Los saltos de agua también son un paisaje frecuente del parque. El más visitado es el Cóndor, cuya cascada de 40 metros de altura es de una belleza escénica que merece varias fotografías. Esta cascada se encuentra en el sector de la Cuesta de Queulat. Es de fácil acceso, apto para niños y adultos.

La Piedra del gato es otro imperdible de la reserva. Se trata de un farellón rocoso que cae sobre el río Cisnes.

Clima de Parque Nacional Queulat

El clima de Queulat es sumamente húmedo. Si no llevas ropa abrigada, no lo vas a pasar bien. Independiente de la época, el frío es algo que debes tener en consideración. La temperatura promedio anual La media anual oscila entre los 4º y 9º C. Allí llueve y mucho. Al año, cae entre 3500 y 4000 mm de agua.

Turismo en el Parque Nacional Queulat

Recomendaciones

Si bien es cierto que muchos tramos del parque se pueden recorrer en vehículo -lo que permite a niños y adultos mayores tener acceso a algunos de sus atractivos- la verdadera magia de este lugar se descubre mientras te internas por sus bosques siempre verdes. Sentir el eco de los martillazos de un carpintero negro sobre los troncos o la fuerza de las aguas rebotando en las piedras, es una experiencia sublime.

Clima del Parque Nacional Queulat

Como te expliqué un poco más arriba, el frío y la lluvia son compañeros que, independiente de la estación del año, te acompañarán durante tu travesía. Te recomiendo llevar ropa abrigada, idealmente impermeable. No olvides llevar snack e hidratarte durante tus caminatas.

Por su cercanía, 27 kilómetros del acceso principal del Parque, Puyuhuapi es la mejor alternativa para dormir. El poblado cuenta con instalaciones de primer nivel y a buen precio.

Dónde queda el Parque Nacional Queulat

Queulat se encuentra en la región de Aysén y forma parte de las comunas de Puerto Cisnes y Lago Verde. Puyuhuapi, el pueblo más cercano al parque, está 27 kilómetros. Para llegar hasta este santuario, tienes dos alternativas. Desde Puerto Montt, debes avanzar hacia el sur por la Carretera Austral hasta llegar a Chaitén.

Es un viaje largo, de un día, pero con postales únicas de la Patagonia. Desde Coyhaique, la capital de Aysén, son 211 kilómetros hasta la entrada a la reserva, un viaje en dirección norte de aproximadamente cuatro horas.

En ambos casos, debes tener precaución mientras conduces. Algunos tramos del camino no están en las mejores condiciones, sobre todo en invierno.

¿Cómo llegar?

Desde el aeropuerto de Balmaceda, debes tomar la Ruta 7 y avanzar en dirección norte 267 kilómetros, un recorrido de aproximadamente cinco horas. Si viajas por vía terrestre desde Santiago, debes tomar un bus en el Terminal Rodoviario con destino a la ciudad de Coyhaique. Desde esa ciudad hay locomoción colectiva hasta Puhuhuaqui (comuna de Puerto Cisnes), la localidad más cercana a Parque Nacional Queulat.

Destinos imperdibles: Puerto Aguirre

En uno de los territorios más singulares de Chile, escondida entre fiordos y canales, existe una pequeña isla donde sus habitantes, con ingenio y sacrificio, han logrado sortear la desconexión, la soledad y un clima que muchas veces no da tregua.

Allí, su gente es generosa, hospitalaria y alegre. Te invito a conocer Puerto Aguirre, uno de los lugares más extraordinarios de la región de Aysén.

Sobre Puerto Aguirre

Puerto Aguirre es una de las islas que conforma el Archipiélago de Las Huichas, en la zona oeste la región de Aysén. Escondida entre fiordos y canales, hace miles de años fue utilizada como refugio por los chonos, un pueblo de nómades navegantes que solían recorrer las costas de los archipiélagos montados en canoas forradas en piel de lobos de mar.

Información de Puerto Aguirre

Sus primeros habitantes fueron un grupo de chilotes que, a fines del siglo XIX, llegaron a explotar sus exuberantes bosques nativos. Con el tiempo, este campamento fue creciendo hasta convertirse en un puerto clave para las embarcaciones que transitan por sus canales. Actualmente, su población bordea los 1800 habitantes, quienes se dedican principalmente a actividades pesqueras.

Cómo es Puerto Aguirre

Si abres un mapa de Chile y buscas la región de Aysén, posiblemente lo que más llame tu atención sea su accidentada geografía. Parece un puzzle, ¿cierto? Sus fiordos y canales moldean un territorio único, que se asemeja a un laberinto.

¿Cómo es Puerto Aguirre?

Entre ese amasijo de islas está Puerto Aguirre, un lugar que sorprende por la belleza de su entorno, su tranquilidad y la generosa hospitalidad de sus habitantes. Ubicada a poco más de 70 kilómetros de la ciudad de Puerto Aysén, la única forma de llegar hasta allá es por vía marítima, un viaje de aproximadamente cuatro horas.

La belleza de su entorno, la tranquilidad y la hospitalidad de su gente han convertido a esta pequeña localidad de 7,4 km2 en un destino que cada vez cobra mayor interés entre los visitantes que recorren la Patagonia. La identidad de Aguirre es diferente a la de otras zonas de la región. Allí, las traiciones han perdurado en el tiempo y se reflejan, por ejemplo, en su cocina y artesanía.

Turismo en Puerto Aguirre

Mientras recorres sus calles, sientes como si estuvieras en un pueblito perdido de Chiloé. La vida de este lugar se concentra en su bares y restaurantes, que son el refugio ideal cuando comienza a llover.

Las principales actividades productivas de este pueblo son la pesca y la acuicultura. La agricultura se practica a escala familiar. Como te expliqué recién, el turismo ha ido creciendo en los últimos años y en Aguirre hay agencias que ofrecen diversos tours para los visitantes.

Atractivos de Puerto Aguirre

A sólo 45 minutos de la isla se encuentran las loberas, donde los amantes de la naturaleza podrán tener un acercamiento con estos simpáticos animales. Además, es posible aprovechar el trayecto para navegar entre las Islas Huichas y recorrer los islotes aledaños, que están dotados de postales impresionantes. Si el turismo aventura es lo tuyo, también encontrarás sectores habilitados para el kayak.

El cementerio de Aguirre es un lugar que debes conocer. Ubicado en un islote cercano al pueblo, allí las familias tributan a sus deudos construyendo réplicas escala de las casas donde vivieron antes de morir.

Atractivos de Puerto Aguirre

Si quieres dimensionar en el remoto lugar del mundo en el que te encuentras, tienes que subir hasta el sector más alto de la isla. Desde el mirador El Faro, tendrás una inigualable postal de la desmembrada geografía de esta zona de la región. Contemplar los numerosos canales, fiordos e islas, es una experiencia única, que te dejará sin aliento.

Clima de Puerto Aguirre

Puerto Aguirre posee un clima es marítimo lluvioso, con precipitaciones constantes durante todo el año, fuerte viento y mucha humedad. Como toda la costa región, las temperaturas son bastante bajas. En invierno, la mínima puede llegar hasta -5°C. En verano, la máxima alcanza los 25°C.

Recomendaciones

La magia de Puerto Aguirre se encuentra en su gente. Te recomiendo que reserves un fin de semana para recorrer la isla y sus atractivos. Todos los días salidas desde Aysén, por lo que planificar tu visita no será difícil.

Clima de Puerto Aguirre

Si bien el viaje dura cuatro horas, recorrer los canales y fiordos por donde circulan las embarcaciones es una experiencia alucinante. La isla cuenta con todos los servicios necesarios, así que no tendrás problemas para sacar dinero o comprar algún medicamento si tienes alguna emergencia.

Dónde queda Puerto Aguirre

Puerto Aguirre está ubicado en el litoral sur de las Islas Huichas, entre la boca del Fiordo Aysén y el canal Puyuhuapi. Forma parte de la comuna de Puerto Aysén. Aunque existe conexión aérea con Balmaceda, el aeródromo no funciona regularmente. La mejor forma de llegar a este lugar es por vía marítima. Hay salidas diarias desde Puerto Aysén y el tiempo de viaje es de cuatro horas.

¿Cómo llegar?

Aunque existe conexión aérea con Balmaceda, el aeródromo no funciona regularmente. La mejor forma de llegar a este lugar es por vía marítima. En Puerto Chacabuco hay servicio de barcazas, con salidas los días sábados, domingo, lunes y martes. En http://www.aysenmotors.cl puedes consultar horarios y reservas.

Para llegar a Puerto Aysén, debes tomar un vuelo hasta Balmaceda. Desde el aeropuerto, toma la Ruta 7 hasta llegar a Coyhaique. Luego, toma la Ruta 240, que te llevará hasta Puerto Aysén.