Yo Recomiendo: La Ruta del Cuarzo del Valle de Quilimarí

A sólo dos horas de Santiago, en la entrada sur de la región de Coquimbo, existe un lugar mágico, cargado de misticismo, ideal para quienes necesiten equilibrar sus energías corporales. Se trata de la Ruta del Cuarzo, una experiencia de turismo espiritual, de bienestar y sanación, asociada a la naturaleza y los atractivos culturales del Valle de Quilimarí, en la comuna de Los Vilos.

Camas de cuarzo, masaje con cristales y clases de yoga son algunas de las actividades que ofrece esta iniciativa, conformada por 15 emprendedores locales y que emergió, a comienzos de 2010, como una alternativa a los destinos más tradicionales de la región, como son La Serena y el Valle del Elqui.

Con la localidad de Guangualí como punto de origen, la ruta atraviesa el Valle de Quilimarí y concluye, luego de 42 kilómetros, en el caserío de Talima. Allí se encuentran las antiguas minas de cuarzo, algunas de ellas aún en funcionamiento. El recorrido contempla algunas paradas para que los turistas puedan comprar artesanías en madera y cerámica gres, además disfrutar de la gastronomía típica de la zona.

Juan Molina y Cecilia Hermosilla es un matrimonio que reside en Talima. Junto a Antonio Aguilera, otro vecino de esa localidad, ofrecen una experiencia sanadora completa, con camas y duchas de cuarzo, que son capaces de transmitir al cuerpo todas sus propiedades energéticas.

De eso puede dar fe la misma Cecilia. Oriunda de Santiago, desde muy joven padeció dolores permanentes en músculos y articulaciones. Fue diagnosticada de fibromialgia y envejecimiento prematuro de sus huesos. Sorprendentemente, este malestar comenzó a menguar pocos meses después de radicarse en el valle. Han pasado dos décadas desde entonces y hoy Cecilia lleva una vida apacible y relajada.

La primera vez que visité Talima lo hice en un momento en el que enfrentaba una enorme carga laboral. Llevaba varios meses durmiendo poco y mal. Cuando Cecilia me invitó a descansar por una hora en una de sus camas, lo hice, debo reconocer, sin demasiadas expectativas. Acostumbrado a un ritmo infernal, pensé que 60 minutos no iban a ser suficientes para revertir un cansancio acumulado durante años. Sin embargo, a los pocos segundos mi mente comenzó a desconectarse de mi cuerpo y, después de mucho tiempo, logré relajarme. Ese agradable estado me acompañó el resto del viaje y las semanas siguientes.

Desde entonces, siempre llevo conmigo un trozo de cuarzo. Y la vida, créanme, es mucho mejor.

Recorrer este valle y compartir con este grupo de emprendedores es una experiencia, como les dije al comienzo, mágica y mística. En Quilimarí se siente una energía diferente, una energía que tiene la fuerza suficiente para torcer tu estrés y hacerte sentir, al menos por unos días, verdaderamente pleno.

Yo definitivamente lo recomiendo.

Ubicación: El Valle de Quilimarí se sitúa 25 kilómetros al sur de Los Vilos, en la región de Coquimbo. De Santiago, lo separan 200 kilómetros.
Contacto: +56 995943126, +56 963398507

Camas de cuarzo

 

Emprendedoras chilenas: Agrupación de Tejedoras de Chapilca

La localidad rural de Chapilca no sólo es conocida por sus cielos limpios y estrellados, típicos del místico Valle del Elqui. Este pequeño caserío, ubicado a poco más de 30 kilómetros, también es famoso por una tradición textil que se remonta a más de dos siglos y que, aunque parezca increíble, constituye la principal fuente de ingreso para más del 80% de sus habitantes.

Fundada en 1968, la Agrupación de Tejedoras de Chapilca es mucho más que un centro cultural al cual llegan todos los días los y las artesanas del pueblo a elaborar sus célebres ponchos, mantas, alfombras y pasillos de lana de oveja. Este lugar es, ante todo, una escuela donde el conocimiento, generosamente, se trasmite generación en generación.

Aída Pizarro es una de las fundadoras de la Agrupación. Cono más de siete de décadas de experiencia, comenzó a los 12 años como hiladora, observando y siguiendo los consejos de su madre, quien le transmitió todos sus conocimientos para dominar la técnica del telar planta’o, tal como ella lo ha hecho con sus hijos. Aunque por su avanzada edad ya no puede participar de todo el proceso de fabricación, se niega rotundamente a abandonar este oficio.

“Si me retiro me muero, porque voy a echar de menos mi palo”, confesó no sin picardía la señora Aída el día que la conocí.

A diferencia de otros, los telares de esta localidad son horizontales, dispuestos sobre cuatro palos enterrados en el suelo. De ahí su nombre. Otra característica que lo distingue es que, a la hora de tejer, los de Chapilca utilizan pedales para avanzar en la trama. Así la artesana debe trabajar siempre de pie, lo que resulta muy cansador.

A la hora de trabajar, en esta localidad cada integrante cumple una función determinada. No importa si es un gorro o una alfombra. La esencia es el colectivismo. Mientras algunas mujeres están a cargo de hilar, ovillar, torcer y aspar la lana, otras tienen como tarea teñir, tejer y trenzar.

Las tejedoras de Chapilca no sólo merecen un reconocimiento por sus finas piezas textiles. Lo de ellas es una labor mucho más profunda, que tiene que ver la conservación y promoción de las tradiciones de sus antepasados, quienes hace más de 200 años comenzaron a trabajar la lana con el simple pero vital objetivo de resguardarse del frío.

Ubicación: Calle Las Rosas s/n costado de la Iglesia, Chapilca

Contacto: +56 9 7492 8810

Destinos imperdibles: Parque Nacional Bosque Fray Jorge

¿Sabías que, en una de las zonas más desérticas de la región de Coquimbo, existe un enmarañado y enigmático bosque, cuya exuberancia sólo es posible hallar en ciertas zonas del sur de Chile? Un fenómeno natural extraordinario, único en nuestro país y con más de 30 mil años de vida. Acompáñame a descubrir el Parque Nacional Fray Jorge, el tesoro mejor guardado de la comuna de Ovalle.

Sobre el Parque Nacional Bosque Fray Jorge

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Viaje x Chile (@viajexchile)

Este hermoso destino se encuentra en la comuna de Ovalle, 115 kilómetros al sur de la ciudad de la Serena. Fundado en 1941, posee una superficie de casi 9 mil hectáreas y es considerado uno de los ecosistemas relicto más exclusivos de Chile. En 1977, la UNESCO lo declaró Reserva de la biósfera, siendo la única localizada en la zona semiárida de nuestro país.

Hablamos de un lugar único en el mundo, pues se trata de un bosque húmedo, de tipo valdiviano, propio de las regiones de Los Ríos y Los Lagos, en una zona desértica costera. Un remanente de una antigua biota que pobló el territorio chileno hace millones de años bajo condiciones climáticas distintas; más cálidas y lluviosas que las actuales.

¿Cómo es el Parque Nacional Bosque de Fray Jorge?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por CONAF (@conaf_minagri)


Su alta pluviometría y su permanente neblina costera, arrastrada por vientos oceánicos y conocida localmente como “camanchaca”, ayuda a conservar sus áreas silvestres, dignas del más típico bosque valdiviano. Este selvático paisaje está conformado por más de 400 especies de árboles y flora nativas, entre los que destacan el arrayán, el avellano, la luma, el notro y la murta.

La fauna silvestre también es abundante. Se estima que el área protegida acoge a más de 220 especies, con una una gran cantidad de aves, como el águila, codornices y picaflores, y una veintena de especies de mamíferos, como el zorro culpeo, el chungungo, chingues y gatos silvestres, entre otros.

Otra característica que hace de éste un lugar aún más especial son sus cielos despejados, libres de contaminación lumínica, ideales para la investigación científica y astronomía.

Atractivos Parque Nacional Bosque de Fray Jorge


El principal atractivo del es el Sendero del Bosque Hidrófilo. Esta ruta de poco más de un kilómetro tiene como destino final una espesa área de bosque valdiviano. Situado a 500 msnm, el recorrido se realiza sobre una pasarela de madera, que cuenta con numerosos miradores, que ofrecen panorámicas espectaculares de la vegetación y también del Océano Pacífico.

Al interior de la Reserva de la Biósfera, en la desembocadura del río Limarí, se encuentra el humedal que lleva el mismo nombre. Declarado en 2020 como sitio Ramsar, posee una superficie de 68 hectáreas y es hábitat de especies como la becacina, gaviota garuma, huairavillo, garza cuca, cururo, pato cuchara, cisne coscoroba, cisne cuello negro y el cuervo pantano, entre otras.

 Clima del Parque Nacional Bosque Fray Jorge

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bubu (@bubu_s_adventure)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por @nico.outdoors


El Parque cuenta con un clima que varía entre lo desértico y mediterráneo. Su temperatura anual es de 13°C. La humedad relativa media es de 85%. Al interior del bosque, las precipitaciones medias fluctúan entre 800 y 1.000 mm. de agua caída al año.

Recomendaciones para visitar el Parque Nacional Fray Jorge


Debido a la pandemia de coronavirus, el Parque Nacional Fray Jorge solo se encuentra abierto de martes a viernes, entre 8:30 y 17:30 horas, con horario máximo de ingreso a las 15:00 horas y aforo máximo de 120 personas.

Te recomiendo llegar temprano, ojalá cerca de las 9 de la mañana. A partir de esa hora, el número de visitantes comienza a aumentar, lo que dificulta el tránsito en ciertos sectores, principalmente en el sendero que se interna en el bosque.

No olvides llevar dinero en efectivo, idealmente sencillo, para pagar la entrada.

Fray Jorge es como un pedazo de Valdivia en medio del desierto. Independiente de la estación, procura llevar ropa abrigada, ojalá impermeable, y zapatos de trekking con buen agarre. No olvides lentes de sol, sombrero y bloqueador solar. Aunque la parte del bosque es fría, en el resto del parque puede hacer bastante calor.

Te recomiendo también moverte en un vehículo con doble tracción. Los caminos al interior del parque no se encuentran en las mejores condiciones. Respeta la velocidad máxima.

¿Dónde está el Parque Nacional Bosque Fray Jorge?


Se encuentra en la comuna de Ovalle, 115 kilómetros al sur de la ciudad de La Serena, región de Coquimbo. De Santiago lo separan 414 kilómetros.

¿Cómo llegar?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Viaje x Chile (@viajexchile)


Desde Santiago, desplázate por la Ruta 5 en dirección norte durante 387 kilómetros. A llegar a ese punto, toma el desvío hacia el Parque Nacional Fray Jorge. Desde allí debes seguir el camino lateral hacia el oeste por la Ruta D-540.

Si viajas desde La Serena, dirígete al sur por la Ruta 5 durante 85 kilómetros. Después de pasar la Tenencia de Carabineros toma el desvío e incorpórate a la Ruta D-560. Avanza hacia el poniente durante 22 kilómetros hasta llegar al acceso principal al Parque.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Pvblo Maldo (@pvblomaldo)

 

Emprendedores chilenos: Licores artesanales don Rufino

En la ciudad de Ovalle se elabora el mejor amaretto artesanal del verde y exuberante Valle del Limarí, famoso en todo Chile por sus tradicionales licores. Y sus responsables son Adriana Olivares e Iván Díaz, un entrañable matrimonio que mantiene con vida una receta con más de un siglo de vida.

Licores artesanales Don Rufino es el nombre del emprendimiento impulsado hace más dos décadas por esta pareja de ex profesores quienes, al momento de jubilar, como miles de chilenos se vieron obligados a buscar ingresos adicionales para complementar sus bajas pensiones. Adriana, que algo sabía de licores artesanales gracias a su padre, un experto en el enguindado, decidió seguir sus pasos y convenció a su esposo para que se embarcaran en este proyecto. Y los resultados, cómo no, le dieron la razón. Hoy, Don Rufino es una marca que está grabada a fuego en la mente de los ovallinos.

La elaboración de sus licores, explica Adriana, es completamente artesanal. Todo el proceso, desde su elaboración hasta su embotellado, se realiza a mano, tal como alguna vez lo hizo su padre.

El sello de Don Rufino, además de su inconfundible sabor, se expresa en la enorme diversidad de sus productos. En total, Adriana e Iván producen 20 variedades de tragos, entre los que destacan los licores de nuez, pasas, papayas, membrillo y el de amaretto, que es la especialidad de la casa.

El día que los conocí, Adriana e Iván me invitaron a participar de la preparación de su amaretto, para el que utilizan almíbar, macerado de almendra, vainilla y abundante aguardiente. Aunque en a simple vista su elaboración parecía sencillo, dar con el sabor perfecto requiere de precisión y mucha paciencia. Como todo buen licor casero, lo que prima es la intuición más que la aritmética. Esto quiere decir que, cuando algo sobra, para equiparar hay que añadir de lo otro. Y así en más.

Los Licores Artesanales Don Rufino son un emblema de la comuna de Ovalle. Si eres de esas personas que disfruta de los aperitivos o los bajativos, tienes que probar alguno de los productos que Adriana y Iván preparan con tanto amor. Créeme, no te vas a arrepentir.

Ubicación: Ovalle, región de Coquimbo.

Contacto: +56 995926244

 

Yo Recomiendo: Centro Gastronómico Caleta San Pedro

No siempre la Caleta San Pedro fue lo que es hoy: uno de los destinos obligados para los turistas que visitan la región de Coquimbo. Hasta ese lugar llegan todos los días cientos de personas a disfrutar de su enjundiosa gastronomía, actividad que, por cierto, está a cargo de un grupo de 16 emprendedoras, que a puro ñeque e ingenio lograr torcer su suerte y el de esta localidad costera.

Hasta fines del siglo pasado, San Pedro sobrevivía de la extracción de machas. Prácticamente no había persona en esta caleta que no se dedicara a trabajar con este recurso. Y, aunque hubo varias señales de escasez, reconocen sus habitantes, su sobreexplotación no se detuvo hasta que fue demasiado tarde. Sin su producto estrella, el futuro de la caleta no tenía buena pinta y, cuando todo parecía indicar que su despoblamiento era inevitable, fueron sus mujeres quienes se organizaron para salvarla. ¿Cómo lo hicieron? Pues, sacando sus cocinas, refrigeradores, comedores y ollas a la calle para atraer a los pocos curiosos que de cuando en cuando se dejaban caer por ese lugar.

“Nos instalamos en una plaza a vender nuestros platos. Como no teníamos automóviles, transportábamos nuestras cosas en carretillas hasta la playa. Allí pasábamos todo el fin de semana”, recuerda Dina Duarte, una de las fundadoras de la Agrupación Jardín del Mar y responsable del renacer de esta caleta que, curiosamente, se encuentra a escasos 10 kilómetros de la ciudad de La Serena.

El empeño de estas mujeres no tardó en despertar el interés de la gente, que paulatinamente fue llegando en mayor número para disfrutar de sus exquisitas preparaciones. El éxito de su emprendimiento los obligó a pesar en dar el siguiente paso: construir en la caleta un lugar apropiado para recibir y atender a sus clientes.

Cuenta Dina que el salto definitivo se produjo cuando Ricardo Lagos, por aquel entonces Presidente de la República, realizó una visita oficial en la zona. Una de las integrantes de la agrupación escribió una carta de su puño y letra solicitando ayuda de su Excelencia para hacer realidad su sueño. Contra todo pronóstico, la joven consiguió entregarle directamente la misiva y la respuesta no tardó en llegar. A las pocas semanas, el FOSIS se puso en contacto con ellas y, en conjunto, diseñaron un plan para construir los primeros locales. Como lo recursos no eran demasiados, fueron las propias mujeres quienes llevaron a cabo las obras.

Han pasado casi dos décadas desde entonces y hoy el Centro Gastronómico de la caleta San Pedro es un polo gastronómico de la región. Sus instalaciones están acondicionadas para recibir a más de 700 personas, los 365 días del año. Increíble, ¿verdad?

Si para tus próximas vacaciones has elegido la región de Coquimbo como destino, debes visitar este lugar. Allí no sólo te dejarás seducir por sus afamados platos, entre los que destacan el chupe de jaiba, el pescado a lo pobre y las machas a la parmesana, sino también podrás sentir el cariño y la hospitalidad de estas hermosas mujeres que, con esfuerzo y pasión, hicieron realidad un impensado sueño.

Yo lo recomiendo.

Dirección: Caleta San Pedro, La Serena, Región de Coquimbo.

Contacto: +56994093303

 

 

 

 

 

Destinos imperdibles: Monte Patria

Refugio de iglesias coloniales en medio de un paisaje cordillerano, donde se vive la experiencia de la naturaleza en todas sus dimensiones. Gastronomía con sello rural, románticas puestas de sol, paisajes sorprendentes, artesanía y descanso. Eso y mucho más te espera en Monte Patria, un lugar imperdible que atesora cinco de los valles más puros y escondidos al norte de nuestro país. Acompáñame a descubrirlo.

Sobre Monte Patria

Esta fronteriza comuna cordillerana de la provincia de Limaría, de aproximadamente 4 mil km2 y poco más de 30 mil habitantes, destaca por sus altas pendientes, sus valles fértiles y el embalse La Paloma, un punto de confluencia de los ríos Grande, Rapel, Huatulame, Mostazal y Ponio.

El orgullo de esta localidad es la Lapislázuli, una gema de intenso color azul, que fue declarada piedra nacional en 1984. Muy cotizada en diferentes lugares del mundo, se extrae en Tulahuén, una remota aldea rural enclavada entre montañas y a más de 3.350 msnm.

¿Cómo es Monte Patria?

Como les mencionaba, este lugar alberga uno de los ecosistemas más ricos de la zona cordillerana de la región de Coquimbo. En medio de extensos valles, cruzados por prístinos ríos, la vegetación aflora en todas sus formas y colores. La flora nativa está conformada especies como el algarrobo, palqui, maitén y colliguay, entre otras. En cuanto a la fauna, puedes ver especies nativas como la vizcacha, cóndor, zorro, chilla, aguilucho, diucas, colibrí, garza cuca, torcaza, degú y loro tricahue, este último el más característico por las condiciones en que habita.

Atractivos de Monte Patria

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por cincovalles (@cincovalles)

Imperdible es visitar los cinco desconocidos ecosistemas más ricos de la zona que conforman la localidad de Monte Patria:  En cada uno de sus valles se pueden apreciar variados atractivos tanto naturales como culturales, en los cuales se encuentran diversas manifestaciones histórico-culturales ¡Te cuento cuáles son!

El Mostazal es uno de los más alejados de Monte Patria y uno de los que cuenta con sus riquezas naturales muy poco intervenidas. Los poblados de este valle se organizan en sentido oriente – poniente, en ambas orillas del Río que lleva el mismo nombre, a lo largo de 30 km, desde la localidad de Carén.

El Valle del Río Huatulame tiene un incomparable carácter productivo, asociado con el cultivo de uvas y concentra gran parte de la economía comunal, siendo el único valle que se comunica con la comuna de Combarbalá, formando gran parte del circuito intercomunal.

El Valle de Río Ponio es el menos explorado de la comuna, aunque no por eso menos espectacular. Sus paisajes te deslumbrarán por su belleza, pero también porque all+i podrás conocer el mayor asentamiento de loros Tricahue de la región. Impresionante.

El Valle del Río Grande es el que concentra la mayor cantidad de atractivos naturales y culturales. Desde Monte Patria hasta Carrizal, este valle de 81 kilómetros te sorprenderá por la majestuosidad de sus bosques, sus postales montañosas y por la hospitalidad de los pocos habitantes que allí hacen patria.

Si quieres conocer la cuna del pisco artesanal chileno, entonces debes visitar el valle del Río Rapel que, en sus casi 30 kilómetros de extensión, concentra la actividad pisquera más importante de nuestro país. Si quieres organizar una ruta, te recomiendo contactar a Óscar Castillo (+56961600162), un guía local, nacido y criado en la zona, que conoce cada uno de los valles como la palma de su mano.

Entre otros imperdibles, recomiendo visitar el Parque Lincay Antay, mezcla de arqueología con astronomía; el embalse La Paloma, el segundo más grande de Sudamérica. Si estás en el pueblo, recorre su hermosa iglesia, construida en el año 1886, y la Plaza de Armas.

Clima de Monte Patria

Monte Patria posee un clima estepárico de altura y con tendencia a lo semidesértico. Las precipitaciones son escasas y las temperaturas fluctúan entre 10 º C y 40 º C, durante los meses de verano, y entre – 3 º C y 23 º C en invierno.

Recomendaciones para visitar Monte Patria

Puedes visitar Monte Patria en cualquier época del año, pero en invierno hace mucho frío, por lo cual debes ir muy abrigado, ojalá con primeras capas. como te mencionaba el calor del verano alcanza temperaturas muy altas por lo cual debes proteger tu piel con bloqueador y pasear con botellas de agua para hidratarte constantemente.

¿Dónde está Monte Patria?

Monte Patria se encuentra el sector oriente de la provincia del Limarí, en la región de Coquimbo. La distancia entre esta comuna y la ciudad de Coquimbo es de 114 kilómetros. De Santiago la separan 436 kilómetros.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 5 en dirección norte y avanzar 373 kilómetros. Allí, accede a la ruta D-43 que va hacia Ovalle. Desde esa ciudad, toma la salida oriente y continúa por la ruta D-55 hasta llegar a Monta Patria. El tiempo de viaje desde la capital es aproximadamente cinco horas.

 

Emprendedoras chilenas: Yessenia Gonchar buzo y mariscadora de Huentelauquén

En Huentelauquén, una bella localidad costera de la comuna de Canela, tuve la oportunidad de conocer a Yessenia Gonchar, la única mujer que trabaja como buzo y mariscadora en esta zona de la región de Coquimbo. Un personaje entrañable que, gracias a su esfuerzo y perseverancia, logró echar abajo un montón de barreras y prejuicios, para ofrecer los mejores y más frescos productos del mar.

Huentelaquén, en mapudungún quiere decir “sobre el mar”, atesora uno de los ecosistemas oceánicos más ricos y complejos del país. Su extraordinaria biodiversidad ha sido objeto de numerosos estudios e investigaciones científicas. Ese verdadero santuario de la naturaleza es la “oficina” de Yessenia, quien desde hace 14 años se sumerge en sus prístinas para obtener el sustento familiar. Aunque no es el único lugar. Del lecho del río Choapa también extrae unos camarones enormes, que en ciertas ocasiones llegan a medir 45 centímetros, sin más recursos que el de sus diestras manos, que son capaces de eludir las filudas tenazas de este escurridizo animal, que suele ocultarse entre las rocas.

 

La vida de esta empeñosa emprendedora de 38 años no ha sido fácil. Además de la inestabilidad económica tan propia de las zonas interiores de nuestro país, también ha debido lidiar, como ya les adelanté, con la subestimación y desconfianza de algunos de sus compañeros, quienes aún en estos tiempos creen que es posible hacer distinciones según el género. Aunque cada vez menos, aclara. Es más, Yessenia sabe que su trabajo despierta admiración en buena parte de ellos, no “sólo porque sea mujer, sino porque siempre saco los chinguillos más grandes y llenos de mariscos”, dice con orgullosa picardía.

El día que la conocí, Yessenia me invitó a su lugar preferido para bucear y mariscar, una escondida y paradisiaca playa llamada Ventanas. Allí, no sólo aprendí algunos secretos para extraer de las rocas lapas, jaibas y caracoles, sino también tuve la oportunidad de ver cómo esta aguerrida mujer sorteaba las intimidantes olas para luego emprender un nado grácil y finalmente perderse en las profundidades del mar.

La historia de Yessenia refleja la realidad de millones de mujeres de nuestro país, quienes deben redoblar sus esfuerzos para abrirse camino en un mundo de “hombres”. Su empuje debe ser motivo de inspiración para todas quienes anhelan convertir su pasión en un oficio.

Así que, si andas por Huentelauquén, pregunta por Yessenia ¡Todos la conocen!  La frescura de sus mariscos y colosales camarones te harán alucinar por su sabor, pero también por sus convenientes precios, al alcance de todos los bolsillos.

Contacto: +56 9 6127547

Dirección: Sector Choapa, Huentelauquén, Comuna de Canela, Región de Coquimbo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Destinos imperdibles: Totoralillo Norte

Casi en el límite de las regiones de Coquimbo y Atacama, existe un tesoro natural, desconocido para la mayoría de los habitantes de nuestro país, que te sorprenderá por la belleza escénica de sus paisajes y la tranquilidad de su entorno. Me refiero a Totoralillo Norte, una localidad costera de la comuna de La Higuera, un lugar puro, prístino y libre de contaminación, que posee las aguas más profundas de la zona. Un destino imperdible y paradisiaco que, sin duda alguna, debes descubrir.

Sobre Totoralillo Norte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Salfate Fotos (@salfatefotos)


Si bien su origen tiene relación directa con la actividad minera que se desarrollaba al interior de la región de Coquimbo a comienzos del siglo XX, Totoralillo Norte se convirtió formalmente en un pueblo recién en junio de 1996, cuando un grupo de pescadores, con la venia de las autoridades políticas de aquellos años, trasladó sus embarcaciones desde Caleta Hornos hasta este mágico lugar con el objetivo de realizar faenas artesanales.

Fruto de un proyecto colectivo, los 36 pescadores fundantes trabajaron mancomunadamente para hacer de este lugar un verdadero hogar para ellos y sus familias. Con esfuerzo, paciencia y empeño, los habitantes han convertido este caserío en un pequeño poblado, con coloridas casas de madera, una plaza con juegos y un muelle. Todo, dicho sea de paso, construido con sus propias manos.

Además de la calidez humana y empuje de su gente, el mayor atributo de esta caleta es la pureza de su entorno y su extraordinaria biodiversidad marina. Sus aguas profundas y prístinas albergan complejos ecosistemas, que gozan de buena salud gracias al esfuerzo y trabajo de sus propios habitantes.

¿Cómo es Totoralillo Norte?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lorena (@yoyito_90)

 Sus paisajes destacan por una naturaleza única, sin ningún tipo de intervención y a menos de una hora de la ciudad de La Serena. La belleza de este lugar se puede apreciar mucho antes de llegar a su playa. La vegetación nativa, típica de la región mediterránea semiárida de Chile central, que se extiende a ambos costados del camino, destaca por una gran diversidad de especies de cactus, arbustos y espinos, que sirven de refugio para una gran variedad de especies de animales, entre ellas el zorro culpeo.

La fauna marina de Totoralillo también es exuberante. A pocos metros de la costa, se puede divisar una serie de mamíferos, entre los que destacan el chungungo y el lobo de mar, que nadan libremente en sus prístinas aguas. Muchas especies de aves, entre las que destacan la garuma, el lile y el pilpén, suelen sumergirse en el mar en busca de los peces, que son la base de su alimentación.

La pureza de este lugar se debe, como ya les comenté, al enorme esfuerzo de sus habitantes, quienes se han organizado para defender y preservar la esencia de Totoralillo Norte. Cuando visité por primera vez la caleta, los pescadores artesanales me contaron con orgullo de la importancia que tiene para ellos resguardar este verdadero oasis. Juntos, recorrimos la bahía y me mostraron cómo realizaban sus faenas. Su objetivo, en el mediano plazo, era crear conciencia ambiental no sólo entre sus habitantes, sino también en los turistas que cada cierto tiempo se dejan caer para disfrutar de las bondades de esta joya de la región de Coquimbo.

Atractivos de Totoralillo Norte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por K Rodríguez Fibla (@k.fibla)

La lista de atractivos de esta localidad costera es tan numerosa como desconocida. Y todos poseen un denominador común: la belleza natural de sus paisajes. Su pequeña bahía forma un lugar libre de los fuertes oleajes marinos, convirtiéndolo en un lugar perfecto para que los niños disfruten relajante baño. Un panorama imperdible que, atención, también puedes disfrutar de noche, al fragor de una cálida fogata.

Pero hay más. A sólo 22 kilómetros de Totoralillo se encuentra Caleta Hornos, un pintoresco pueblo de pescadores que destaca por su playa de aguas tranquilas y sus impresionantes islotes, Los Pájaros y Trigo, que puedes visitar navegando en las embarcaciones que los mismos pescadores fabrican de forma artesanal.

A pocos kilómetros allí, se encuentra El Temblador, una playa que también te deslumbrará por sus arenas blancas y sus aguas color turquesa.

Clima de Totoralillo Norte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ricardo Moreno (@rmoreno)

Totoralillo Norte, así como toda la franja costera de la región de Coquimbo, se caracteriza por su clima semiárido. Durante todo el año, sus temperaturas oscilan entre los 15 y 18°C. Las precipitaciones son escasas y éstas se producen en invierno. Al estar casi en el límite con la región de Atacama, las neblinas matutinas son habituales.

Recomendaciones

Su cercanía con las ciudades de Coquimbo y La Serena convierten a esta caleta en un destino perfecto para disfrutar de un tranquilo día de playa junto a tu familia o amigos. Ahora bien, si quieres vivir una experiencia estrellada, te recomiendo acampar en la playa. La noche en esa playa es verdaderamente un espectáculo. Sentir el rugir del mar a escasos metros de ti, es un premio que toda persona debería regalarse al menos una vez en la vida.

Como ya sabes, durante la mañana es habitual encontrarse en el camino con una espesa bruma, por lo que te recomiendo conducir con mucha precaución. También debes tener en cuenta que, una vez que te alejes de la carretera, el camino hasta la caleta es de tierra y tiene forma de caracol. No es necesario un vehículo con doble tracción, pero sí estar atento.

Como en toda la zona costera de la región de Coquimbo, la oscilación térmica durante el día es bien marcada. Durante el día, el clima es bastante agradable, pero en las noches las temperaturas bajan de forma considerable. Por lo mismo, te recomiendo, independiente de la estación, llevar ropa abrigada y así disfrutar de tu estancia en el balneario.

Otro dato importante. Por ahora el poblado no cuenta con agua potable. Así que no olvides llevar varias botellas. También considera portar dinero en efectivo.

¿Dónde está Totoralillo Norte?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Fotografias (@lpz.fotografias_)

Se encuentra en la zona costera de la comuna de la Higuera, a 58 kilómetros de la ciudad de La Serena, en la región de Coquimbo.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 5 y avanzar en dirección norte 470 kilómetros hasta llegar a la Serena. Pasa esa ciudad y avanza 50 kilómetros hacia el norte hasta la intersección de la Carretera con la ruta D-190. Sigue hacia el poniente por aproximadamente 17 kilómetros hasta llegar a esta localidad.

 

 

Emprendedores: Jorge Godoy, productor de quesos artesanales

En la localidad rural de Quebrada Hondo, a 15 kilómetros de la comuna de La Higuera, vive Jorge Godoy, un reconocido criancero y productor de quesos artesanales de cabra. Un incansable emprendedor que ha dedicado gran parte de su vida a resguardar una tradición familiar con más de dos siglos de historia.

La relación de este criancero con el campo es de larga data. Nacido y criado en esta apartada localidad de la región de Coquimbo, toda su vida ha transcurrido entre animales, cerros y valles escondidos. Allí forjó una vinculación especial con las cabras, a quienes considera su más preciado tesoro. Sus padres le heredaron una técnica especial, que Jorge ha ido perfeccionando con el tiempo. Sus quesos de orégano, ají y pimentón son irresistibles y altamente cotizados en la zona. Y esto no sólo se debe a su sabor intenso y a su particular textura, sino también por su sellado, hecho con vino tinto.

¿Qué hace Jorge para que sus quesos sean únicos? El criancero no tiene inconvenientes en compartir su secreto. El proceso de elaboración es importante, pero lo fundamental, explica, está en la base de la pirámide: la calidad de la leche. Con una producción diaria de 120 litros, el productor se ha empecinado en llevar su materia prima a un nivel superior. Mientras la mayoría de los fabricantes importa los animales, con el fin de mejorar genéticamente la raza, él decidió tomar el camino más complejo: evitar la cruza consanguínea de sus cabras, una tarea que le toma tiempo y dedicación, pero que a la larga marca la diferencia con el resto de sus colegas.

El proceso para elaborar, explica Jorge, es largo y meticuloso. El primer paso consiste en cortar la leche. Después de cuajar y alcanzar un estado sólido, la masa debe permanecer durante 24 horas en un molde. Con su forma definitiva, el queso se seca y limpia, para luego pasar a la salda de maduración. El último paso consiste en el toque distintivo, el sellado al vino tinto. ¡Una delicia!

 

Gracias a su incansable dedicación, los productos de Jorge han traspasados las fronteras de su comuna. En ciudades como Santiago, Arica, Antofagasta, La Serena, Iquique y Quillota, entre otras, es posible encontrar su leche y sus extraordinarios quesos. Un logro que lo llena de orgullo y que es el mayor homenaje a sus antepasados, quienes confiaron en sus prodigiosas manos la noble tarea de conservar su antiquísima receta familiar.

Dirección: Sector rural de Quebrada Hondo, comuna de La Higuera, región de Coquimbo.

Contacto: +56989556655 | quesocompuesto@gmail.com | 

https://www.facebook.com/quesocompuesto/

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por QuesoCompuesto (@quesocompuesto)

 

 

 

 

Emprendedores: Totoralillo Norte y sus delicias del mar

¿Sabías que, en pleno Siglo XXI, en nuestro país hay más de 30 mil hogares que no cuentan con electricidad? Son aproximadamente 100.000 personas (algo así como dos Estadios Nacional repletos) que deben ingeniárselas para sobrevivir sin un servicio básico esencial, que en gran parte del mundo es considerado un derecho humano fundamental.

Totoralillo Norte, una pequeña caleta ubicada a 60 kilómetros de la ciudad de La Serena, en la región de Coquimbo, es uno de los muchos lugares en Chile que enfrenta esa cruda realidad. Hasta hace algún tiempo, sus 400 habitantes veían con resignación cómo una parte no menor de los recursos que sacaban del océano, cuando no había suficiente demanda, se perdían debido a la imposibilidad de mantenerlos refrigerados.

Los pescadores estaban conscientes de que la única manera de cambiar las cosas era organizándose y tomar la iniciativa. Si se sentaban a esperar que la luz llegara a la caleta, la vida seguiría tal como estaba: oscura. Después de largas discusiones e intercambios de experiencias, un día nació una idea extraordinaria, tan sencilla como efectiva: instalar de forma artesanal dos piscinas de fibra de vidrio y así mantener frescos los pescados, mariscos y moluscos que cada mañana extraen de sus costas.

Tiempo atrás tuve el privilegio de compartir una tarde con dos de los precursores del proyecto, Marcelo y Henry. Junto a estos amigos de infancia, recorrí la caleta, participé de las faenas y, por supuesto, conocí el sistema de refrigeración que ellos mismos crearon con ingenio y voluntad. Fue muy emocionante escuchar sus historias, anécdotas y también sus sueños.

Hace algunos meses me enteré del fallecimiento de Marcelo. Su partida fue un duro golpe para todos los pescadores de la caleta. Sin embargo, su gran legado sigue vigente gracias a Henry, quien le prometió a su “partner” trabajar incansablemente hasta el último día de su vida para que esta pequeña localidad siga creciendo de forma sustentable.

Si por esas cosas del destino estás de paso por la región de Coquimbo, te recomiendo visitar Totoralillo, un lugar que te deslumbrará con sus hermosos paisajes y sus delicias del mar que, como bien sabemos, mantienen su frescura intacta gracias al ingenio de sus vecinos.

Ubicación: comuna de La Hiquera, Región de Coquimbo

Contacto: +56 976109836