Destinos imperdibles: Cochamó

¿Sabías que, a menos de dos horas de Puerto Montt, se encuentra la capital de la escala al aire libre de nuestro país? Un lugar que te sorprenderá por sus paisajes de gran belleza escénica y la enorme lista de atractivos naturales por descubrir. Te invito a descubrir Cochamó, la puerta de entrada a la Patagonia chilena.

Sobre Cochamó


Cochamó, que en mapudungún quiere decir “lugar donde se unen las aguas”, es una comuna situada en la ribera oriente del estuario de Reloncaví, en la zona precordillerana de la región de Los Lagos. Con una población que apenas supera los cuatro mil habitantes, es reconocida por sus paisajes exuberantes, conformados por grandes extensiones de bosques de alerces, ríos, lagos, montañas de granito e imponente glaciares.

Aunque su fundación se remonta a 1979, su poblamiento se remota a la época precolombina. Los primeros colonos llegaron a este territorio a mediados del siglo XIX con el objetivo de explotar sus bosques de alerce.

¿Cómo es Cochamó?


Es un lugar donde la naturaleza se manifiesta en su estado más puro. Ríos, cascadas, lagos, bosques y montañas dan forma a un paisaje fecundo y colorido, que no pocas veces ha sido comparado con el mundialmente famoso Parque Yosemite. No por nada, junto al vecino Valle de Puelo, Cochamó fue declarado Reserva Mundial de la Biosfera.

La exuberancia de este destino se expresa en sus bosques siempre verdes, conformados por sus milenarios bosques de alerce (el más añoso posee una antigüedad de más de 3.500 años), coigües y canelos. En medio de la espesa selva, especies como la guiña, el pudú y el monito del monte encuentran las condiciones ideales para su conservación. En cuanto a la avifauna, Cochamó acoge a especies como el chucao y el hued hued del sur, entre otras.

Atractivos Cochamó


Como ya te comenté, Cochamó es la capital de la escalada al aire libre de nuestro país. Sus montañas de granito son ideales para ideales para poner a prueba tu fuerza física y mental. Aunque la lista de lugares abunda, los más famosos son los cerros Trinidad y Arcoíris. El primero posee un nivel de dificultad medio y es perfecto para quienes comienza. El segundo, en tanto, es mucho más exigente y cuenta con cuerdas a libre disposición. Ambos circuitos ofrecen panorámicas alucinantes de ambos valles.

Para los amantes de las caminatas, Cochamó cuenta con numerosos circuitos para descubrir sus hermosos paisajes. El más popular es el que se adentra en el valle de La Junta. Se trata de un trekking de 10 kilómetros de extensión, en medio de pura selva valdiviana, cuyo destino final son los increíbles Toboganes de Cochanó, una formación rocosa curtida por el agua, que es utilizada por los turistas para deslizarse hasta caer a una enorme piscina natural.

En el Estuario de Reloncaví desembocan los ríos Petrohué, Cochamó, Blanco y Puelo, siendo uno de los atractivos naturales más importantes de esta zona de la región. En su ribera hay numerosas playas para descansar y pasar el día. También puedes recorrer sus aguas montado en un kayak.

Si buscas un poco más de adrenalina, los ríos Puelo y Petruhué son famosos por sus rápidos, ideales para hacer rafting. Además, en el primero puedes practicar pesca con devolución, principalmente entre los meses de septiembre y mayo.

Si quieres entregarte a relajo, Cochamó cuenta con dos centros termales de primerísimo nivel: del Sol y Sotomó. Si quieres más información, te invito a revisar la sección “Yo Recomiendo”, donde hace algunos días publiqué dos notas sobre estos destinos.

Clima de Cochamó


Cochamó tiene el clima oceánico. La lluvia cae sobre todos los meses del año. La temperatura media anual en Cochamó es 19° y la precipitación media anual es 150 mm.

Recomendaciones


Independiente de la época en que lo visites, no olvides llevar ropa abrigada, idealmente impermeable. Aunque descienden durante el verano, las lluvias son constantes.

Si viajas en verano, te recomiendo hacer tus reservas con anticipación. Durante los meses de verano, la demanda de alojamiento es bastante alta.

¿Dónde está Cochamó?


La comuna de Cochamó se sitúa en la provincia de Llanquihue, región de Los Lagos. Se Puerto Montt, la capital regional, la separan 110 kilómetros.

¿Cómo llegar?


Desde Puerto Montt, debes tomar la V-505 en dirección norte hasta llegar a la comuna de Puerto Varas. En la intersección con la Ruta 225, dobla hacia a mano derecha y sigue en esa dirección durante 90 kilómetros hasta llegar al centro de Cochamó. El tiempo estimado de viaje es de una hora y 50 minutos.

Los patrimonios mundiales de Chile ante la UNESCO

Estamos felices y orgullosos. Hace apenas algunos días, el comité de Patrimonio Mundial de Unesco, reunido en la ciudad de Fuzhou, en China, decidió incluir dentro de su Lista del Patrimonio Mundial los Asentamientos y Momificación Artificial de la Cultura Chinchorro. Este enorme reconocimiento es fruto de un trabajo mancomunado del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Universidad de Tarapacá y diversas instituciones locales, y que tomó más de dos décadas en materializarse.

Pero el “invaluable legado universal” de la Cultura Chinchorro no es el único Patrimonio Mundial con el que cuenta nuestro país. En Chile existen otros seis sitios que ostentan el máximo grado de protección por parte de la UNESCO. En esta nota te contaré cuáles son, dónde se encuentran y cómo puedes visitarlas.

  1. Oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida por Sarah Rovang (@sarahmoderne)

Declaradas Patrimonio Mundial en 2005, estas emblemáticas oficinas representan uno de los períodos más trascendentes de la historia económica Chile. Entre fines del Siglo XIX y comienzos del XX, la industria salitrera fue el principal eje de desarrollo del país. Durante décadas albergaron a decenas de miles de obreros que, atraídos por el “oro blanco”, se agruparon en cientos de campamentos desplegados a lo largo y ancho del desierto más árido del planeta.

Humberstone conserva principalmente su campamento y Santa Laura su área industrial. Gracias al cuidado que han recibido las últimas décadas, al recorrer las oficinas es posible conocer la naturaleza de la explotación del nitrato y los distintos aspectos de la vida cotidiana asociada a la industria, como sus edificaciones habitacionales, espacios públicos e inmuebles de uso comunitario.

Separadas por algo más de mil metros, ambas oficinas se encuentran a menos de una hora de la ciudad de Iquique, la capital de la región de Tarapacá, y están abiertas de forma permanente a los turistas.

  1. Parque Nacional Rapa Nui

No son demasiados los nuevos antecedentes que puedo aportar sobre este verdadero paraíso natural, archiconocido en todo el planeta. Fundado en 1966, el Parque Nacional Rapa Nui posee una superficie de 7130 hectáreas, lo que representa nada menos que el 40% del territorio de la isla.

Inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial en 1995, esta área protegida, que anualmente recibe más de 70.000 visitas, alberga el mayor legado de la cultura Rapa Nui, expresándose materialmente a través de sus monumentales esculturas polinésicas, un verdadero misterio que hasta el día no ha podido ser desentrañado.

El Parque Nacional es un elocuente testimonio de una cultura única y poderosa que, a lo largo de su historia, ha debido sobreponerse a escenarios adversos, como una severa crisis ecológica y la permanente irrupción del mundo foráneo, manteniendo incólume su espíritu.

  1. Iglesias de Chiloé

Chiloé es uno de los sitios más extraordinarios que he tenido la suerte de conocer. La belleza escénica de sus paisajes y su gran riqueza cultural hacen del archipiélago un lugar mágico y sorprendente.

Las iglesias de Chiloé son, en buena medida, el son el mejor reflejo de esa apasionada manera de sentir la vida, donde lo cristiano y mitológico se funden para dar cuerpo a creencias únicas en el mundo. No importa si están habitadas por 1.000, 100 o 10 personas, todas las localidades tienen su templo. Estos armoniosos edificios, levantados a pulso por su propia gente, son el punto de encuentro de toda la comunidad, tanto para los creyentes como para los que no.

En 2000, la UNESCO incluyó 16 iglesias del Archipiélago dentro de su lista de patrimonios mundiales. Entre sus numerosos atributos se destacó el diseño arquitectónico de las construcciones, la nobleza de sus materiales, el decorado interior, los colores y la imaginería religiosa.

El listado de iglesias está compuesto por los templos de Achao, Aldachildo, Caguach, Castro, Chelín, Chonchi, Colo, Dalcahue, Detif, Ichuac, Nercón, Quinchao, Rilán, San Juan, Tenaún y Vilupulli.

  1. Campamento Sewell

Enclavado en medio de la Cordillera de Los Andes y a 2.200 msnm, la historia de pintoresco campamento comienza en 1905, cuando el gobierno de Chile autoriza al norteamericano William Braden a explotar la mina de cobre El Teniente, considerada el yacimiento subterráneo más grande del mundo.

Con un diseño arquitectónico único en el mundo, “la ciudad de las escaleras” alcanzó su mayor apogeo entre las décadas del 40 y el 60, cuando albergó a más de 15.000 habitantes, quienes tenían a mano todo tipo de servicios, desde escuelas y hospitales hasta tiendas de comercio, salón de bowling e incluso un teatro.

El incalculable valor patrimonial de este impresionante museo a cielo abierto fue reconocido por la UNESCO en 2006, cuando decidió incorporarlo dentro de su exclusiva lista.

  1. Valparaíso

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida por UnLuchoNeira (@paralelo6ymedio)

Reconocida en el mundo entero, la ciudad de Valparaíso es uno de los principales destinos turísticos del país. Bohemia, alocada y poética, la Joya del Pacífico es algo indescifrable. Su extravagante arquitectura, sus viejos ascensores, sus coloridas casas y sus laberínticas escaleras dan cuenta de un lugar vivo y excéntrico, un hervidero que no descansa ni en el día ni en la noche.

Incluida por la UNESCO en su Listado de Patrimonios Mundiales en 2003, Valparaíso es un lugar en el que querrás perderte. Ya sea en alguno de sus 45 cerros o en el barrio portuario, en cada esquina encontrarás un bar o un boliche para disfrutar de una cerveza o un buen café. No importa si es verano o inverno, en esta ciudad siempre te sorprenderá con algo nuevo, que estimulará todos tus sentidos.

  1. Qhapaq Ñan-Sistema Vial Andino

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida por LOFscapes (@lofscapes)

La Qhapaq Ñam es una magistral red de comunicación vial implementada por el Imperio Inca, que se extendió a lo largo de seis países de Sudamérica, incluido Chile, y que permitió al Tahuantisuyo mantener su hegemonía sobre las demás culturas de la región, previo a la llegada de los conquistadores españoles.

Se trata de la mejor prueba del desarrollo que alcanzaron los incas en ingeniería civil. Cabe mencionar que esta red de caminos fue construida sobre uno de los territorios más accidentados del mundo. Logró atravesar la accidentada Cordillera de los Andes y los áridos desiertos de la costa sudamericana, conectando a más de 10 millones de personas.

Se estima que la Qhapaq Ñam se extendió por más de 6.000 mil kilómetros en dirección norte – sur. En su época de mayor expansión, superó los 33.000 kilómetros de caminos interiores.

En 2003, Perú invitó a Chile, Argentina, Colombia, Bolivia y Ecuador para trabajar en conjunto y conseguir la venia de la UNESCO para incorporar el Camino de Inca dentro de su lista mundial, reconocimiento que se obtuvo en 2014.

 

Yo Recomiendo: Termas del Sol

A poco más de dos horas de Puerto Montt, escondidas entre frondosos y milenarios bosques, y con los volcanes Osorno y Calbuco como dominadores de un paisaje asombrosamente puro, se encuentran las Termas del Sol. Se trata de un emprendimiento familiar, liderado por el matrimonio conformado por Samuel y Jacinta y que, en menos de dos años, se ha posicionado como uno de los atractivos turísticos más importantes de la comuna de Cochamó.

Inauguradas en diciembre de 2019, la historia de este centro se remonta a 2016. Ese año, Samuel del Sol visitó las Termas de Curacautín junto a un grupo de amigos. Encantado por la experiencia, se imaginó en algún rincón del sur del Chile levantando un negocio parecido. Sin darle demasiadas vueltas al asunto –y desatendiendo varias recomendaciones de amigos y familiares-, se puso en contacto con una geóloga, con quien emprendió un largo periplo por el país buscando el lugar indicado para montar su recinto. Y ese lugar lo encontró en Puelo, una pequeña localidad ubicada 124 kilómetros al sureste de la ciudad de Puerto Varas, en la región de Los Lagos.

Más difícil que adquirir el terreno donde se hallaba la fuente termal, fue ganarse la confianza de la comunidad local. Desde que lo configuró en su cabeza, el pilar más importante del proyecto era construir un espacio amigable, que provocara el menor impacto en el medioambiente. Por eso, paralelamente a la construcción del espacio, Samuel y Jacinta reforestaron una zona del predio con más de 2.500 plantas y árboles nativos, como coihues y canelos.

Un año y medio tardó el centro en quedar listo. Y si bien las expectativas eran altas, jamás imaginaron la enorme cantidad de visitantes que llegó a las pocas semanas de su apertura. El éxito del negocio produjo un positivo impacto entre los vecinos de Puelo, quienes aprovecharon la alta demanda de los turistas para comenzar sus propios emprendimientos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Todo Campo (@lavidaescampo)

Volviendo a las termas, te cuento que el complejo tiene 10 piscinas, de 80 centímetros profundidad, y más de 300 metros de pasarelas, con miradores que ofrecen panorámicas únicas de los volcanes de la zona y también del Seno y Estuario de Reloncaví. Sus aguas poseen una temperatura que fluctúa entre los 36 y 45°C y, lo mejor, es que el lugar está abierto de lunes a domingo, siempre cuando las condiciones sanitarias lo permitan.

Las Termas del Sol es un lugar increíble, que vale la pena visitar. Es de esos sitios donde la belleza del entorno dialoga a la perfección con un servicio de primer nivel. Yo, sin duda alguna, lo recomiendo.

Ubicación: Los Cipreses HJ19, Río Puelo, Cochamó, región de Los Lagos

Horario: de lunes a domingo, entre las 08:00 y 20:00 horas.

Contacto: https://www.termasdelsol.com/

 

 

Destinos imperdibles: Archipiélago de Calbuco

En una zona donde Chile comienza a desmembrarse, existe un territorio que muy pocos conocen y que te sorprenderá por la enorme belleza de sus paisajes y la calidez y hospitalidad de sus habitantes. Te invito a descubrir el Archipiélago de Calbuco, un destino imperdible de la región de Los Lagos.

Sobre el Archipiélago de Calbuco

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Enrikuefotógrafo (@enri_kue)


Calbuco, que en mapudungún quiere decir “aguas azules”, es una comuna situada 50 kilómetros al suroeste de la ciudad de Puerto Montt, capital de la región de Los Lagos. Con una población de aproximadamente 32.000 habitantes, posee una superficie 590 km2, de los cuales 173 km3 corresponden a territorio insular.

El archipiélago está formado por 14 islas. La principal es Calbuco, que concentra la mayor cantidad de habitantes y que está conectada al continente por un pedraplén. Allí, sus casi nueve mil habitantes se dedican principalmente a la pesca, extracción de mariscos y turismo. Las islas restantes son Huar, Puluqui, Chidhuapi, Tabón, Mayelhue, Lín, Quenu, Quihua, Abtao, Chaullín, Caicué o Lagartija, Tautil y Queullín

¿Cómo es el Archipiélago de Calbuco?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Enrikuefotógrafo (@enri_kue)


Basta mirar un mapa del sur de Chile durante un instante para advertir cómo la naturaleza, encaprichada quién sabe por qué motivo, ha dado forma a un territorio asombrosamente accidentado, plagado de surcos, canales, fiordos y golfos. Justamente allí, en la zona donde comienza el desmembramiento de nuestro país, Calbuco y sus islas se erigen como un destino con enorme potencial y con mucho que mostrar a los visitantes que deciden salirse del libreto tradicional para incursionar en lugares no tan conocidos.

El Archipiélago se caracteriza por sus hermosos canales, sus lagunas, humedales y también por su riquísimo patrimonio histórico y cultural, que se representa en sus iglesias, capillas, fiestas religiosas, leyendas y mitología. Recorrer los pequeños poblados y compartir con sus habitantes, gente cálida y generosa, son experiencias valiosas, memorables, que retratan un Chile diferente, más sencillo, comunitario y respetuoso de su entorno y sus paisajes.

Atractivos del Archipiélago de Calbuco


La escasa distancia que existe entre el continente y el archipiélago, además de la excelente conectividad marítima, hacen de Calbuco un destino que vale la pena tomarse el tiempo de recorrer y disfrutar.

Si, al igual que yo, eres de esas personas que no pueden resistirse al dulzor y la frescura de los frutos del mar, te cuento que en Quihua, la tercera isla más grande del Archipiélago, se extraen las ostras de borde negro más deliciosas que he probado en mis casi 10 años de recorrido por el país. Te recomiendo que, al llegar, preguntes por Patricio Gutiérrez, quien posee un cultivo de este cotizado molusco. Además de comer, esta localidad ofrece otros atractivos, como su capilla, que fue construida en siglo XVII, y el cementerio indígena, declarados como Zona Típica hace algunos años.

Ubicada a tan sólo 20 minutos de navegación desde Calbuco, Chaulín es una pequeña isla de 14 hectáreas que cuenta con un hermoso bosque de arrayanes, el segundo más importante del continente. Si quieres sentirte como en un cuento de hadas, te recomiendo marcar este destino en tu agenda.

A una distancia similar a Chaulín se encuentra el Santuario de la Naturaleza Kaihué-Lagartija. Esta isla atesora un ecosistema de alta biodiversidad y es uno de los pocos lugares del golfo de Ancud que se mantiene intacta. Esta área protegida, cuya superficie no supera la hectárea, es refugio de más de 24 especies de aves, entre las que destacan el pato quetru, el comorán imperial y el de las rocas. También es alberga el primer sitio de nidificación del pingüino de Magallanes en aguas chilotas. Esta colonia se encuentra constituida por más de 400 individuos adultos y 200 parejas reproductivas.

Otro destino que debes visitar es Puluqui. Situada frente a Calbuco, la isla es la más grande del archipiélago es también la favorita de los turistas, quienes llegan atraídos por sus playas, sus iglesias y sus seis lagunas, cuyas cristalinas aguas son ideales para el baño. En Quenu, en tanto, se encuentra el humedal Puchivilo y varias zonas donde hay milenarios conchales que dan cuenta de las culturas ancestrales que, hace miles de años, habitaron esta zona de la región.

Clima del Archipiélago de Calbuco


Calbuco cuenta con un clima templado lluvioso cálido, con una alta oscilación térmica entre el día y la noche, y precipitaciones abundantes a lo largo del año que, en promedio, se acercan a los 2.660 mm. La temperatura máxima promedio es de 13,5° y la mínima, 9,6°.

Recomendaciones


Si tu plan es conocer a fondo este archipiélago, te recomiendo que te organices con varias semanas de anticipación. Para optimizar tu tiempo, consulta los horarios de salida y retorno de las embarcaciones que conectan Calbuco con el resto de las islas.

Para alojar en la zona tienes varias alternativas. Una es hacerlo en Puerto Montt, que cuenta con una gran oferta hotelera. Otra opción, que es la que yo recomiendo, es reservar en Calbuco, que también ofrece varias opciones y para todos los bolsillos.

Lleva ropa abrigada tanto en invierno como en verano. Como te comenté, las precipitaciones se mantienen durante todo el año. Lo mismo ocurre con la temperatura: las noches son bastante frías y húmedas, incluso en los meses más calurosos.

¿Dónde está el Archipiélago de Calbuco?


El Archipiélago de Calbuco se encuentra en el Golfo de Ancud, 56 kilómetros al suroeste de Puerto Montt, en la región de Los Lagos.

¿Cómo llegar?


Desde Puerto Montt, debes salir hacia el sur por la Ruta 5 y avanzar 30 kilómetros. Toma la salida hacia la ruta V-850 e incorpórate a V-85. Dirígete al sureste. Después de 24 kilómetros llegarás al centro de Calbuco. El tiempo en viaje es de alrededor de 50 minutos.

Emprendedores chilenos: Mermeladas de murta Delicias de Fresia

Como la mayoría de los emprendimientos, el de Soraya Álvarez y su marido, Erich Diedrichs, surgió de la necesidad. Corría el año 2005 y la crisis de la leche, que afectaba a la mayoría de los pequeños y medianos ganaderos de la región de Los Lagos, estaba en su período más crítico. La industria no sólo había modificado los estándares de calidad e higiene, sino también su precio, que en un momento llegó a exiguos 18 pesos por litro. A pesar de que no se trataba de un negocio cualquiera, sino uno cargado de tradiciones y herencias, mantenerlo bajo en condiciones era inviable. Pero, ¿qué hacer para sobrevivir?

Preparar mermeladas es una actividad que Soraya conoce de niña. En Traiquén, la localidad donde ha vivido desde siempre, la murta abunda en los campos y no hay nadie allí que no sepa trabajar ese delicioso fruto. Un día, mientras buscaba fórmulas para salir del paso, pensó que tal vez no era una mala idea hacer un negocio de confituras para complementar los escuálidos ingresos que se generaban de la venta de leche.

Aunque no se trataba de un negocio revolucionario, Soraya intuía que el emprendimiento podía funcionar. Los costos de producción eran bajos y además tenía la experiencia de su lado. ¿Por qué no intentarlo?

Lo primero que hizo Soraya fue hablar con Erich, quien por ese entonces aún seguía ligado a la industria de la leche. Pese al riesgo, no dudó en dejar su trabajo como repartidor para acompañar a su mujer con su emprendimiento.

Así fue como, a principios de 2006, nació Delicias de Fresia.

Montar la fábrica no fue tarea sencilla. Los recursos apenas alcanzaban para cubrir ciertos gastos y cualquier tropieza podía costar el devenir del emprendimiento. Pero lo que faltaba en dinero, sobraba en ganas e creatividad. Fue precisamente lo último lo que permitió al matrimonio montar los equipos para procesar la fruta. Inventor nato, Erich se las arregló para construir las máquinas reutilizando piezas de otros artefactos. Huelga decir que hoy, después de 15 años de funcionamiento, sus creaciones siguen operando como la misma eficiencia que al comienzo.

Pero volvamos a las mermeladas. Su sabor es tan delicioso y su textura tan suave, que después de la primera cucharada, no pude parar más. Cuando le pedí a mi amigo Catador que evaluara el producto, no necesitó demasiado tiempo para elevar simultáneamente sus pulgares.

El gran trabajo de este matrimonio tuvo su merecido premio una década después de su creación, cuando fueron invitados a formar parte del pabellón chileno en la Expo Milán de 2015, una experiencia única y que permitió a Delicias de Fresia alcanzar su consolidación definitiva. Hoy, sus frascos están presentes en supermercados y negocios en diferentes regiones de Chile.

El éxito del emprendimiento de Soraya y Erich se ha construido en base a esfuerzo, amor y mucho trabajo. Delicias de Fresia es la mejor demostración de que nunca hay que perder la fe ni bajar los brazos; y que cada dificultad o tropieza es también una nueva oportunidad para comenzar.

Ubicación: sector Pata de Llico, Fresia, región de Los Lagos.

Contacto: +56 9 7934559

 

Destinos imperdibles: Manquemapu

Foto: Agustín Denegri

Detrás de imponente la Cordillera de la Costa se esconde unos de los destinos más hermosos que he tenido la fortuna de visitar. Una pequeña aldea rodeada de montañas, frondosa selva valdiviana y una paradisiaca playa. Un territorio sagrado, defendido celosamente por sus escasos habitantes, quienes conservan tradiciones ancestrales del pueblo huilliche. Bienvenidos a Manquemapu, el tesoro mejor guardado de la región de Los Lagos.

Sobre Manquemapu

Manquemapu, que en chesugún quiere decir “lugar de cóndores”, es una aldea huilliche situada al oeste de la comuna de Purranque, entre la Cordillera de la costa y el Océano Pacífico, en la región de Los Lagos.

Habitada por alrededor de 40 familias, esta remota localidad forma parte de Lafken Mapu Lahual, un área silvestre protegida de aproximadamente 60.000 hectáreas, que es administrada por las mismas comunidades indígenas. Este prístino territorio es, según la World Wildlife Fund, uno de los 25 centros de biodiversidad más relevantes del planeta.

Debido a su aislamiento, la comunidad ha desarrollado un modo de vida autosustentable, con poca conexión con las zonas más pobladas de la región. Sus principales productivas son la pesca artesanal, la recolección de algas, la fabricación de tejuelas de alerce y el turismo, que lentamente ha ido creciendo en los últimos años.

¿Cómo es Manquemapu?


Cuando digo que Manquemapu es un paraíso, no exagero. Allí, todo lo que rodea esta pequeña localidad costera es de una belleza asombrosa, que corta el aire. Los milenarios bosques de alerce, la imponente Cordillera de la Costa, su playa de arenas blancas y las cristalinas aguas de un río que desembocan en el océano, dan forma a un paisaje único que, como ya les comenté, no había tenido el privilegio de presenciar.

El que este lugar mantenga su pureza se debe en gran medida a su gente, hombres y mujeres que han destinado gran parte de sus esfuerzos en preservar y conservar este territorio que, valga la pena aclarar, no les pertenece, sino del que forman parte. Esta conciencia ecológica, que cruza tanto a niños como adultos, se expresa no sólo a través de un discurso cargado de sabiduría, sino también en la manera en la que relacionan con su entorno.

Gracias a ese esfuerzo, en Manquemapu es posible encontrar la última extensión importante de bosques costeros primarios, bosques de olivillo costero, alerces centenarios, playas y ríos de aguas transparentes, además de ecosistemas marinos y fluviales libres de contaminación.

Atractivos de Manquemapu


Visitar Manquemapu es la oportunidad de entrar en contacto directo con la naturaleza en su estado más puro. Para descubrir sus zonas más exuberantes, la comunidad cuenta con guías especializados y varios programas turísticos.

Si las condiciones de tiempo son las adecuadas, tienes que embarcarte y navegar en las prístinas aguas del Océano Pacífico. Desde el mar se tiene una vista impresionante de la Bahía San Pedro.

Si te interesa conocer parte de la identidad de este lugar, una excelente alternativa es internarte en los bosques de alerce junto a los artesanos y recolectar la madera muerta con la que fabrican sus tejuelas. En un entorno privilegiado y con una panorámica única del Océano Pacífico, tendrás la oportunidad de conocer la historia de la comunidad y también aprender de este centenario oficio.

La identidad de un pueblo se expresa en su gastronomía. Y no puedes irte de Manquemapu sin disfrutar de los platos que la gente del poblado prepara con mucho cariño en las cocinas de sus propias casas. Déjate querer con un contundente caldo de piure, empandas de mariscos o un pescado fresco, recién sacado del mar.

Clima de Manquemapu

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por V I C T O R 🌿 (@vitocastroph)


El clima en Mapu Lahual se caracteriza por ser húmedo y frío la mayor parte del año. La temperatura promedio anual es de 10° C, con mínimas de -3°C en invierno, y máximas de hasta 25° en verano. Las precipitaciones son abundantes, sobre 3.000 mm anuales, y aunque se concentran entre abril y noviembre, siguen siendo comunes en verano.

Recomendaciones


Te recomiendo trasladarte en un vehículo de doble tracción. La ruta que conecta Purranque con Manquemapu no es buena, sobre todo durante el invierno, cuando las lluvias son más prolongadas. Carga combustible antes de salir.

Te recomiendo viajar con ropa de abrigo e impermeable en toda época. Los zapatos deben ser también a prueba de agua y adecuados para senderos con barro y sectores inundados.

En Manquemapu no hay hoteles ni hostales. Quienes quieran pernoctar en la aldea, tienen dos alternativas: acampar o dormir en alguna de las casas de los vecinos. Si te inclinas por la primera, tu carpa debe estar equipada para resistir la lluvia y el viento.

¿Dónde está Manquemapu?


Manquemapu se encuentra 90 kilómetros al oeste de la comuna de Purranque, en la región de Los Lagos. Desde esa ciudad, el tiempo de traslado es de aproximadamente tres horas.

¿Cómo llegar?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Silvana 🌳 (@silpictravel)


Se puede acceder por tierra, en vehículo 4×4, desde la localidad de Hueyusca, en la comuna de Purranque, o bien desde Tegualda, en la comuna de Fresia. Caminos interiores se conectan en el sector de Río de la Plata, donde nace la ruta U-910 que cruza la cordillera para llegar a ambos sectores. En invierno puede haber nieve en la cumbre.

 

Destinos imperdibles: Petrohué

A menos de 80 kilómetros de la ciudad de Puerto Varas y enclavado en el corazón del Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, el más antiguo de Chile, se encuentra Petrohué, su principal poblado. Este increíble tesoro de La Región de Los Lagos posee espectaculares saltos de agua y una playa de arena volcánica, próxima a la desembocadura del lago, que corresponde al caudaloso que lleva su mismo nombre. ¿Quieres vivir la experiencia de conocer una de las extraordinarias riquezas naturales de nuestro país? Pues, acompáñame a descubrirlo.

Sobre Petrohué

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Le Gall Olga (@olga.lgll)

Petrohué recibe su nombre del mapudungún pltro-we, que significa “lugar de mosquistos”. Este pequeño poblado se encuentra en la orilla occidental del Lago Todos los Santos y es el punto de partida para los quienes visitan el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales. También desde su muelle zarpan embarcaciones con destino a Peulla, otra localidad situada al interior de la reserva y uno los destinos favoritos de los turistas.

En este encantador pueblito se encuentra la oficina principal de los guardaparques de Conaf que custodian la reserva. Sus calles albergan pequeños negocios y también hay servicios de alojamiento. Allí operan algunas agencias de turismo que ofrecen tours y actividades deportivas y recreativas, como rafting, kayak y pesca con mosca.

He conocido muy pocos lugares que alberguen tantos y tan diversos paisajes como Petrohué. No importa hacia donde mires, en este lugar siempre encontrarás algo que te estremecerá y te hará meditar sobre el concepto que tienes de la belleza.

Ya sea por su enorme superficie o por la transparencia de sus aguas, el majestuoso lago Todos los Santos es un deleite para los ojos. Sus 178 km2 de superficie sirven de refugio para decenas de especies de aves, muchas de ellas endémicas, como son el pato correntino, la tagua y el Martín pescador.

La espesa selva valdiviana y sus milenarios bosques de canelos, coihues, pataguas y pitras, entre muchas otras especies, pintan de verde todo lo que tu vista alcanza a cubrir. Allí dos especies de marsupiales, la comadreja trompuda y el carismático monito del monte, encuentras las condiciones ideales para reproducirse. Entre las aves destacan también el carpintero negro, el picaflor chico y el águila.

Atractivos Petrohué

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lu (@il_architecto)

Como te contaba, Petrohué se encuentra al interior del Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, una de las reservas más visitadas de nuestro país. Con sus 53.780 hectáreas -que se emplazan casi en su totalidad en la provincia de Llanquihue- cuenta con diversos y alucinantes panoramas que te dejarán atónito por sus maravillosos paisajes.

Sin duda, la postal más impactante son los famosos saltos que llevan su nombre. Estas alucinantes cascadas de origen glacial, que elegantemente caen entre rocas de origen volcánico, forman inmensos pozones de aguas cristalinas, ideales para fotografiar y sentir su ensordecedor rugido. Este atractivo es el destino final de un sendero de aproximadamente un kilómetro, que sigue el curso de un pequeño riachuelo y que se encuentra rodeado de exuberante vegetación, conformada por decenas de especies de helechos, plantas vasculares y un tupido bosque de canelos y coihues.

Así como el que llega hasta los saltos, en el Vicente Pérez Rosales hay más de 15 senderos de similares características. Uno de los más populares es el que tiene como destino la Cascada de Los Novios y que tiene una duración aproximada de 25 minutos. Otro imperdible es la Laguna de los Enamorados, que se encuentra a poco más de 40 minutos de la entrada al parque.

Mención aparte es el sendero que te lleva hasta los pies del imponente volcán Osorno, macizo que Charles Darwin describió minuciosamente en sus notas cuando visitó nuestro país en 1839, que coincidió además con una de sus erupciones más potentes. Desde el mirador que hay al final de la ruta tendrás una panorámica única del río Petrohué y del lago ¡Sin duda un espectáculo de la naturaleza que debes conocer!

Clima Petrohué

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Leandro 🤪 (@leandro_n.a)

El clima de Petrohué es templado húmedo caracterizado por las cuantiosas precipitaciones anuales, superiores a 3.000 mm, concentradas especialmente en invierno y las temperaturas medias entre 7º C y 16º C.

¿Dónde está Petrohué?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Gonzalo (@gcerdav)


Está ubicado en la orilla más occidental de Lago de Todos los Santos, 76 kilómetros de la ciudad de Puerto Varas, Región de los Lagos.

Recomendaciones

Las precipitaciones son constantes durante todo el año. Y muchas veces, cuando cae agua, los caminos se resienten, convirtiéndose algunos tramos en verdaderos lodazales, difíciles de transitar. Por eso, te sugiero moverte en vehículos con doble tracción. También procura llevar ropa abrigada y zapatos que resistan el espeso barro que encontrarás en los senderos.

¿Cómo llegar?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Eduardo Grandon (@ed_grandon)

Para acceder a Petrohué, desde Puerto Montt, debes tomar el camino que va a Puerto Varas y recorrer 46 kilómetros hasta Ensenada para tomar dirección hacia el oriente y seguir por la ruta 225 durante 15 kilómetros, donde se encuentra el ingreso principal.

 

Destinos imperdibles: Lago Llanquihue

¿Sabías que, a menos de 30 minutos de Puerto Montt, se encuentra uno de los destinos más hermosos de la región de Los Lagos? Bosques milenarios, selva impenetrable, ríos y montañas dan vida a un lugar exuberante y paradisiaco. Te invito a conocer Llanquihue, el segundo lago más grande de nuestro país y uno de los más visitados de Chile.

Sobre el Lago Llanquihue

Con una superficie de 860 km2, el lago Llanquihue, que en mapudungún significa “lugar escondido”, es el segundo más grande de Chile, sólo superado por el General Carrera. Se ubica en dos provincias: por el lado norte, la de Osorno; y por el sur, la de Llanquihue.

Habitado ancestralmente por el pueblo huilliche, a mediados del siglo XIX comenzó a recibir el influjo colonizador, principalmente de familias alemanas, las que se asentaron en la ribera oriente del lago, dando origen a las principales ciudades que hoy albergan a la mayor parte de sus 33 habitantes: Frutillar, Puerto Varas, Llanquihue y Puerto Octay.

Sus pintorescas ciudades, la calidez de su gente y sus paisajes, coronados por los volcanes Osorno, Calbuco y Puntiagudo, poseen una belleza desbordante y ofrecen una de las postales más icónicas de nuestro país: la del imponente volcán Osorno bañando sus pies en el prístino lago.

¿Cómo es el Lago Llanquihue?

Una maravilla natural que no da respiro a quien lo visita. El Llanquihue es uno de esos destinos que tienen la capacidad de despertar todos tus sentidos de forma simultánea. Sus paisajes, únicos y asombrosos, son fruto de la perfecta combinación entre sus prístinas aguas, sus nevadas montañas y los espesos bosques que lo rodean.

Recorrer la ribera de este lago es una experiencia sencillamente sublime. Ya sea navegándolo, contemplándolo desde la montaña o adentrándose en los milenarios bosques de alerce, mañíos, lengas y laureles que se expanden a su alrededor, la sensación de plenitud siempre será la misma. Tomar una respiración profunda y sentir cómo el aire purifica y refresca toda tu humanidad, es algo impagable.

Agradable es también recorrer las calles de las ciudades y también de los pueblos que se despliegan a lo largo de su cuenca. En cada una de ellas es posible ver la combinación cultural entre las tradiciones de los habitantes originarios con los descendientes de los colonos alemanes. Esta nomenclatura no sólo se evidencia en la línea arquitectónica, sino también en la gastronomía y también en las costumbres ligadas a la vida en el campo.

Atractivos del Lago Llanquihue

El lago alberga diversos tesoros que debes conocer tales como Puerto Octay, pequeña y pintoresca localidad con una rica arquitectura patrimonial, herencia de colonos alemanes llegados a esa zona del país a mediados del siglo XIX. Tal como sucede en Puerto Varas y Frutillar, la gastronomía, especialmente la repostería, es increíble. Nada mejor para terminar un día que hacerlo sentando frente al lago, con el volcán Osorno de fondo y con un strudel de manzana y un tazón de chocolate o buen café de grano.

Si quieres quedar atónito la naturaleza de la región, debes visitar el Parque Nacional Alerce Andino. Escondido entre macizos de montaña, se encuentra a poco menos de 60 kilómetros del lago. Sus 40 mil hectáreas de superficie es refugio de milenarios bosques y cuenta con numerosas lagunas para contemplar.

Otro imperdible es el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales. Situado a 10 kilómetros del borde oriental del lago, es la primera reserva pública de nuestro país. Verde, puro y silencioso en uno de sus sectores se encuentra uno de los tesoros naturales más bellos del sur de Chile: los míticos Saltos del Petrohué.

No nos olvidemos que el lago es un atractivo en sí mismo. Dependiendo del sector en el que te encuentres, el Llanquihue reúne las condiciones para hacer deportes acuáticos, como nado, buceo, kayak y windsurf. Entre los meses de octubre y marzo también está permitido practicar pesca recreativa.

¿Dónde está el Lago Llanquihue?

Se ubica en las provincias de Osorno y Llanquihue, 46 kilómetros al norte de la ciudad de Puerto Montt, capital de la región de Los Lagos.

Clima Lago Llanquihue

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por I’m Waldo 👋 (@waldo.photos)

El clima es oceánico templado lluvioso, con precipitaciones abundantes y constantes, incluso en verano. La temperatura media anual es entre 4º C en los meses de invierno y 20 °C en época estival.

Recomendaciones

Aunque puedes acceder todo el año, mi recomendación es que lo visites entre noviembre y marzo, época en que el clima es agradable, con temperaturas que se mantienen relativamente estables.  De todos modos, en verano las precipitaciones se mantienen, por lo que es aconsejable llevar ropa para hacer frente a esas variaciones.

 ¿Cómo llegar?

Desde Puerto Montt se toma la Ruta 5 Sur en dirección Norte y luego transitar 30 kilómetros. Desde ahí debes tomar la Ruta 225 hacia el oriente durante dos kilómetros hasta llegar a Puerto Varas y desde ahí podrás experimentar el primer avistamiento del lago.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Jose Rodriguez (@josecl468)

Destinos imperdibles: Islas Desertores

Es uno de los rincones más desconocidos e inaccesibles de nuestro país. Un lugar de una pureza extraordinaria, anclado en el tiempo, donde sus habitantes dictan cátedra de colectivismo para organizarse y salir adelante. Son las Desertoras, un pequeño grupo de islas ubicadas en la zona más oriental del Archipiélago de Chiloé, en el punto donde se mezclan las aguas de los golfos de Ancud y Concorvado. Un destino inexplorado, pero con un enorme potencial turísticos, que todos los amantes de la naturaleza y las tradiciones deberían conocer. Acompáñame a descubrirlas.

Sobre las Islas Desertoras

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Armada de Chile (@armada_chile)

Aunque forman parte del Archipiélago de Chiloé, se encuentran a tan sólo 20 kilómetros de la comuna de Chaitén, al sur de la región de Los Lagos. En total, son seis islas, Chulín, Chuit, Imerquiña, Talcán, Autení y Nayahué. Habitadas ancestralmente por comunidades huilliche, hace 400 años fueron reocupadas por un grupo de jesuitas, que se desplegó en ésta y otras zonas con el objetivo de evangelizar a los pueblos originarios. Fueron ellos quienes las bautizaron como “Las Desiertas”, debido a su apartada ubicación. Muchos años más tarde, su nombre cambió a “Desertoras”, pues se convirtieron en uno de los principales escondites de los solados que abandonaban el ejército.

Hasta 1978, pertenecieron a la comuna de Quinchao. Luego, pasaron a formar parte de Chaitén, que se sitúa en la provincia de Palena. La decisión, que levantó mucha polémica en aquellos años, fue meramente práctica. Como argumento, se esgrimió que Quinchao agrupaba muchas islas y que las Desertoras estaban demasiado distantes para ser bien administradas. Esta marginación aún genera malestar entre sus casi 300 habitantes, quienes se sienten “chilotes” y desde de 2010 se han organizado para que su territorio vuelva a formar parte de la provincia de Chiloé.

A pesar de su cercanía con Chaitén, la gente de Las Desertores suele navegar hasta Achao para buscar sus provisiones. Allí suelen pernoctar en casas de parientes o amigos. Esta tradición también tiene una explicación práctica: los precios de los insumos en esa ciudad son inalcanzable para buena parte de sus habitantes.

Para llegar hasta las Desertores, existe un servicio de lancha de pasajeros y carga, subsidiado por el Estado, que zarpa en Achao, realiza sólo tres viajes al mes y que sigue la siguiente ruta: Chulín, Talcán, Nayahué, Autení, Imerquiña, Chuit, Achao. En promedio, el tiempo de traslado entre los puntos más distantes es de aproximadamente siete horas.

¿Cómo son las Islas Desertores?

Aunque todas comparten un origen similar, cada isla tiene sus propias tradiciones y ritos, que las hacen únicas. Chulín es la más cercana al Archipiélago y la segunda más habitada, después de Talcán, que a su vez es la que a menos distancia se encuentra del Chaitén y del continente. La relevancia de Chulín es que allí funciona el único puerto desde donde pueden desembarcar los productos del mar. Por lo tanto, allí funciona el sindicato de pescadores y además cuenta con un servicio de salud primaria y escuela rural.

Talcán es la más grande en cuanto a territorio y también población. Chuit está conformada por 80 personas. En Nayahué sólo viven 30 personas, 10 más que en Autení, que es la segunda menos habitada después de Imerquiña, donde sólo hay cuatro casas.

A pesar de su ubicación, sorpresivamente durante los meses de verano el agua en las Desertores escasea, por lo que dependen de los servicios de una lancha municipal que abastece a sus habitantes cuando las condiciones del tiempo permiten navegar.

Atractivo de Islas Desertores

Un espectáculo es ver en cada isla una iglesia de hace 400 años atrás y que los mismos habitantes han restaurado a “punta de puro ñeque”, manteniendo, en gran parte de los casos, su infraestructura original.

La belleza escénica de sus paisajes es también otro de los atractivos de este conjunto de islas. Eso, no es fácil ir de un lugar a otro. Para conocerlas en su totalidad, tienes contratar los servicios de algún pescador con que posea una lancha particular, lo que no es muy común.

Uno de los paisajes más espectaculares que he visto es la Silla del Diablo, antiguamente también llamado islote Nihuel –en mapudungún- que sirvió de residencia temporal a pescadores y de refugio para navegantes. Es asombrosa la estructura de este islote, que se ubica de camino a las islas. Parece una ilusión en medio del mar del Golfo del Corcovado, su casi perfecta forma habría sido moldeada por los fuertes vientos de la zona, una maravillosa rareza de la naturaleza, hogar de cientos de aves en medio del mar que llegó a emocionarme por su belleza.

Las playas las islas son verdaderas postales, que inspiran por su belleza y quietud. Son lugres que hipnotizan por su silencio, su desconexión, su magia y por la espontaneidad y calidez de sus habitantes.

Clima de las Islas Desertores

El clima de Las Desertores es de tipo oceánico, con precipitaciones durante todo el año. En verano, la máxima temperatura promedio es de 20°C, mientras que en invierno es de 10°C. La mínima en esa estación es de 3.8°C.

Recomendaciones

Como ya les comenté, no es fácil llegar a este desconocido paraíso natural. El servicio de traslado estatal realiza viajes sólo tres veces al mes, lo que obliga a quien desee conocerlas organizar con mucho tiempo su visita. También hay traslados particulares, que puedes coordinar en Achao o Dalcahue. Desde ya te informo que no es barato, pero si armas un grupo de interesados, el costo disminuye de forma considerable.

Otro tema importante es el clima. O su inestabilidad, mejor dicho. En Las Desertores, así como en todo el Archipiélago de Chiloé, en un mismo día pueden presentarse todas las estaciones. Por eso, lleva ropa abrigada, primeras y segundas capas, además de un cortaviento impermeable. Para los mareos, tener un comprimido para reducir sus efectos.

Es importante que tengas en consideración que el servicio de alojamiento no está muy desarrollado, salvo en Talcán, donde hay un refugio biológico. Eso sí, muchos de sus habitantes han acondicionado sus hogares para recibir a los turistas.

¿Dónde están Las Islas Desertores?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Davi Núñez (@tokoiwe)

Las Desertores son unas de las más distante del Archipiélago de Chiloé. La comuna más cercana es Chaitén, que se encuentra a 20 kilómetros en la provincia de Palena. La única manera de llegar hasta este lugar es por vía marítima desde la localidad de Chana, un trayecto incierto respecto de la tranquilidad de sus aguas, porque depende de la tabla de mareas que indicará las condiciones del clima antes de salir a navegar.

¿Cómo llegar?

Cómo te contaba, es el grupo de islas más apartadas y desconectadas del Archipiélago. Desde Santiago, debes tomar un vuelo con destino a Puerto Montt y desde ahí llegar al aeródromo Marcel Marchant, conocido localmente como La Paloma, para tomar una avioneta que te llevará hasta Chaitén, en un trayecto de media hora. Puedes averiguar horarios y trayectos según temporada y clima en http://www.clubaereopuertomontt.cl/Aerodromo.

Como te comentaba anteriormente, existe un servicio de lancha de pasajeros y carga subsidiado que sale de Desertores tres veces al mes, en dirección a Achao y que parte los lunes y regresa los martes. La ruta es Chulín, Talcán, Nayahué, Autení, Imerquiña, Chuit, Achao y el regreso es en sentido inverso. El viaje dura siete horas. También existe un servicio con destino a Chaitén, tres veces al mes. En ambas barcazas, se permite el zarpe sólo con óptimas condiciones del tiempo.

 

Yo Recomiendo: Parque Ahuenco

En el área costera del océano Pacífico, al sur de la comuna de Ancud, opera una de las iniciativas de conservación más importantes del Archipiélago de Chiloé. Se trata de Ahuenco, una exuberante reserva particular, de gran valor ecológico, que alberga decenas de ecosistemas propios del sur de nuestro país y que está conformado por grandes extensiones de bosque nativo, ríos, arroyos, lagunas, quebradas, dunas, islotes y playas vírgenes. Un verdadero santuario de la naturaleza, que alberga uno de los sitios de reproducción de pingüinos de Humboldt más grandes de Chile.

Ahuenco, que en mapudungún quiere decir “agua que corre”, se inauguró a comienzos de 1994 con el objetivo de preservar la flora y fauna autóctonas de esta zona de la región de Los Lagos. Sus impulsores fueron Manena del Valle y Alberto Carvacho, dos connotados científicos chilenos quienes, mientras desarrollaban un trabajo de campo en la localidad de Chepo, descubrieron este inexplorado rincón de la comuna de Ancud. Asombrados por la belleza de sus paisajes y su extraordinaria biodiversidad, junto a otros 19 socios, casi todos amigos cercanos y familiares, desarrollaron un plan para adquirir los terrenos donde se emplazaría el parque. Luego de dos décadas de infatigable trabajo, y con más de 70 colaboradores activos, la reserva posee una superficie de total de 1.200 hectáreas.

La reserva está inserta en una región donde predominan los bosques siempre verdes, con especies arbóreas como el ulmo, el coihuel y el olvillo, entre otras. En cuanto a su flora vascular, Ahuenco cuenta con 267 entidades, lo que representa el 66% de las especies registradas en el Archipiélago.

En cuanto a la fauna, la reserva es hábitat de 94 especies, de las cuales 79 corresponden a aves, un reptil y 14 mamíferos, entre los que destacan el zorro chilote, la guiña, el chungungo, el pudú y el monito del monte. También es hogar de tres tipos de cetáceos, el delfín austral, la ballena franca y la orca.

Uno de los sellos de esta reserva es que sea un lugar abierto a la comunidad, donde se pueda desarrollar educación ambiental, turismo sustentable e investigaciones científicas. En el parque existen ocho zonas habilitadas para acampar, que cuentan con las instalaciones elementales, como baños, fogones y mesas. Es fundamental que, al momento de planificar tu viaje, te pongas en contacto con la gerencia de Ahuenco (info@ahuenco.cl), para que conozcas de antemano sus reglas de funcionamiento y todo lo que tiene relación con la logística.

Como todo buen tesoro, Ahuenco no es un lugar al que se acceda con facilidad. Desde la ciudad de Ancud, debes avanzar durante 25 kilómetros en dirección sur por la Ruta 5. Al llegar al restaurante “El Transportista”, toma el desvío en dirección a Chapu y sigue por 15 kilómetros. Al final de ese camino te encontrarás con la sede del Sindicato de Pescadores de esa localidad. Desde allí, tienes que subirte a una lancha y navegar el río Chepo hasta llegar a su desembocadura en el Océano Pacífico. Ya en tierra firme, comienza la última etapa de la travesía: un sendero natural de ocho kilómetros de extensión, que combina tramos de bordemar con otros de bosque nativo, que te lleva hasta al ingreso a la reserva.

Ubicación: Localidad de Chepo, comuna de Ancud, Isla Grande de Chiloé, Región de Los Lagos.

Contacto: +56 98464 7374

Sitio web: https://www.ahuenco.cl/informacion/contacto/

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Jeison G.V (@guente22)