Emprendedores chilenos: Miguel Espinoza, fabricante de botas gauchas

En la localidad rural de Piedra de Águila, un caserío perdido al sur de la comuna de Futaleufú, vive uno de los pocos fabricantes de botas gauchas de la región de Los Lagos. Su nombre es Miguel Espinoza, un emprendedor que no sólo es reconocido por la excelente factura de su calzado, sino también por su conciencia ecológica y ambiental.

Misael es hijo de un querido talabartero la zona, pero su relación con el cuero curiosamente comenzó en Argentina, país en el que vivió durante algunos años. Allí, aprendió el oficio de zapatero y se especializó en reparaciones. Al volver a Chile, quiso comprar un par de botas gauchas para trabajar en el campo, pero fue imposible. Por más que buscó, no dio con ninguna. La única manera de conseguirlas, le explicaron, era encargándolas al país hermano. El artesano no tardó en comprender que tenía una inmejorable oportunidad de emprender un negocio con altas posibilidades de éxito. Sabía diseñar y confeccionar, así que se lanzó a la piscina sin vacilar.

Y no se equivocó.

Su trabajo no tardó en llamar la atención de sus vecinos y de personas de otros sectores de Futaleufú. Y es que las botas gauchas, ideales para cabalgar y trabajar en el campo, son muy apetecidas no sólo por su estilo, sino también porque son impermeables y, además, no provocan sudor.

Otra cosa que hace del calzado de Misael un producto único, es que la materia prima con la que los fabrica son reutilizados. ¿Y saben cómo? Cuando alguno de sus clientes habituales necesita necesita un par nuevo, aprovecha de entregarle los viejos. De esas botas, el artesano extrae el cuero que se encuentra en buen estado y, ciertas ocasiones, la horma de estos. Como la materia ya tiene la elasticidad y la forma, el proceso de confección resulta mucho más fácil.

Semanalmente, Misael confecciona entre tres y cuatro pares de botas, lo que le permite llevar una vida tranquila, sin grandes lujos, pero también sin apuros.

Aunque por ahora sigue siendo el único fabricante de la zona, hace algún tiempo uno de sus hijos comenzó a trabajar como ayudante, lo que permitirá, al menos por ahora, mantener con vida uno de los oficios encargados de uno de los implementos fundamentales de los gauchos patagónicos, como son sus tradicionales botas.

 

Ubicación: Camino a Piedra del Águila, Futaleufú, Región de Los Lagos.

Contacto: +56 9 4582 1531

 

Emprendedores chilenas: Maribel Tureuna, artesana de Chaitén

El impacto ambiental que provoca la industria salmonera en el sur de Chile no es un misterio para nadie. Bien lo saben los escasos habitantes de Loyola, una localidad costera de la comuna de Chaitén, ubicada en uno de los sectores más apartados de la región de Los Lagos. Basta caminar sólo algunos metros por su solitaria playa para encontrar una gran cantidad de desperdicios, principalmente plástico, que provienen precisamente de esos cultivos.

Maribel Tureuna es una vecina de ese pequeño caserío. Toda su vida la ha pasado en ese lugar y ha sido testigo -y víctima- del progresivo deterioro que ha experimentado su entorno debido a las malas prácticas de esa industria.

Al igual que su madre, Maribel se gana la vida como artesana. De ella heredó su habilidad para tejer y elaborar cestería en boqui y otras fibras naturales de la zona. Un día, mientras tejían concentradas, nació la idea de reutilizar los desechos de las salmoneras, principalmente las sogas, como materia prima para confeccionar canastos, maceteros e individuales, entre otros productos.

Desde entonces, cada cierto tiempo, Maribel y su madre suelen bajar a la playa para recolectar la basura que, luego de un largo proceso, terminará convertida en hermosas piezas de artesanía.

A pesar de su tosco aspecto, la pita es un material noble, explica Maribel. Su flexibilidad es uno de sus principales atributos. Pero, para alcanzar ese estado, primero se deben separar las fibras y luego permanecer durante algunas horas dentro de una olla con agua hirviendo. Después de secarse en forma natural, lo que alguna vez fue una soga ya está listo para ser tejido por las expertas manos de esta artista, que también es compositora e intérprete.

El día que la visité, Maribel me llevó a la playa para recolectar el plástico con el que más tarde fabricaríamos una cesta. Mientras recogíamos sogas, botellas y tubos, me contó que su gran sueño era tener un puesto donde exhibir sus artesanías a los pocos turistas que se aventuran a conocer este recóndito rincón de Chaitén. Aunque no era un proyecto sencillo, me aseguró que, más temprano que tarde, lo haría realidad. También me contó de lo difícil que es para ella y sus vecinos hacer patria en este apartado rincón de Chile. Esa misma tarde, nos reunimos con un grupo de niños que, para llegar a su escuela, debían caminar una hora entre la selva para llegar a la escuela. La experiencia fue realmente estremecedora.

Maribel es una artista silenciosa que, a pesar de las dificultades, ha logrado salir adelante con esfuerzo y talento. Mi reconocimiento para ella.

Ubicación: Loyola, Chaitén, región de Los Lagos.

Destinos imperdibles: Santuarios de la Naturaleza Turberas Aucar, Púlpito y Punta Lapas

Declarados recientemente como Santuarios de la Naturaleza, Las Turberas Aucar, de Púlpito y Punta Lapas conforman uno de los ecosistemas más importantes del Archipiélago de Chiloé, fundamentales para la preservación de la flora y fauna autóctona de ese mágico territorio. Puros, silenciosos y exuberantes, visitarlos es una experiencia asombrosa, que te conectará con la naturaleza como nunca antes lo has sentido. Acompáñame a disfrutar de estos desconocidos tesoros de la región de Los Lagos.

Sobre Las Turberas Aucar, Púlpito y Punta Lapas

Las turberas se caracterizan por retener el doble de carbono que toda la masa forestal del planeta, y por ser el refugio de diversas especies de flora, fauna y hongos. Son súper humedales claves para combatir el cambio climático. Este tipo de ecosistemas son producto de un proceso de miles de años en las que grandes masas de agua acumuladas con musgo, luego de la glaciación, permitieron la acumulación de materia orgánica.

El Santuario de la Naturaleza turberas de Aucar se ubica en la comuna de Quemchi y cuenta con 27,5 hectáreas. La Turbera de Púlpito se encuentra en la comuna de Chonchi y es la más grande de la red, con casi 243 hectáreas. La Turbera de Punta Lapa, en tanto, se sitúa en la comuna de Quellón y posee una superficie de 7, 5 hectáreas. En conjunto, este circuito, que formará parte del Plan Nacional de Protección de Humedales tendrá una superficie total de 278 hectáreas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Victor Moya (@vmoya57)

Cómo son Las Turberas Aucar, Púlpito y Punta Lapas

Las turberas, que por lo general se extienden entre bosques de coihues y mañíos, están formadas por diferentes comunidades de musgos, líquenes y hepáticas; y son, además, refugio de numerosas especies, como la rayita de Darwin, el zorro chilote y el pudú, además de aves el chucao y el rayadito.

La relevancia de este complejo natural no sólo guarda relación con los múltiples ecosistemas que allí se forman. Además de almacenar y purificar las aguas que albergan, son fundamentales para capturar CO2, ayudando de esta manera a mitigar el cambio climático.

Atractivos de Las Turberas Aucar, Púlpito y Punta Lapas

Recorrer las turberas es una invitación a contemplar la naturaleza desde una perspectiva diferente. Respirar hondo y sentir cómo tus pulmones se llenan de aire puro, es una experiencia inigualable, sobre todo si vives en la ciudad. La belleza del entorno, conformado principalmente por sus exuberantes bosques milenarios, te hipnotizará con su silencio y soledad. Si realmente quieres desconectarte y vivir un momento de profunda paz, éste es el lugar indicado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rafa (@rafinha.cm5)

Si recorrer estos lugares durante el día es una experiencia alucinante, imagínate hacerlo en plena noche. Esa es la invitación que tiene para ti Santiago Aquintui (+56 98953419), la persona a cargo de resguardar la Turbera de Aucar, ubicada en la comuna de Quemchi. Esta travesía consiste en una caminata que aproximadamente cuatro kilómetros, que comienza en el cruce Puerto Fernández y culmina a los pies de una montaña. Al regresar, los anfitriones te agasajarán con la mejor gastronomía de la zona al interior de un genuino fogón chilote.

Si te encuentras en Quellón, vale la pena continuar por la misma ruta hasta llegar al balneario Punta de Lapas, donde se encuentra el hito cero, que marca el fin de la Carretera Panamericana. Su playa es apta para el baño y ofrece una espectacular panorámica de la bahía.

Clima de Las Turberas Aucar, Púlpito y Punta Lapas

El clima en esta zona del archipiélago es templado lluvioso, con influencia mediterránea. Sus precipitaciones son abundantes y constantes incluso en los meses de verano. La temperatura media anual es de 11°C.

Recomendaciones para Las Turberas Aucar, Púlpito y Punta Lapas

Lo primero que debes tener claro es que estás por ingresar a uno de los más bellos lugares de Chile y que, al mismo tiempo, es uno de los mejor conservados. ¡Respeta la naturaleza!

En términos de equipamiento, es recomendable llevar ropa apta para lluvia. El clima cambia de forma constante en cualquier momento, incluso en verano.

Dónde están las Turberas de Aucar, Púlpito y Punta Lapas

La de Aucar está ubicada en la comuna de Quemchi; la de Púlpito, en la comuna de Chonchi. La de Punta Lapas, en tanto, se encuentra al sur de la Isla Grande, en Quellón. Este circuito forma parte de la provincia de Chiloé, en la zona norte de la región de Los Lagos.

¿Cómo llegar?

Las Turberas de Aucar se encuentran en un punto equidistante entre las comunas de Ancud y Castro. Para llegar, debes tomar la ruta 5 hasta el Cruce Degan. Desde allí, debes avanzar 24 kilómetros hasta llegar a Quemchi. Después de cruzar la costanera de ese pueblo, debes dirigirte hacia el sur. En el cruce de Puerto Fernández, debes tomar mano derecha y avanzar por un camino rural durante cuatro kilómetros.

Para llegar a las Turberas de Punta de Lapas, debes tomar la ruta 5 y avanzar hacia el sur hasta llegar a Quellón. Una vez en esa ciudad, sigue por la Carretera Panamericana durante siete kilómetros hasta llegar al hito cero.

 

Yo Recomiendo: Termas de Sotomó

Al interior de la comuna de Cochamó, específicamente en la costa norte del majestuoso Estuario de Reloncaví, se encuentra una de las reservas naturales más exuberantes de la región de Los Lagos. Enclavado entre caudalosos ríos y vecino del Parque Nacional Alerce Andino, este recinto particular, propiedad de la familia Grunewald, posee una superficie de 200 hectáreas, cubierta casi en su totalidad por milenarios y espesos bosques nativos. Su principal atractivo, tal como indica su nombre, son sus espectaculares termas azufradas, que emergen con el descenso de la marea, y que provienen de las entrañas del volcán Yates.

Cuenta Hernieta Grunewald que este vasto terreno fue adquirido por su padre en 1951. Asombrado por la belleza de su entorno, conformado por alerces milenarios, lagunas, arroyos y con el imponente volcán Yates como telón de fondo, desde aquella época comenzó a fraguar el que sería el proyecto más importante de su vida: convertir este lugar en un destino turístico y científico, cuyo sello sería la conservación de su flora y fauna nativas. Hace dos décadas, Hernieta decidió dejar su vida en la ciudad y continuar el legado de su padre.

No fue fácil para la familia materializar este sueño. Habilitar el campo y las termas requirió de mucho esfuerzo, principalmente por la compleja conectividad. Porque, para llegar a Sotomó, sólo puedes hacerlo navegando. Esta condición, por contraparte, es una de las mayores virtudes de la reserva.

Como les comenté al principio, para disfrutar de las propiedades medicinales de los pozos termales debes esperar que las aguas del estuario bajen. Pero eso no quiere decir que tu estadía en Sotomó se concentre únicamente en ese atractivo. Para los amantes de la pesca deportiva, la reserva cuenta con diferentes sectores donde abundan los salmones, róbalos y jureles. También puedes hacer trekking en medio de exuberantes bosques nativos y navegar hacia las loberías y los criaderos artesanales de trucha.

Para conocer y disfrutar de este paraíso natural, debes programar tu visita con la administración del parque. Ellos disponen de lanchas que cruzan el estuario. Las salidas se efectúan en Puerto del Yates, una pequeña localidad rural ubicada a 25 kilómetros de Cochamó.

Ubicación: Sotomó, Cochamó, Región de los Lagos.

Contacto: celular: +56 9 9360 0304 | https://www.termasdesotomo.cl/

Emprendedores: Manuel Guzmán, artesano en madera

En la localidad costera de Hornopirén, a 32 kilómetros de la comuna de Hualaihué, en la región de Los Lagos, vive Manuel Guzmán, un reconocido escultor local que deslumbra por su talento y destreza para labrar la madera. Un luchador de tomo y lomo, incansable, que decidió ir tras sus sueños y hoy es motivo de orgullo para su familia y toda su comunidad.

La relación de este tallador con la madera es de larga data. Gran parte de su vida la dedicó a la carpintería, principalmente en faenas de construcción. Sin embargo, hace algunos años sufrió un grave accidente lo obligó a dejar su oficio y replantear seriamente su futuro. En un escenario lúgubre y de gran incertidumbre, Manuel no tuvo más remedio (afortunadamente) que poner todas sus energías al servicio de su sensibilidad e ingenio y jugársela en lo que siempre soñó: ser un artista.

Si bien al principio debió lidiar con la incredulidad de su familia y amigos, quienes no dudaban de su talento, sino de la rentabilidad de un oficio injustamente desvalorado, Manuel se las arregló para demostrarle al resto, pero sobre todo a sí mismo, que era posible vivir de su pasión.

Y precisamente esa pasión se manifiesta en cada uno de sus tallados. La pulcritud con la que Manuel labra la madera estremece por sus finas terminaciones, que parecieran ser obra de una máquina sofisticada. Nada más lejano. Sus animales, fuentes, platos, macetas y sillas, sólo por nombrar algunos de sus trabajos, son pulidos con tal minuciosidad que es prácticamente imposible encontrar imperfecciones en su textura, siempre lisa y reluciente.

Manuel obtiene la materia prima del bosque. Lo que para algunos no es más que un palo muerto, para él es el punto de partida de un largo proceso. Después de diseñar en papel su idea, el primer paso es dar forma a la madera nada menos que con una motosierra, herramienta que domina como si fuera una extensión de su propio cuerpo. Una vez que la escultura ha adquirido su forma, la segunda etapa, tal vez la más compleja, es pulir la pieza con un galletero hasta que ésta quede completamente lisa. Dependiendo del trabajo, durante el día puede terminar una o dos piezas.

Las talentosas manos de Manuel se han ido haciendo conocidas con el paso del tiempo. A tal nivel llega su fama en la zona, que muchos se refieren a él como el “lacho de la moto”. Este apodo, vale la pena aclarar, no es porque conduzca un vehículo de esas características ni mucho menos porque sea un don Juan, sino porque cada palo que encuentra es capaz de convertirlo en una verdadera obra de arte.

Si quieres conocer a Manuel y su trabajo, debes visitar el Pasaje del Artesano, un lugar donde los artistas locales tiene el espacio para exponer su talento. Allí mismo, Macarena, la esposa de Manuel, administra un local de repostería, que es el complemento ideal para disfrutar de su enorme talento.

Dirección: Sector rural de Hornopirén, comuna Hualaihué, Región de Los Lagos

Contacto: +56 952594221

 

Emprendedoras chilenas: Johana Burgos, artesana en porcelana fría

Lo que se hereda no se hurta, dicen por ahí. Y eso bien lo sabe Johana Burgos, una de las hijas de la gran Betty Castro, la mujer detrás del “culiaito”, ese afrodisiaco licor artesanal elaborado en base a culén y aguardiente, quien sorprendió a todo el mundo –incluyéndome- con su carisma, picardía y hospitalidad. De ella, afirma la artesana, no sólo adquirió su creatividad e ingenio, sino también su optimismo y las ganas de hacer de su talento su mayor fuente de sustento.

Johana fue mamá a los 16 años y, salvo algunos trabajos esporádicos, ha dedicado gran parte de su vida al cuidado de hijo. Aunque desde niña mostró gran habilidad para hacer manualidades, sólo hace un par de años descubrió que lo suyo era mucho más que eso. Un día –casi de casualidad- asistió a la escuela de su hijo para participar de un taller de cerámica organizado por una de las profesoras de ese establecimiento. Se trataba de una experiencia breve, de no más de una hora de duración, cuyo objetivo era compartir algunas técnicas para trabajar la porcelana en frío. Esos pocos minutos, sin embargo, fueron suficientes para que el talento de la hija de Betty Castro aflorara en toda su dimensión.

Su entusiasmo por moldear este noble material fue tan potente, que ese mismo día tomó una decisión radical, que a la postre cambió para siempre su vida: renunciar a su trabajo como secretaria para dedicar toda su energía al servicio de su creatividad.

Todo lo que ha aprendido acerca de la porcelana, dice Johana, ha sido de forma autodidacta. Si bien Youtube ha sido una valiosa herramienta para descubrir algunas técnicas de diseño, casi siempre sus trabajos son el resultado de su instinto e inagotable inspiración.

Justamente de esa combinación nació su producto más demandado: sus tazones personalizados. Se trata de piezas hechas a pedido según el gusto del cliente. Sus diseños son tan variados como ingeniosos, y van desde memorables personajes de dibujos animados hasta simbólicos retratos familiares. Lo mejor de todo, según mi opinión, es que cada creación es única e irrepetible.

A pesar del poco tiempo que lleva en este oficio, el trabajo de Johana ha vuelto muy popular, no sólo en Puerto Octay, comuna donde vive junto a su familia. Frecuentemente elabora sus productos para clientes de diferentes zonas del país, lo que da cuenta de la excelencia de su trabajo.

Johana es una artista con un talento innato, que decidió salir de una zona segura para dedicarse a lo que realmente le apasionaba. Su historia debe ser motivo de inspiración para todos aquellos que sueñan por convertir su pasión en un oficio.

Contacto: +56 9 6263 4728

Dirección: Sector Las Nieves, Puerto Octay, Región de Los Lagos.

Emprendedoras: Edith, Cristina y sus “Sabores del Lago”

Las mejores empanadas de salmón ahumado de Puerto Varas, dicen los sibaritas de esa comuna, se preparan en el sector de Yerbas Buenas, a orillas del Lago Llanquihue. Y sus artífices son Edith Rain y su cuñada Cristina, dos alegres y entrañables vecinas de esa localidad, a quienes tuve el placer de conocer en mi primer viaje a esa hermosa zona del país, por allá en 2016.

“Sabores de Lago” es el nombre de su negocio, un emprendimiento familiar que, a puro ñeque y esfuerzo, se ha erigido como uno de los atractivos gastronómicos más visitados por quienes recorren la ribera del Llanquihue.

Si digo que las empanadas de Edith y Cristina son las más frescas y deliciosas que probado, no lo hago por mero capricho. Cada día, bien temprano en la mañana, las cuñadas se embarcan en un pequeño bote y navegan el Llanquihue en busca de su ingrediente principal. Por norma, los habitantes del sector sólo pueden capturar dos salmones por jornada, lo que obliga a las emprendedoras a elegir con pinzas los ejemplares que utilizarán para su preparación. Y eso, créanme, se nota al primer mordisco.

Pero si la salmón es para chuparse los dedos, las de carne y queso tampoco se quedan atrás. Para quienes disfrutan con los dulces, en “Sabores del Lago” también puedes desfrutar de sus tartas, kuchenes y mermeladas, ideales para acompañar una buena taza de café mientras contemplas las prístinas aguas del Llanquihue.

Pero, atención: la experiencia de los “Sabores del Lago” no se limita a lo gastronómico. Hace un par de años, Benedicto, otro integrante de la familia, decidió construir cuatro cabañas a orillas del Llanquihue para recibir a los turistas, a quienes, además de prodigarles una atención de lujo, también los lleva a pescar en uno de los sitios más bellos de Chile

Ya lo sabes: si andas por el Llanquihue, debes hacer un espacio en tu agenda para visitar los “Sabores del Lago”. Allí no sólo disfrutarás de sus exquisitas preparaciones. También te contagiarás con alegría, entusiasmo y hospitalidad. Una experiencia que, les aseguro, no olvidarán jamás.

Contacto: +56 9 91324545
Ubicación: Sector Yerbas Buenas, Comuna de Puerto Varas, Región de los Lagos

Emprendedores: Betty Castro y su afrodisiaco “Culiaito”

¿Sabías que, en una de las riberas del hermoso Lago Rupanco, específicamente en el sector de La Nieves, se elabora un trago artesanal con uno de los nombres más curiosos de nuestro país? Me refiero al “Culiaito” (sí, leíste bien, “Culiaito”), un brebaje de extraordinario sabor, dulcecito y, como pueden intuir, cuyas propiedades afrodisiacas son comentario obligado entre los habitantes de la comuna de Puerto Octay. Su creadora es Betty Castro, una luchadora y carismática emprendedora local, a quien tuve el honor de conocer en 2016 y con quien hasta el día de hoy mantengo una estrecha amistad.

Debo confesar que, cuando escuché hablar de su producto por primera vez, pensé que se trataba de una jugarreta de mis compañeros de trabajo. Me costaba creer que alguien tuviese la osadía de bautizar un licor con ese singular nombre. Sin embargo, apenas bajé de la camioneta y crucé mis primeras palabras con Betty, caí en la cuenta de que todo lo que me había comentado era cierto.

Betty Castro y su afrodisiaco “Culiaito”
Betty Castro y su afrodisiaco “Culiaito”

Betty me sedujo de entrada con su generosidad y su incorregible picardía. Me contó que el camino que ha debido recorrer para popularizar su brebaje no ha sido sencillo. Cuando comenzó, la comunidad no vio con buenos ojos su emprendimiento. Su negocio fue objeto de burlas y desaires, pero siempre tuvo la certeza que, más temprano que tarde, su esfuerzo daría frutos.

Nuestra primera visita de algún modo contribuyó en el éxito de su fórmula. Pero hay que dejar en claro que, si llegamos hasta ella, fue precisamente gracias a su ingenio y perseverancia. El crédito es absolutamente suyo. Y no me canso de felicitarla por eso.

Pero volvamos al famoso “Culiaito” de Betty. Su autora confiesa que su preparación es muy simple. Su ingrediente principal es el culén, una hierba medicinal con un especial aroma, que deja remojando en agua ardiente durante varias horas. Su particular dulzor es gracias al almíbar, cuya proporción es calculada al “ojo”, como ella misma reconoce. Si bien esta bebida es ideal para los fríos días del invierno, nunca faltan excusas para disfrutar de su encanto los 365 días del año.

Pero más curioso que el nombre de esta bebida es el recipiente desde donde se sirve: una tetera de greda, fabricada artesanalmente por una prima, cuya singular forma, apenas la ves, provoca una sostenida e incontenible carcajada. ¿Quién iba a imaginar que este ladino obsequio contribuiría enormemente a la fama del “culiaito”?

Si hasta ¡dos millones de pesos! le han ofrecido a Betty por la tetera. Dinero que se ha negado tajantemente a aceptar pues, mal que mal, se trata nada menos que su fiel herramienta de trabajo y al mismo de su talismán de la buena suerte. Las más de 500 botellas que suele vender en las ferias en las que participa son la mejor prueba de aquello. ¡Una locura!

Pero las ganas de surgir de Betty no conocen límites. Además de su producto estrella, la emprendedora ha sabido administrar su fama incursionando en la artesanía, con finos tejidos en lana de oveja, que van desde chales hasta alfombras.

Aunque a veces cuesta, el esfuerzo y perseverancia siempre reciben el reconocimiento que merecen. Así fue en el caso de Betty. ¿Sabe por qué?  Porque el “culiaito” ya está inscrito en el registro de marcas comerciales, lo que significa que nadie podrá imitar su genialidad. El Culiaito es único y su artífice es la gran Betty Castro. Debes probarlo.

Destinos imperdibles: Palena

¿Sabías que, en el límite de las regiones de Los Lagos y Aysén, se encuentra un pequeño y pintoresco poblado, uno de los más desconectados de nuestro territorio? Un lugar donde sus habitantes tienen la costumbre de cruzar a diario la frontera con Argentina para abastecerse y realizar trámites. Es Palena, un pueblo de extraordinaria belleza, con paisajes asombrosos y una identidad cultural única. Acompáñame a descubrirlo.

Sobre Palena

Sobre Palena
Sobre Palena

Como les comentaba, es la comuna más austral de la región de Los Lagos y, a su vez, una de las más desconectadas de nuestro territorio. Poblada hace poco más de un siglo por pioneros provenientes de diferentes localidades de Chile, durante décadas estuvo completamente aislada del resto del país. Esta condición, sumada a su cercanía con Argentina -la separan menos de 10 kilómetros de la frontera-, la convirtieron en una localidad con una identidad especial, donde lo local se mezcla con lo foráneo. Un territorio marcado también por la estrecha relación que existe entre sus habitantes y los numerosos ríos que dibujan su geografía y que, de algún modo, determinan su forma de vida. Palena tiene una superficie de 2.764 km2 y una población que no supera los 2.000 habitantes.

Cómo es Palena

Cómo es Palena
Cómo es Palena

El aislamiento geográfico y la dureza de un clima extremo han forjado el espíritu de sus mujeres y hombres, quienes con justa razón defienden este apartado territorio como un verdadero tesoro, un lugar de tradiciones gauchas, donde la frontera con el vecino país parece diluirse y sus habitantes guardan una estrecha conexión con los hermanos argentinos.

Territorio de mates, caballos y gauchos, el pueblo de Palena es pequeño y pintoresco. Sus calles son anchas y gran parte del día permanecen vacías. Su arquitectura es armoniosa y sencilla, con casas de madera pintadas de vivos colores, que le dan al lugar un toque especial. En las afueras del pueblo podrás encontrar el alma de este destino, con extensos valles donde sus habitantes practican la ganadería y agricultura a pequeña escala.

La magia de Palena está determinada también por su naturaleza exuberante y su accidentada geografía. Allí, los bosques nativos, principalmente lengas y añosos cipreses, dominan gran parte del paisaje y son el complemento ideal para los numerosos lagos y ríos que allí descansan, donde el Palena, qué duda cabe, es su mayor cauce. La potencia de su caudal es realmente impresionante, como también lo son la pureza de sus aguas y su gran biodiversidad, con abundantes truchas y salmones.

Atractivos de Palena

Atractivos de Palena
Atractivos de Palena

Aunque no se encuentran al interior de la comuna de Palena, las termas El Amarillo son el mejor lugar para comenzar tu travesía hacia ese destino. Ubicadas 31 kilómetros al sur de Chaitén, este recinto destaca por sus aguas de origen termal, que provienen del volcán Michimahuida.

La Reserva Nacional Lago Palena es el mejor destino para disfrutar de la flora y fauna local. Este recinto, que cuenta con nueve senderos establecidos, se encuentra 24 kilómetros al suroeste del pueblo y posee una superficie total de 41.380 hectáreas. Sus extensos bosques de lenga y alerce sirven de refugio para numerosas especies, entre los que destacan el puma, el zorro, el huemul, el pudú, además de aves como el picaflor, Martín pescador y búhos.

Una experiencia única, que definitivamente no puedes perderte, es navegar el cauce de río Palena, desde su origen, en la frontera con Argentina, hasta su desembocadura, en la localidad de Puerto Raúl Marín Balmaceda. Se trata de una travesía de 240 kilómetros, cuya duración es de cuatro días. Quienes se atrevan a vivir de esta aventura, deberán llevar carpas y sacos de dormir. La idea es que los tripulantes disfruten de la magia de la naturaleza que ofrece este territorio.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

El clima en la Patagonia es impredecible. Sus habitantes dicen que en un día se pueden manifestar las cuatro estaciones. Por eso, tanto en invierno como en verano, debes llevar ropa abrigada, con primera, segunda y tercera capa. Un cortaviento impermeable es muy útil para hacer frente a los cambios repentinos.

La forma más segura de desplazarse es un vehículo con doble tracción. Los caminos son engañosos y en muchos tramos te vas a encontrar con baches de gran profundidad que aparecerán de la nada. Conduce con precaución.

Complementando lo anterior, te sugiero que, antes de comenzar tu recorrido hacia Palena, cargues combustible en Chaitén. En la ruta no encontrarás estaciones de servicio.

Clima de Palena

Clima de Palena
Clima de Palena

Palena presenta dos tipos de clima: uno de ellos característico de la zona costera, con temperaturas moderadas a bajas, sin grandes variaciones, debido a la influencia marina, con un promedio de 3500 mm anuales que se registra en las comunas de Chaitén y Hualaihué. Específicamente en la localidad de Palena, el clima que predomina es el característico de las zonas altas, cuyas variaciones térmicas son más intensas. El invierno es muy frío, a diferencia del verano, donde las temperaturas son bastante altas. La precipitación promedio anual alcanza los 2.000 mm.

¿Dónde está Palena?

¿Dónde está Palena?
¿Dónde está Palena?

Es una provincia situada en el extremo sureste de la Región de Los Lagos. Es el territorio más septentrional de la Patagonia chilena. Su capital provincial es Chaitén. Palena se ubica 1.350 km al sur de Santiago, a 360 km de Puerto Montt y a 403 km de Coyhaique, con conexión en Villa Santa Lucía.

¿Cómo llegar a Palena?

¿Cómo llegar a Palena?
¿Cómo llegar a Palena?

Existen varias formas de llegar a esta hermosa comuna. La más frecuente es hacerlo por la Ruta Bimodal, que combina traslado terrestre y marítimo. Desde Puerto Montt, debes dirigirte por la Carretera Austral hacia Caleta Gonzalo. Allí toma un transbordador que cuyo destino es Caleta Puelche. Luego tienes que recorrer un tramo en vehículo hasta llegar a Hornopirén, desde donde zarpa un segundo transbordador que te conectará con Caleta Puelche. Desde esa localidad, avanza por tierra durante 70 kilómetros. En Chaitén, sigue por la Ruta 7. En la localidad de La Junta, toma la carretera 235 y avanza en dirección sureste hasta llegar a Palena.

Otra alternativa es coger el ferry que zarpa en Puerto Montt y llega hasta Chaitén. El recorrido es de noche y tiene una duración de siete horas.

Destinos imperdibles: Parque Nacional Alerce Andino

¿Sabías que, a menos de una hora de la ciudad de Puerto Montt, existe un lugar que atesora paisajes naturales con más de 12 mil años de antigüedad? Bosques milenarios, ríos, montañas y más de 50 lagunas escondidas entre la impenetrable selva, dan vida a uno de los sitios rincones más exuberantes del sur de Chile. Te invito a descubrir el Parque Nacional Alerce Andino, una de las joyas de la región de Los Lagos.

Sobre el Parque Nacional Alerce Andino

Sobre el Parque Nacional Alerce Andino
Sobre el Parque Nacional Alerce Andino

Está situado en la comuna de Cochamó, 46 kilómetros al este de la ciudad de Puerto Montt. Fue fundado en 1982 y cuenta con una superficie de 39.300 hectáreas, de las cuales casi 20.000 son bosques de alerce, una especie endémica gravemente amenazada. El parque forma parte de la Reserva de la Biósfera Bosques Templados Lluviosos de los Andes, un área natural protegida que comprende las regiones de los Ríos y Los Lagos.

¿Cómo es el Parque Nacional Alerce Andino?

¿Cómo es el Parque Nacional Alerce Andino?
¿Cómo es el Parque Nacional Alerce Andino?

Hace alrededor de 12 mil años, una importante superficie de la Provincia de Llanquihue estuvo cubierta de hielo. Increíblemente, la zona donde se encuentra el parque se mantuvo completamente aislada, lo que permitió la conservación natural de especies que datan de esa época.

Recorrer la reserva es vivir la extraordinaria experiencia de remontar el tiempo y sumergirse en un estado donde todos tus sentidos, sin exagerar, se activan de forma simultánea. El olor de la tierra húmeda, la viveza de sus colores, el melifluo cantar de los pájaros, la pureza de sus 50 lagunas y la suave textura de las plantas trepadoras que crecen alrededor de los árboles, junto con las lianas que cuelgan de sus ramas y el musgo adheridos en sus troncos, configuran escenario asombroso y sobrecogedor.

Como deben imaginar, este lugar rebosa de vida. Sus coigües, lengas, tineos, mañíos, canelos y, por supuesto, sus longevos e imponente alerces, sirven de refugio para mamíferos como el pudú, el puma, la güiña, el zorro gris, el chingue y el misterioso monito del monte. También es hábitat especies de aves como el cóndor, el carpintero negro, huet huet, martín pescador, peuco, pato real, caiquén, cachudito y la torcaza, entre muchas otras.

Atractivos

Atractivos
Atractivos

La reserva cuenta con cinco senderos que, sumados, cubren una extensión de aproximadamente 30 kilómetros, cuya duración varía entre varía entre las dos y las nueve horas. Los más visitados son los que llegan a la laguna Fría y la laguna Sargazo, donde encontrarás con un enclave de alerces con más de 2,5 mil años de antigüedad. En el sector de las Chaicas también hay ejemplares, algunos con más de tres mil años.

Otro imperdible del parque es el Salto las Chaicas, una cascada de gran tamaño, al que llegas luego de un trekking de aproximadamente cuatro kilómetros.

Para quienes disfrutan de la pesca deportiva, entre los meses de noviembre y marzo Conaf permite la práctica de esta actividad en el sector de Chamiza, donde se pueden encontrar truchas que, en muchos casos, superan los 10 kilos de peso. Salto del Río Chicas

¿Dónde está el Parque Nacional Alerce Andino?

¿Dónde está el Parque Nacional Alerce Andino?
¿Dónde está el Parque Nacional Alerce Andino?

Se encuentra en la provincia de Llanquihue, 46 kilómetros al este de la ciudad e Puerto Montt, capital de la región de Los Lagos.

Clima Parque Nacional Alerce Andino

Clima Parque Nacional Alerce Andino
Clima Parque Nacional Alerce Andino

El clima es oceánico templado lluvioso con influencia mediterránea, precipitaciones abundantes y constantes incluso en verano. La temperatura media anual es de 11 °C.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

Aunque está abierto todo el año, mi recomendación es que lo visites entre noviembre y diciembre, época en que el clima es agradable, con temperaturas que se mantienen relativamente estables.  De todos modos, en verano las precipitaciones se mantienen, por lo que es aconsejable llevar ropa para hacer frente a esas variaciones.

Entre la carretera y el ingreso principal al parque existe un camino de siete kilómetros. Aunque es transitable para vehículos de doble tracción, hay quienes prefieren cubrir ese tramo a pie. El paisaje a su alrededor es realmente hermoso y es una buena manera de comenzar tu aventura. De todas formas, hay lugareños que por $2.000 pueden acercarte hasta el portón de ingreso.

El ticket de entrada tiene un valor de $2.000. No olvides llevar dinero en efectivo.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Desde Puerto Montt, se toma la carretera Austral y, luego de transitar 39 kilómetros, se llega a la entrada del Parque Nacional Alerce Andino.