Yo recomiendo: Los helados de nieve de Vilches

Camino a la Reserva Nacional Altos de Lircay, en la comuna de San Clemente, se encuentra Vilches, un pintoresco caserío rural encajonado por los ríos Claro y Lircay. Allí, en las faldas de la Cordillera, sus habitantes conservan una tradición que se remonta a la época de la Colonia y que goza de gran popularidad en la región del Maule: los helados elaborados con nieve milenaria de Los Andes.

Único en el mundo. Así ha sido descrito este artesanal refresco en reportajes, columnas e incluso por connotados chefs internacionales, como el español Jordi Roca, quien hace algunos años visitó la zona sólo para conocer los secretos de su receta y la forma en que se prepara.

El proceso comienza en los meses más crudos del invierno, cuando los artesanos se internan en la Cordillera para extraer la nieve. Luego de acarrearla hasta las zonas más altas de la localidad, ésta es almacenada en hoyos de tierra de aproximadamente dos metros de profundidad, cavados por los mismos vecinos. Para mantenerlo refrigerado, las fosas son cubiertas con una tela y bañadas con sal de mar, que cumplen el rol de endurecer y compactar el hielo. La nieve permanece allí hasta fines de octubre, cuando es desenterrada y trasladada hasta las casas donde se realiza su preparación.

La elaboración del helado es completamente artesanal. En una cuba de madera de roble, reforzada con huinchas de lata, se hace una base de nieve. En su interior, se deposita un balde con agua de vertiente, plátano molido y azúcar. Luego de sellar el barril, el artesano hace girar un asa durante dos horas -con intervalos de cinco minutos- hasta que la mezcla cuaje.

La temporada comienza el primero de noviembre, en plena celebración del día de Todos los Santos. A primeras horas de la mañana, los artesanos trasladan el helado en los mismos barriles hasta el cementerio del pueblo, donde se vende en vasos o platos. La versatilidad del producto es tal, que puede ser combinado con harina tostada e incluso con vino tinto.

Resulta difícil describir el sabor de este tesoro gastronómico de la región del Maule. Sólo puedo decir que sentir su dulzor en el paladar es una experiencia única, que todo amante de las tradiciones culinarias debe tomarse el tiempo de probar.

Si por esas cosas del destino tienes programada una visita a la Reserva Nacional Altos de Lircay, haz un espacio en tu agenda para conocer y disfrutar de esta extraordinaria tradición de Vilches. Te aseguro que no te arrepentirás. Yo lo recomiendo.

Ubicación: localidad de Vilches, comuna de San Clemente, región del Maule

Yo Recomiendo: Cumpeo, el hogar de Condorito

A casi 50 kilómetros de Talca, la capital de la región del Maule, existe un lugar único en Chile, que pareciera ser de fantasía, pero que es tan real como la gente que lo habita. Su nombre, no tengo ninguna duda, lo han escuchado cientos de veces. O, mejor dicho, lo han leído cientos de veces. Se trata de Cumpeo, uno de los pueblos que el genial René Ríos, más conocido como Pepo, inmortalizó en el que es considerado uno de los cómics de habla hispana más conocidos en el mundo entero: Condorito.

Hasta hace algunos años, Cumpeo no era lo que es hoy: uno de los destinos turísticos más surrealistas del país. Muchos de los lectores de la famosa historieta pensaban que, al igual que Pelotillehue, se trataba de una invención de Pepo. Pero no. El origen de este lugar se remonta a fines del siglo XIX. Aunque no existe certeza de si alguna vez Pepó recorrió sus calles, por algún motivo lo hizo parte de su entrañable historieta.

Consciente de su poderosa presencia en el imaginario colectivo, hace exactamente una década, el por entonces alcalde de Río Claro, Claudio Guajardo, tuvo la brillante idea de convertir a Cumpeo en el hogar del plumífero personaje. Fue así como en 2012 se inauguró la “Ruta de Condorito”.

El resto, como dicen por ahí, es historia. O historieta.

En Cumpeo todo gira en torno a Condorito. Recorrer sus calles es convertirse en un personaje más del cómic. Es cierto, no es Pelotillehue, el pueblo ficticio donde vive el pájaro más famoso y querido de Chile, pero todos los lugares descritos por el dibujante están ahí, al alcance de la mano. El “Pollo Farsante”, la picada favorita de Condorito, funciona como cualquier restaurante del país y su especialidad, vaya paradoja, es el pollo asado con puré. También está su competencia, el “De aquí no sale, y el bar “El Manicomio”, donde Garganta de Lata solía ahogar sus penas. La farmacia “Sin Remedio”, otro clásico del mundialmente conocido cómic, atiende al público de lunes a sábado y cuenta con remedios bioequivalentes, tal como lo exige la ley.

Pero la experiencia no estaría completa si, al doblar en una de sus esquinas, no te encuentras con algunos de sus entrañables sus personajes. Sí, aunque parezca increíble, en este pueblo vive doña Tremebunda, don Chuma y por supuesto el gran amor de Condorito, la coqueta Yayita, quienes siempre están dispuestos a entablar una amena y divertida conversación.

Conocer Cumpeo es mucho más que un museo al aire libre, donde el visitante puede empaparse de la historia del pájaro más querido del país. Es, ante todo, la demostración más clara de que una buena idea, por más surrealista que parezca, con trabajo, entusiasmo y voluntad, se pude hacer realidad y cambiar la suerte de cientos de personas.

Por eso a Cumpeo yo lo recomiendo.

Ubicación: Cumpeo, comuna de Río Claro, Región del Maule.

Contacto: Municipalidad de Río Claro, +56 75 2661010

En primera persona: Los tesoros del Maule

No me canso de repetirlo: Chile esconde tesoros en todos los rincones de su extenso territorio. Independiente de las veces que visites un lugar: siempre puedes descubrir algo nuevo que hará de tu estadía una experiencia diferente.

Justamente eso fue lo que viví en mi último viaje en la región del Maule. Junto al equipo de “Lugares que Hablan” nos planteamos un objetivo distinto: retratar la geografía humana que da vida e identidad a este tradicional territorio de la zona central.

Mapa de la región del Maule

Una travesía en la que prescindiríamos de volcanes, bosques milenarios y glaciares, pero que a cambio nos permitiría descubrir otro tipo de riqueza: ¡su gente!, que no olvida a quienes hicieron productiva esta tierra antes que ellos.

Nuestra búsqueda comenzó en la comuna de Parral, específicamente en Mantual, lugar donde se produce la mayor cantidad de arroz a nivel nacional. En una zona de la agroindustria ha cambiado el paisaje y muchas de sus antiguas tradiciones, conocimos a un grupo de vecinos que aún practica la siembra de este cereal tal como lo hicieron sus antepasados, hace más de un siglo.

Leonardo Hernández y Edith Poblete fueron mis anfitriones. Junto a ellos, tuve la oportunidad de participar de una siembra comunitaria y conocer todo el proceso asociado a esta faena.

Leonardo Hernández, agricultor de Mantul
Leonardo Hernández, agricultor de Mantul

Mientras nos preparábamos para la actividad, Leonardo compartió conmigo parte de su pasado, una historia dolorosa que le ha tomado casi toda vida sanar. Me contó que, luego de la muerte de sus padres, llegó a Mantual a la edad de dos años y que creció bajo el cuidado de sus tíos.

Leonardo Hernández y Edith Poblete
Leonardo Hernández y Edith Poblete

A pesar del cariño prodigado por ellos, nunca pudo llenar el vacío de la pérdida. Comenzó a beber a muy temprana edad y tocó fondo hace un par de años, cuando sufrió un grave accidente mientras montaba su caballo bajo los efectos del alcohol.

Estuvo internado por más tres meses en un hospital, batiéndose entre la vida y la muerte. Esa traumática experiencia lo empujó a cambiar. Desde entonces, todos días lucha por mantener a raya sus impulsos.

Edith fue quien me guió durante la faena de siembra. Lo primero que tuvimos que hacer fue abrir la tierra con un arado impulsado por un caballo. Aunque a primera vista la actividad parecía sencilla, mantener al animal siguiendo una misma dirección no fue miel sobre hojuelas.

Pancho Saavedra trabajando en la siembra

Terminada esa primera etapa, comenzamos con el “rastroneo”. Conocido también como el “mata sapos”, esta actividad consiste en machacar la tierra con los pies descalzos después de llenar de agua los surcos donde se depositan las semillas, que son lanzadas con al voleo con una poncha adosada al cuerpo. Sentir el lodo en mis pies fue una sensación maravillosa, que me transportó a los juegos de infancia al aire libre.

Rastroneo en la región del maule

Este viaje al pasado no podía estar completo sin una trilla de arroz: una máquina estacionaria de 1959 y “Monchito”, un tractor comunitario que desde 1957 forma es fundamental en todas las faenas campesinas.

Dejamos Mantual y avanzamos en dirección oeste hacia nuestro siguiente destino: la comuna de Cauquenes, puntualmente la localidad rural de Pilén. Allí, tendría la fortuna de conocer otro tesoro de la zona. Pero uno de verdad, de carne y hueso.

Las “Loceras de Pilén” es una agrupación formada por 16 mujeres de esa localidad. Herederas de una técnica con más de dos siglos de historia, estas alfareras no sólo han preservado una de las expresiones culturales más emblemáticas de la región. Gracias a su talento y esfuerzo, también pusieron en el mapa a este pequeño caserío, convirtiéndolo en una zona de interés turístico.

Las Loceras de Pilén
Las Loceras de Pilén

Nuestro encuentro fue un predio cercano a Pilén. Allí, me esperaban Trinidad, Delfina y Benedicta, las artesanas más experimentadas del grupo quienes, a punta de picotas y machetes, extraen la materia prima con la que elaboran sus piezas.

Mientras escarbábamos la tierra en busca de la greda, Trinidad me explicó que, gracias a este oficio, muchas mujeres de Pilén han encontrado un sentido a sus vidas y también independencia económica, algo no muy usual en los campos de nuestro país.

Las “Loceras de Pilén” es un grupo diverso y abierto, con mujeres de todas las edades. Delfina es la mayor y, a sus 83 años, se siente completamente vigente. Bella, Carolina y Teresa, las más jóvenes, son las encargadas de transmitir su conocimiento a las nuevas generaciones.

Señora Trinidad, Locera de Pilén
Señora Trinidad, Locera de Pilén

El trabajo de las loceras sigue una técnica antiquísima, que prescinde de torno y otras herramientas para convertir la greda en hermosas piezas. Después de la extracción de la arcilla, el primer paso consiste en ablandar la tierra.

Para esto utilizan un combo de madera y un cernidor para filtrar el polvillo más puro. Con la masa blanda, las alfareras comienzan un largo proceso donde sus prodigiosas manos se convierten en finos cinceles. Para dar color a la pieza, las mujeres utilizan una tinta natural elaborada con tierra roja, la cual es reforzada con guano de animales mientras se exponen al fuego.

Pancho Saavedra sacando greda

El invaluable talento de las esforzadas Loceras de Pilén tuvo su reconocimiento en 2012, cuando la UNESCO las declaró Tesoros Humanos Vivos, un galardón reservado exclusivamente para quienes conservan y promueven el patrimonio de nuestro país.

Loceras de Pilén trabajando la greda
Loceras de Pilén trabajando la greda

Con el corazón lleno después de compartir con las Loceras de Pilén, seguimos recorriendo el Maule más profundo y desconocido. Quilicura, una pequeña localidad rural de la comuna de Pelluhue, fue el destino final de esta travesía, donde tuve la suerte de disfrutar de otro de sus tesoros: sus dulces y jugosas frutillas, consideradas una de las mejores de nuestro país.

Luis Manriquez, agricultor de Quilicura
Luis Manriquez, agricultor de Quilicura

Eliseo, Pedro, Marianela y Luis Manríquez fueron mis anfitriones en una minga de siembra, donde participaron todos los vecinos de Quilicura. Mientras picoteábamos la tierra, me contaron que la producción de este fruto comenzó hace un par de décadas, cuando una mujer de Melipilla, de visita en la región, recorrió los campos ofreciendo frutillas.

Pedro Muñoz, agricultor de Quilicura
Pedro Muñoz, agricultor de Quilicura

El padre de Luis vio ahí una gran oportunidad y el resultado está a la vista. Hoy quieren que las frutillas que producen tengan denominación de origen.

Marianela Leal, agricultora de Quilicura
Marianela Leal, agricultora de Quilicura

Pero producir frutillas en Quilicura no simple. Además de la prolongada sequía que afecta ésta y otras regiones del país desde hace décadas, los agricultores deben controlar las heladas de la costa. Por eso, apenas terminan de sembrar, las plantaciones son cubiertas por mantas de plástico, que regulan la temperatura y también aprovechan el agua de la vaguada costera.

Cosecha de frutillas en Quilicura
Cosecha de frutillas en Quilicura

Cuando pregunté cuál era el secreto que hacía de estas frutillas un producto tan demandado tanto en Chile como en el extranjero, los agricultores me llevaron hasta un escondido manantial, un verdadero oasis escondido entre los cerros. Esa agua, cristalina y pura, me explicaron Luis y Marianela, era la respuesta a mi pregunta.

Al regresar al campo donde se realizaba la siembra, la comunidad nos esperaba con una serie de preparaciones para que pudiéramos disfrutar de su tesoro más preciado. Un merecido premio después de la exigente faena.

Las frutillas más ricas de Chile
Las frutillas más ricas de Chile

Apenas introduje una frutilla en mi boca, comencé a sentir un dulzor intenso y envolvente. Su textura aterciopelada acarició mi paladar y su jugo, suave, espeso, refrescó mi garganta. El pulgar del Catador carecía de todo sentido. Las de Quilicura son las mejores frutillas que he probado en mi vida.

Regresamos a Santiago con una sensación distinta. Como les comenté al principio, en Chile los tesoros no sólo se esconden en la naturaleza. El alma de nuestro país reside en su gente que, con esfuerzo y pasión, cubre de humanidad nuestra larga y angosta faja de tierra.

Museo Histórico de Yerbas Buenas

Más de 360 piezas de colección, entre objetos religiosos, artesanía, mobiliario y biblioteca, son el principal patrimonio de este museo, cuya terea es resguardar la historia de este tradicional pueblo de la nueva región de Ñuble. Este recinto cuenta con exposiciones permanentes de gran valor, divididas en cuatro secciones: música y cultura; religiosidad; vida cotidiana; y sociabilidad.

Termas de Panimávida

Ubicadas en los faldeos de la Cordillera de Los Andes, en un entorno dominado por milenarios bosques nativos, las termas de Panimávida, que en mapudungún significa “cerro de pumas”, son uno atractivos más importantes de la región del Maule.

Termas de Panimavida

Inauguradas en 1822, este recinto cuenta con servicios de alojamiento, piscinas templadas y naturales, restaurantes y parques, que aseguran una estadía de primer nivel.

  • Ubicación: Panimávida se encuentra en la comuna de Colbún, 16 kilómetros al norte de Linares, en región del Maule.
  • Información de visita: todo el año.
  • Sitio web: http://www.termasdequinamavida.cl/

Viña González Bastías

En una de las riberas del río Maule existe un lugar que sorprende por sus paisajes, su historia y, por supuesto, por la calidad de su vino. Este lugar es un patrimonio cultural de esta región.

Con instalaciones con más de cuatro siglos, como son sus tinajas, y procesos antiquísimos producción, como es la molienda en zaranda de coihue, pasar una tarde en la Viña González Bastías es una experiencia que de la que guardarás un recuerdo inolvidable.

  • Dirección: Estación Ferroviaria González Bastías, por el ramal Talca-Constitución, a metros del río Maule. Contacto previo para cruzar en bote a la viña. Vía terrestre se accede por la comuna de Pencahue tomando camino desde Corinto a González Bastías.
  • Información de visitas: Todo el año.
  • Teléfono: 56-9-9677301
  • Email: jlbastias@gmail.com
  • Web: https://www.facebook.com/vina.gonzalezbastias

Las Viejas Cochinas

Su nombre puede levantar suspicacias más que justificas, pero estas se disipan apenas entras a sus dependencias. La carta de este clásico de Talca es variada y a excelente precio. Los asiduos recomiendan el pollo-mariscal y también sus enjundiosos sándwiches de carne, los que deben ser acompañadas por un sabroso jarrón de vino blanco con frutillas.

  • Dirección: Avenida Río Claro s/n, Talca, Maule.
  • Información de visita: de martes a domingo, desde las 10:00 hasta las 22:00 horas
  • Teléfono: 71 222 1749 – 71 221 6621
  • Sitio web: http://www.lasviejascochinas.cl/

Loceras de Pilén

En Pilén, una aldea que parece estar detenida en el tiempo y que se encuentra a 368 kilómetros de Santiago, existe un grupo de talentosas artesanas, que con sus manos no sólo ha labrado hermosas piezas de greda.

También, gracias a su encomiable esfuerzo, han sacado adelante a sus familias. Mujeres bellas y fuertes que, en el 2012, fueron reconocidas como Tesoros Humanos Vivos.

Todo lo que hacen estas nobles mujeres de la comuna de Cauquenes, en la región del Maule, está mediado por el esfuerzo y sacrificio. Para llegar hasta la sede donde se reúnen todas las semanas, algunas deben caminar hasta dos horas.

Es que en Pilén, además de pasión y talento, no hay mucho más. Verlas adentrarse en los predios desde donde extraen la greda a punta de palas y picotas, es algo realmente conmovedor.

Este oficio le ha dado un sentido a las vidas de las 16 mujeres que forman a Las Pileras. Algunas son jóvenes, otras ya han superado los 80 años, pero todas comparten el mismo objetivo: preservar este ancestral oficio, traspasándolo a las nuevas generaciones.

Ubicación: Pilén está a 10 kilómetros de Cauquenes, en la Región del Maule. El centro de ventas de las artesanas funciona en la casa de una de sus integrantes, la señora Benedicta Lara.

Teléfono de contacto: +56987715387

Destinos imperdibles: Altos de Lircay

La zona central de Chile es más que el viejo Valle de Santiago. Las regiones aledañas a la capital de Chile guardan una riqueza única en sus paisajes y distintos panoramas para recorrer. Particularmente en Maule, encontrarás un lugar maravilloso llamado Altos de Lircay. Una reserva nacional que se encuentra entre los lugares más bellos de Chile.

Sobre la Reserva Nacional Altos de Lircay

Se trata de un santuario de la naturaleza creado en 1996, ubicado en la comuna de San Clemente, Región del Maule. Se encuentra a 66 kilómetros de Talca y es mucho más amable de visitar en verano que en invierno, debido al clima cálido del que goza y sus diferentes paisajes.

Información sobre Altos de Lircay

Su esencia es una permanente invitación a la observación de paisajes, senderos y fauna y flora protegida de la que ya hablaremos con mayor profundidad.

¿Cómo es la Reserva Nacional Altos de Lircay?

Imagina una enorme área silvestre protegida para su conservación, en las faldas de la cordillera chilena. Hablamos de un lugar ideal para conectarte con la naturaleza, abrir el espectro de paisajes y conocer especies de flora y fauna cuya vida ha sido respetada y potenciada en su hábitat natural.

¿Cómo es la Reserva Nacional Altos de Lircay?

El camino hacia ella posee largos tramos pavimentados y otros caminos de ripio.

Atractivos de la Reserva Nacional Altos de Lircay

Lo primero que debes saber es que si eres un fanático de hacer trekking, este es tu tipo de panorama. Puedes conocer El Enladrillado, la meseta de piedra volcánica que te hará recordar el noble material con que se construyen las casas más humildes o las superficies de las canchas de tenis.

Trekking en Altos de lIrcay

Otro sendero es el Mirador El Venado, cuya ruta podría regalarte un encuentro con algún pudú, águila chilena, cóndor o zorro.

Busca el lugar llamado Piedras Tacitas, herramientas de los pueblos originarios de la zona que te hablarán de cómo nuestros antepasados lograron sobrevivir. También encontrarás el Valle El Venado, el lugar desde donde comenzarás tu travesía hacia el Volcán Descabezado grande.

Atractivos de Altos de Lircay

Puedes quedarte en la zona de camping, donde obligatoriamente deberás registrarte por el personal de CONAF y contar con una cocinilla, pues está prohibido realizar fogatas.

Este precioso paisaje cuenta también con miradores hacia el Cerro Azul, el Río Claro y el Volcán Descabezado Grande.

Ubicación de Altos de Lircay

Si amas el agua y te gustan las lagunas ocultas en los lugares que visitas, este es tu lugar. En el Cerro Peine encontrarás una hermosa vista hacia la Laguna El Alto.

Y no olvides que todo lo anterior está adornado por nuestros hermanos más ancestrales: los árboles. Particularmente, acá encontrarás bosques de Coigües y Lengas.

Clima de la Reserva Nacional Altos de Lircay

Se trata de un clima cálido en verano, apto para el turismo de todas maneras. Al tratarse de una región precordillerana, eso sí, debes tener las precauciones del caso para abrigarte y protegerte de la lluvia.

13 °C
3.6 °C

Recomendaciones para visitar Visviri

La cantidad de cosas para hacer en este lugar es gigante y como recomendación general debes respetar siempre a nuestra madre naturaleza. La fauna y flora de las reservas nacionales son únicas. Con tristeza se ha sabido de hombres que han intentado cazar a nuestros pudús o algunas de nuestras aves nacionales. Y CONAF y las policías han endurecido las medidas contra ellos. Respeta nuestra casa.

Camping en Altos de Lircay

Este viaje, en caso que quieras conocer todas las atracciones de la reserva, te tomará entre dos y tres días. Sería bueno que te prepararas para acampar en el lugar o en algún lugar aledaño.

Ubicación de Reserva Nacional Altos de Lircay

Esta reserva se encuentra en la Región del Maule, a 66 kilómetros de Talca. Como ya dijimos, el plena zona huasa de la comuna de San Clemente.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 5 en dirección y avanzar 145 kilómetros. Toma la salida hacia Molina y avanza hacia el oriente por la Ruta K-175 hasta llegar a la Ruta K-275. Toma mano derecha hasta llegar a la entrada al Parque.

Desde Talca, debes tomar la carretera con rumbo hacia la cordillera y San Clemente. Desee ahí puedes emprender tu rumbo hasta Viches Altos y luego recorrer los 29 kilómetros faltantes para llegar a la reserva.

Vendimia de Curicó

Las fiestas de la vendimia son todas especiales. Una tradición tan arraigada en nuestra idiosincrasia tiene particularidades en cada zona donde se realiza. Yo conozco varias. Pero hoy me toca hablarles de la que pertenece a mi tierra.

Sobre la Vendimia de Curicó

Es una tradición que ya tiene más de treinta años. Comenzó de forma tímida, pero con el correr de las décadas, se fue magnificando este evento, al que más de una vez asistí como adolescente. Y como adulto también.

Información de la vendimia de Curicó

¿Cómo es la Vendimia de Curicó?

La Plaza de Armas de Curicó se viste de fiesta para celebrar a los artesanos y productores locales durante cuatro días completos. ¡Cuatro!

¿Cómo es la fiesta de la vendimia de Curicó?

Todo empieza el jueves y termina el domingo de la última semana de marzo. Hablamos de una fiesta llena de stands de comida, cata de vinos que van desde la cepa más elegante hasta la más popular. Es el festival más importante de Curicó.

Atractivos de la Vendimia de Curicó

El carnaval del vino en Curicó tiene de todo. Desde los stands con comida clásica de la zona, productos artesanales y la estrella de la fiesta: el vino de viñas que van desde las más artesanales hasta las más sofisticadas, lo que vuelve esta fiesta un encuentro transversal.

Atractivos de la vendimia de Curicó

Una de las principales características es que cada año un país del extranjero es invitado e inspira el concepto general de la fiesta. Este honor lo han tenido, por ejemplo, naciones como Japón que animó la versión XXXIII.

En la ocasión también se escoge el clásico reinado de la vendimia, actividad en la que generalmente participan personajes de la cultura popular chilena.

Clima de la Vendimia de Curicó

El clima en Curicó es más o menos similar al de toda la zona central de Chile. En el verano la temperatura es alta y en invierno puede llegar hasta los cuatro grados en el mes de julio.

29 °C
4 °C

Recomendaciones para visitar la Vendimia de Curicó

Prepara el viaje con tiempo, de preferencia elige las lugares de hospedaje cercanos al centro de la ciudad, pero jamás renuncies a conocer los encantos del Curicó profundo.

Es una región rica en tradiciones y su gente, a quienes conozco de bien cerca, es su principal atractivo.

Ubicación de la Vendimia de Curicó

Si vienes desde Santiago, Curicó se encuentra en la Región del Maule a 208 kilómetros de la capital y las festividades de la Vendimia se llevan a cabo en la Plaza de Armas de la ciudad.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes salir por la Ruta 5 en dirección sur 207 kilómetros. Si va a viajar en transporte público, el Terminal de Buses de Santiago hay diferentes empresas que ofrecen servicio de traslado.