Emprendedores chilenos El fabricante de morteros y artesanías en piedra

Los morteros son un implemento fundamental en cualquier cocina. Si no fuera por este sencillo utensilio, nuestras comidas tendrían un sabor distinto, más débiles e insípidas, con menos personalidad. Y aunque existen algunas variaciones más sofisticadas, como los fabricados con cerámica, el genuino mortero debe ser de piedra e indestructible. Bien lo sabe Manuel Machuca, un artesano de la comuna de Navidad que desde hace siete años se dedica a confeccionarlos.

Nacido en el sector de la Boca, Manuel ha dedicado toda su vida a trabajar en la construcción. Amante de las piedras en todas sus formas y dimensiones, desde niño solía recorrer la desembocadura del río Rapel recolectando guijarros para su colección personal. Aunque por su oficio conocía algunas técnicas para labrarlas, nunca se había atrevido a hacer algo con ellas.

En 2015, su esposa lo animó a probar. En un comienzo, Manuel no supo qué hacer con sus piedras, así que se lo tomó con calma. Un día, mientras trabajaba en una obra, se le apareció la imagen del mortero. La idea agarró fuerza cuando comprobó que, al menos en la zona donde vivía, nadie los fabricaba.

Convencido con la idea de haber descubierto un nicho, durante meses Manuel dedicó sus ratos libres aprender las técnicas para dominar el cincel y el galletero. Cuando logró armarse de un bueno número de morteros, decidió probar suerte en la feria artesanal del balneario de Matanzas. La recepción de los turistas fue tan buena, que Manuel vendió todo. Ese fue el empujón final para seguir adelante con su emprendimiento.

Pero el despegue definitivo se produjo un par de meses después cuando el dueño de un hotel del mismo balneario le preguntó si podía fabricar platos de piedra. Manuel no lo dudó un segundo y aceptó el encargo.

Y el resto es historia.

 

Hoy, además de sus célebres morteros, Manuel elabora fuentes, lavamanos y maceteros. Si bien lo que produce aún no le permite dedicarse a este trabajo a tiempo completo, no pierde las esperanzas de que, en el mediano plazo, pueda hacer realidad ese anhelo. Por ganas, claro está, no se queda.

Manuel cuenta que, en una jornada de trabajo, puede hacer entre cinco y 10 morteros. El valor de las piezas varía según su tamaño. Mientras los más pequeños cuestan $5.000, los más grandes llegan a $25.000, un precio bastante razonable dado el gran esfuerzo que conlleva su fabricación.

El trabajo de este artista es de primer nivel, no sólo por la técnica y la calidad de sus productos, sino porque detrás de cada utensilio hay pasión y amor. Y eso se nota.

Dirección: Sector de La Boca, Navidad, Región de O’Higgins

Contacto: +56 988638805

Yo Recomiendo: Sewell, la ciudad de las escaleras

Enclavado en la Cordillera de los Andes y a los pies del yacimiento minero subterráneo más grande del mundo, se encuentra Sewell, uno de los destinos más impresionantes de nuestro país. Un pueblo de coquetos y coloridos edificios de madera y serpenteantes escaleras de concreto, que desafían pronunciadas pendientes montañosas. Un lugar que, hasta comienzos de los 70, albergó a más de 15 mil habitantes y que hoy, a casi medio siglo de su clausura, aún mantiene parte de su brillo y encanto.

La historia de Sewell se remonta a 1904, cuando la empresa norteamericana Braden Cooper, después de recibir la aprobación del Estado de Chile, inicia la construcción de este ambicioso campamento, nada menos que a 2.100 msnm. Ese mismo año comienzan a asentarse los primeros mineros junto con sus familias.

En menos de cinco años, la Sewell pasó los de 1.500 a los 14.000 habitantes. Este explosivo crecimiento obligó a sus propietarios a implementar todos los servicios que requieren las ciudades importantes, como almacenes, escuelas, cuerpo de bomberos, iglesias, clubes sociales, cine y un hospital, que en su momento llegó a ser el más moderno de Sudamérica.


Cuando tuve la oportunidad de conocer Sewell mi anfitrión fue Raúl Suárez, un ex habitante que nació y creció en el campamento. Mientras recorríamos el pueblo, me contó algunas anécdotas de este mágico lugar. Me dijo que en la “ciudad de las escaleras” se formó, en 1916, la primera brigada de boy scout de Chile y que también fue sede del primer campeonato nacional de bolos. Me sorprendió saber que el alcohol estuvo terminantemente prohibido y que existía una institución destinada a preservar las buenas costumbres ciudadanas conocida como la “policía moral”.

La historia de Sewell se fue apagando paulatinamente a comienzos de la década de los sesenta. La construcción de la carretera que unió el yacimiento con la ciudad de Rancagua y el proceso de nacionalización de la industria cuprífera, que comenzó en el gobierno de Eduardo Frei Montalva y concluyó con el de Salvador Allende, en 1971, marcó el punto final para la ciudad. Sus habitantes fueron reubicados en la capital de la región de O’Higgins.

Luego de su despoblamiento, la ciudad sufrió un deterioro profundo, que terminó con el desmantelamiento de casi el 70% de su infraestructura. Sólo a fines de los 90 el campamento encontró protección cuando fue declarado Monumento Nacional. En 2006, la UNESCO lo incluyó dentro de su Listado de Patrimonio de la Humanidad, asegurando así su conservación definitiva.

Recorrer Sewell es un verdadero viaje al pasado. Un lugar donde su historia y la de sus habitantes se respira en cada rincón. Si quieres vivir esta experiencia, en Rancagua puedes encontrar varias agencias que realizan tours guiados. Yo, sin dudar, lo recomiendo.

Ubicación: Sewell se encuentra al interior de la comuna de Machalí, 64 kilómetros al este de la ciudad de Rancagua, en la región de O’Higgins, y a 150 kilómetros de Santiago.

https://www.fundacionsewell.org/

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por SEWELL (@fundacionsewell)

Destinos imperdibles: Reserva Nacional Río Los Cipreses

A casi tres horas de Santiago existe un lugar que ofrece una de las panorámicas más impresionantes del Valle de Cachapoal. Un territorio fértil y exuberante, refugio de una de las loreras más numerosas del país. Te invito a descubrir la Reserva Nacional Río Los Cipreses, uno de los tesoros más preciados de la zona central de Chile.

Sobre la Reserva Nacional Río Los Cipreses

Con sus 36.882 hectáreas de superficie, es la mayor área protegida de la región de O’Higgins. Fue creada en 1985 y territorialmente forma parte de la comuna de Machalí.

Hablamos de uno de los lugares más prístinos y exuberantes de la Zona Central de Chile, hogar de numerosas especies de flora y fauna nativas.

¿Cómo es la Reserva Nacional Río Los Cipreses?

La mayor área protegida de la región de O’Higgins ofrece numerosos paisajes y atractivos naturales, como ríos, bosques, lagunas, montañas y glaciares.

Su flora está conformada por bosques de peumo, quillay y litre, entre otras especies. Una de las particularidades de la reserva es que alberga más de 40 especies de orquídeas.

En relación a su fauna, es posible encontrar mamíferos como el zorro cuello, la chilla, el guanaco, el puma y el quique, entre otros. Entre las aves destacan el cóndor, el pato correntino y el loro tricahue, que en esta reserva encuentra una de sus colonias más grandes del país.

Atractivos Reserva Nacional Río Los Cipreses

Uno de los principales atractivos de la reserva son sus numerosos miradores, que ofrecen panorámicas únicas del valle de Cachapoal. Para llegar a esos lugares hay seis senderos habilitados. Entre los más concurridos están Los Peumos, Las Arpas y Los Maitenes, cuyo destino final es el glaciar Río Los Cipreses.

Como ya les adelanté, en Río Los Cipreses alberga una de las mayores colonias de lores tricahues, una especie altamente amenazada. Sentir el canto de estas simpáticas aves mientras te adentras en la espesura de sus bosques, es una grata experiencia, que activa varios de tus sentidos.

Para los amantes de las cabalgatas, los mismos lugareños ofrecen paseos a caballo hacia a los sectores más apartados de la reserva, como son Carrizal, Urriola y las lagunas Aguas de la Vida, Aguas de la Muerte y Piuquenes.

En Río Los Cipreses también podrás prístinas caídas de agua como Maitenes, Ranchillos, Cotón, El Relvo y El Baúl.

Pero la riqueza de este destino no sólo se limita a sus exuberantes paisajes y su nutrida flora y fauna nativas. En un sector de la reserva, a poco más de 1.500 msnm, existe un impresionante complejo arqueológico, conformado por 1.248 petroglifos, que tendrían una data mayor a los seis mil años de antigüedad.

Clima de la Reserva Nacional Río Los Cipreses

Los Cipreses presenta un clima templado de montaña, con cuatro meses secos y calurosos en verano, y un invierno frío y lluvioso. Sobre los 1.000 msnm las precipitaciones son frecuentes. La nieve se presenta en abundancia durante los meses de invierno a partir de los 1.800 msnm.

Recomendaciones

Dada su cercanía con Santiago, la reservar es un destino ideal para disfrutar durante el día. El ingreso al parque tiene un costo de $2.200. Ahora bien, si ti deseo es disfrutar más a fondo de sus principales atractivos, Río Los Cipreses cuenta con tres zonas de campings, todas con servicios básicos habilitados. El valor por sitio es de $5.000 por día.

Si vas a visitar el parque durante los meses de invierno, recuerda llevar ropa abrigada. Si organizas tu visita para el verano, no olvides protegerte del sol. También hidrátate con regularidad.

¿Dónde está la Reserva Nacional Río Los Cipreses?


Se encuentra en la comuna de Machalí, 50 kilómetros al este de la ciudad de Rancagua, capital de la región de O’Higgins.

¿Cómo llegar?


Desde Santiago, toma la Ruta 5 en dirección sur hasta llegar a Rancagua. Desde esa ciudad, se debe tomar la Carretera del Cobre y avanzar 50 kilómetros hasta Coya. En la Plaza de Armas de esa comuna existe un cartel que indica el camino a la reserva. El tiempo de traslado es aproximadamente tres horas.

Destinos imperdibles: Zúñiga

¿Sabías que, a menos de dos horas de Santiago, existe un lugar que representa cabalmente el alma rural de la zona central de nuestro país? Un lugar apacible y silencioso, donde su gente vive a un ritmo distinto, como si estuviera en el pasado. Te invito a descubrir Zúñiga, un pintoresco poblado que te sorprenderá por su arquitectura y sus añosas tradiciones.

Sobre Zúñiga

Esta pequeña y apacible localidad rural, declarada Zona Típica por el Consejo Nacional de Monumentos en 2005, se encuentra al interior de la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, en la región de O’Higgins. Fundado en 1765, Zúñiga cuenta con una población que apenas supera los 200 habitantes. Su principal actividad económica es la agricultura.

¿Cómo es Zúñiga?

Es un lugar que alberga las tradiciones campesinas más profundas de la zona central de Chile. En Zúñiga es más común ver a la gente desplazarse montados en caballo o sobre una carreta que en vehículos motorizados.

La arquitectura del pueblo mantiene una misma línea, constructiva y estilística, representativa de los asentamientos del mundo rural. El conjunto local está formado por casas de gruesos muros adobe, donde predomina la horizontalidad de las fachadas. Son habituales también las vistosas techumbres cubiertas de tejas de arcilla colonial, que además de ser un elemento decorativo cumplen la función de proteger los muros con sus grandes aleros.

Atractivos de Zúñiga

Como ya les comenté, recorrer este pueblo es echar atrás el tiempo y dejarse atrapar por las tradiciones más profundas de nuestros campos. El aire puro, los paisajes pintados de verde y una arquitectura que se mantiene prácticamente intacta, conforman un entretenido panorama para disfrutar en familia.

Aunque la experiencia es conjunta, el turismo en Zúñiga se sostiene en su patrimonio arquitectónico. En el pueblo hay cuatro edificios declarados Monumentos Nacionales, los cuales están abiertos al público.

La Parroquia Nuestra Señora de la Merced fue construida en 1765 por orden del sacerdote Antonio Zúñiga, quien es considerado el padre del poblado. La iglesia colonial tiene un aspecto sencillo. Cuenta con una sola nave y al costado del altar posee un ala que habría correspondido a la capilla original.

A un costado de la iglesia se encuentra la Casa Parroquial, inmueble que sirvió de refugio para el sacerdote. Al igual que templo, esta vivienda se construyó en adobe y su techumbre está cubierta de tejuelas de arcilla.

A un costado de la Plaza del pueblo de Zúñiga, se encuentra la Casa Guillermo Cáceres, uno de los edificios más importantes de esta localidad. Este inmueble es parte de una hilera continua de casas ubicada al lado norte de calle Gultro. Posee una superficie de 423 m² y es una vivienda de dos pisos con planta en “L”. Este edificio tradicionalmente funcionó como un almacén. Actualmente, en su primer piso continúa teniendo un rol comercial. A pocos metros de allí se encuentra la Casa de Carmen Galafe, también declarado monumento nacional en 2005.

Clima de Zúñiga

El clima de esta localidad es templado cálido, con una temperatura anual promedio de 15°C. La máxima promedio se alcanza en enero, con 22°C, y en invierno, 9°C. Al igual que en toda la Zona Central, las precipitaciones se concentran entre los meses de junio y agosto y alcanzan, en promedio, los 582 milímetros.

Recomendaciones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sanviadictos (@sanviadictos)

Dada su cercanía con la capital, Zúñiga es un destino que puedes visitar durante el día. Te recomiendo hacerlo durante el fin de semana, donde el pueblo se activa con la llegada de los habitantes de las zonas interiores. Ahora bien, si deseas alargar tu estadía, en las cercanías del pueblo se encuentra la hacienda Los Pequenes, un club de campo con una excelente infraestructura para descansar y relajarse. En San Vicente de Tagua Tagua también hay más ofertas de hospedaje.

Si bien la esencia de Zúñiga se vive durante todo el año, la mejor época para empaparse de sus tradiciones es en mayo, mes en el que se celebra la fiesta de la vendimia. Durante varios días, las calles del pueblo se visten de fiesta, con música en vivo, bailes típicos y comida a destajo.

¿Dónde está Zúñiga?

Zúñiga se encuentra al interior de la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, en la región de O’Higgins, y a 149 kilómetros de Santiago.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 5 en dirección sur y avanzar 114 kilómetros hasta llegar a la comuna de Rengo. Accede a la salida poniente e incorpórate a la H-60. Sigue por esa ruta durante 29 kilómetros hasta llegar a Zúñiga.

Emprendedoras chilenas: Las Chulas de Pancho

Imagina estar en tu casa, tirado en tu cama o quizás frente a la TV, cuando de pronto, desde el otro lado de la reja, comienzas a sentir el emocionante sonido de una serenata, dedicada especialmente para ti. Aunque parezca una escena robada de una película mexicana, lo cierto es que se trata de un ingenioso emprendimiento creado por tres hermanas de Pichidegua, un pequeño pueblo campesino situado en el corazón de la Región de O’Higgins.

Alejandra, Jaqueline y Clara son las artistas detrás de “Las Chulas de Pancho” (ya les explicaré el origen del nombre), quienes heredaron el talento de su padre, “Don Choquero” Flores, músico autodidacta, compositor e intérprete de cuecas y tonadas ¡Todo un personaje en la comuna! Reconocido cultor de las tradiciones campesinas del Chile central, Choquero no sólo se encargó de transmitir a sus hijas su pasión por el folclor, sino también su carisma, desplante y picardía, virtudes que hacen de éste un trío único e inconfundible.

Antes de la irrupción del COVID-19, era muy común ver a las hermanas Flores correr de un lado a otro animando con su música cumpleaños, bautizos, matrimonios, misas, velorios y cuanto evento surgiera en el camino. Tan populares eran en el sector, que sus vecinos las llamaban las “piérdete una de Pichidegua”.

La pandemia, como a todo al mundo, afectó profundamente el trabajo de las hermanas Flores. Las estrictas restricciones sanitarias las obligaron a suspender todo tipo de eventos masivos. Pero, lejos de echarse a morir, el trío decidió reinventarse. Si sus seguidores no podían asistir a sus presentaciones, pues ellas irían hasta sus casas a alegrarles el día. Fue así como nació “Serenatas a domicilio”, un innovador negocio que, con el correr de los meses, ha ido popularizándose en la comuna y en otras zonas de la región.

El sistema es bien sencillo: el interesado llama y fija un día y un horario. Las cuatro rancheras que interpretan son escogidas por el cliente. Para trasladarse, las “Chulas de Pancho” utilizan una camioneta donde meten todos los instrumentos y la amplificación. El negocio ha ido tan bien que, en una misma jornada, suelen hacer tres o cuatro presentaciones.

Actualmente, “Las Chulas de Pancho” funcionan como dúo. Esto debido a que Clara, la hermana mayor, retomó la confección artesanal de vestidos y también de mascarillas personalizadas.

El día que las visité, las hermanas me invitaron a una de sus presentaciones. Después de cargar la camioneta, nos dirigimos a la casa de un joven que estaba de cumpleaños. No sólo me sorprendió el talento de las cantoras, sino también su generosidad. ¿Saben por qué? Porque en cada visita las hijas del Choquero aprovechan de promocionar los emprendimientos de algunos vecinos, como arreglos florales y tortas.

 

El profesionalismo y el talento de las hermanas me conmovieron. Cuando una de ellas me invitó a interpretar el famoso “Noa Noa” de Juan Gabriel, no pude resistirme a la tentación de cumplir uno de mis más anhelados sueños. Mi performance estuvo lejos de ser aceptable, debo reconocerlo, pero de todos modos me sentí un verdadero mariachi. Mi sorpresa fue mayúscula cuando, después de terminar la presentación, Alejandra, Jaqueline y Clara me preguntaron si podían rebautizar al grupo como “Las Chulas de Pancho”. Me sentí profundamente honrado. Por supuesto que sí, les dije.

Gracias a su esfuerzo e ingenio, las hermanas Flores han ido adquiriendo notoriedad en toda la comuna, pero merecen más, todo Chile debe conocer la impresionante voz de “mis chulas”

Contacto: +56976352433

Ubicación: Las Truchas s/n, Comuna de Pichidegua, Región General Bernardo O’Higgins

 

 

 

 

 

 

 

 

Destinos imperdibles: Santuario de la Naturaleza Alto Huemul

¿Sabías que, a menos de dos horas de Rancagua, capital de la región de O’Higgins, existe un lugar que alberga el último remanente de bosques de roble de la precordillera de la Zona Central de nuestro país? Un territorio con una notable diversidad biológica, refugio de cientos de especies nativas y que, durante las semanas previas a la llegada del invierno, ofrece un colorido espectáculo visual que, estoy seguro, te cortará la respiración. Acompáñame a descubrir el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul.

Sobre el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul

Sobre el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul
Sobre el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul

Es una reserva privada, creada en 1996, situada en el límite de las regiones de O’Higgins y el Maule, en la zona precordillerana de la comuna de San Fernando. Posee una superficie de 22.000 hectáreas, de las cuales tres mil están cubiertas por un gigantesco bosque de robles, algunos de ellos con más de 300 años de antigüedad.

¿Cómo el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul?

¿Cómo el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul?
¿Cómo el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul?

Su origen se remonta a 1996, cuando un grupo de vecinos, alertado por la incipiente explotación    forestal en las zonas aledañas del futuro santuario, decide adquirir alrededor de 22.000 hectáreas para desarrollar un plan de conservación sustentable de su flora y fauna silvestres.

El santuario está conformado por longevos bosques de robles quillayes, canelos, olivillos y radales, además de enredaderas, plantas trepadoras, arbustos y hierbas. Allí, mamíferos como el zorro chilla y culpeo, vizcachas, quiques y cururos, entre otros, encuentran refugio. Entre las aves, destacan los loros coloridos, cachañas, carpinteros negros, tucúqueres golondrinas, perdices, lechuzas e incluso cóndores.

Aunque su belleza se puede disfrutar durante todo el año, es en las semanas previas al invierno donde Alto Huemul regala sus mejores postales, cuando las hojas de sus legendarios bosques se tiñen de rojo, naranjo y amarillo, dando vida a un espectáculo inusual en esta zona del país.

Atractivos

Atractivos
Atractivos

El principal atractivo del Santuario es el longevo bosque de Robles, conocido como la “Catedral”. Se trata de ejemplares con más de 300 años de antigüedad y que, en muchos casos, superan los 40 metros de altura. Contemplar los árboles de Alto Huemul te ayudará a hacerte una idea sobre cómo era hasta hace algunas décadas las zonas cordilleranas del centro de Chile.

Cabalgar siempre será una experiencia increíble. Y hacerlo en medio de esos paisajes, es aún mejor. Incluso existe la posibilidad de coordinar, junto a un grupo de arrieros, una expedición de varios días por la zona.

Clima del Santuario de la Naturaleza Alto Huemul

Clima del Santuario de la Naturaleza Alto Huemul
Clima del Santuario de la Naturaleza Alto Huemul

La Reserva presenta un clima mediterráneo, con veranos secos, cuyas temperaturas superan los 30°C. En los meses de invierno, las temperaturas en Alto Huemul descienden de forma considerable. A partir de mayo y hasta octubre las precipitaciones abundantes y con presencia de nieve en las zonas montañosas.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

La reserva tiene acceso controlado y el valor del ticket es de $5.000. Ten en consideración que debes agendar tu vistita con antelación. El permiso se solicita a través del número +56998219258 y altohuemul@altohuemul.cl.

La ruta hacia el Santuario es expedita y el camino se encuentra en excelentes condiciones, por lo que no es necesario trasladarte en un vehículo doble tracción.

Alto Huemul cuenta con nueve sectores habilitados para acampar ubicados en las riberas de los ríos. Cada uno tiene su respectivo fogón y leña disponible.

¿Dónde está el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul?

¿Dónde está el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul?
¿Dónde está el Santuario de la Naturaleza Alto Huemul?

Se encuentra en la precordillera de la Zona Central, 60 kilómetros al este de San Fernando, región de O’Higgins.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 5 e ir en dirección sur hasta llegar a la comuna de San Fernando. En la salida oriente de esa ciudad incorpórate en la I-45 y avanza hasta llegar a la localidad de las Peñas. Después de cruzar el río Claro, toma la I-475 y sigue hacia la Cordillera. Al llegar a Sierras de Bellavista y después de coordinar la entrega de llaves para ingresar al Santuario, debes seguir por un camino interior que está debidamente señalizado.

Destinos imperdibles: Lago Rapel

A menos de dos horas de Santiago se encuentra el lago artificial más grande de Chile. Un lugar apacible y lleno de atractivos que lo convierten en el destino ideal para escaparse un fin de semana. Deportes, cultura, ecoturismo, gastronomía y mucho más. Eso es el Lago Rapel. Te invito a descubrirlo.

Sobre el Lago Rapel

Sobre el Lago Rapel
Sobre el Lago Rapel

Construido en 1968, es el embalse artificial más grande de Chile y alimenta de los ríos Cachapoal y Tinguiririca. Posee una superficie de 80 km2 e integra las comunas de Las Cabras Litueche y La Estrella. Si bien su objetivo principal era la generación de energía eléctrica, con el paso de los años el turismo es una actividad que ha crecido de forma sostenida, convirtiendo este destino en uno de los lugares más atractivos de la región de O’Higgins.

¿Cómo es el Lago Rapel?

¿Cómo es el Lago Rapel?
¿Cómo es el Lago Rapel?

Es el destino ideal para sacudirse de la rutina y el estrés de la ciudad. Declarado Zona de Interés Turístico en 2013, el lago es reconocido por sus excelentes condiciones para practicar deportes náuticos como winfsurf, esquí acuático y wakeboarding. En algunas zonas también puedes hacer pesca recreativa, donde los pejerreyes argentinos y chilenos son famosos por sus grandes dimensiones.

En las localidades del Estero, Llaullauquén y Las Balsas, asentadas en la zona sur del lago, se ha implementado una ruta gastronómica que destaca por la calidad de sus preparaciones, que siguen el recetario tradicional de esta zona del Valle Central.

En el sector donde confluyen los tres brazos del lago existen playas, áreas de camping y servicio de hotelería.

Atractivos

Atractivos
Atractivos

Además de las actividades náuticas, en las zonas cercanas al lago existen varios destinos para recorrer.

En los alrededores del lago se encuentra la Reserva Ecológica Palmas de Pitrucao. Este recinto  Esta reserva posee más de 4.000 hectáreas de una rica diversidad de especies nativas, donde destaca la palma chilena, peumo, quillay, arrayán, entre otras, además de fauna como los zorros chilla y culpeo, gato colo colo y aves como el picaflor, loica, entre otras. Presenta varios senderos, zona de camping y se puede realizar cabalgatas, ciclismo y otras actividades.

En la localidad de Las Cabras, 16 kilómetros al norte de lago, se encuentra el Parque Nacional Las Palmas de Cocalán. Esta reserva conserva la más alta concentración de palmeras nacionales, una especie endémica de la zona central de Chile, gravemente amenazada.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

Lo primero que debes saber es que las playas privadas están prohibidas en Chile. Independiente de si estás en la ribera de un río, frente al mar o en el borde de un lago, todos tenemos el legítimo derecho a acceder y disfrutar de esos lugares, pues se trata de un bien de uso público. Te digo esto porque no han sido pocas las denuncias que se han hecho públicas en lo últimos meses, donde algunos propietarios de terrenos colindantes con el embalse han prohibido el ingreso a turistas e inclusos a los mismos residentes. Ya lo sabes: si estás disfrutando de las aguas del Rapel y alguien intenta sacarte, estás en todo tu derecho a permanecer allí y es tu deber denunciar ese tipo de prácticas.

Como ya te comenté, Rapel cuenta con una nutrida oferta de alojamientos, que van desde zonas de campings hasta exclusivos hoteles. Independiente de donde decidas alojar, siempre tendrás una panorámica increíble del lago. Aunque ya lo sabes, te recuerdo hacer tus reservas con anticipación.

Debido a su ubicación geográfica, el clima en Rapel es agradable durante todo el año. Por supuesto que durante los meses de invierno las temperaturas tienden a disminuir, pero en ningún caso son un obstáculo para disfrutar de tu estadía.

Clima Lago Rapel

Clima Lago Rapel
Clima Lago Rapel

Rapel posee un clima templado mediterráneo, marcado por la humedad y la nubosidad costera. Durante el verano, la temperatura máxima es de 26°C. En invierno, 17°C. Las precipitaciones son bajas y se concentran entre los meses de mayo y julio.

¿Dónde está el Lago Rapel?

¿Dónde está el Lago Rapel?
¿Dónde está el Lago Rapel?

Está situado en la región de O’Higgins, casi en el límite con la Metropolitana, 144 kilómetros al suroeste de Santiago. Administrativamente, forma parte de las comunas de Las Cabras, Pichidegua, Litueche y La Estrella.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 78 (Autopista del Sol) con dirección a San Antonio hasta llegar a la Variante del Lago Rapel, ubicada antes de la ciudad de Melipilla. Debes seguir por esa carretera hasta llegar a la calle Camino a Rapel, la cual conecta con la Ruta G-60.

Destinos imperdibles: Santa Cruz

En el corazón de la Zona Central, escondido entre exuberantes valles, existe un lugar que atesora las tradiciones más profundas de nuestro campo y que hechiza por su tranquilidad, la belleza de sus paisajes y sus extraordinarios vinos, famosos en todo el mundo. Un pueblo anclado en el pasado, que funciona a su propio ritmo y que cuenta una infraestructura hotelera de lujo. Te invito a descubrir Santa Cruz, uno de los destinos imperdibles de la región de O’Higgins.

Sobre Santa Cruz

Sobre Santa Cruz
Sobre Santa Cruz

Es una comuna de la región de O’Higgins, enclavada en el Valle de Colchagua. La separan 179 kilómetros de Santiago y 95 de Rancagua. Es conocida por su arquitectura colonial y los viñedos que la rodean. Con poco más de 30 mil habitantes, sus principales actividades productivas son la agricultura y el turismo.

¿Cómo es Santa Cruz?

¿Cómo es Santa Cruz?
¿Cómo es Santa Cruz?

¿Viste “Un paseo por las nubes”, esa peli de mediados de los 90, protagonizada por el incombustible Keanu Reeves y la talentosa Aitana Sánchez-Gijón? Es la historia de un soldado norteamericano que, después de sufrir los tormentos de la Segunda Guerra Mundial, se va a un perdido pueblito en México siguiendo los pasos de su amada, cuya familia posee enormes campos de viñedos. ¿La recuerdas? Pues bien, así es Santa Cruz, un lugar donde la pureza del aire y sus paisajes pintados de verde te transportan al pasado.

Santa Cruz es un destino con un sello propio, que ha sabido posicionarse como un importante polo turístico preservando su espíritu rural. Recorrer el pueblo es empaparse de esa magia. La arquitectura, que data de la época de la Colonia, se mantiene en perfecto estado, lo que también se replica en sus localidades del interior.

Pero el verdadero tesoro de la comuna se encuentra fuera de su radio urbano. Decenas de viñas engalanan sus valles, invitando a los turistas a recorrer sus instalaciones y a probar sus mejores cepas.

Atractivos de Santa Cruz

Atractivos de Santa Cruz
Atractivos de Santa Cruz

Uno de los imperdibles de Santa Cruz es su museo, considerado uno de los más completos de Sudamérica. Ubicado en el corazón del pueblo, este recinto cuenta con una colección de más de 7.000 objetos relacionados con las áreas de la paleontología, arqueología e historia de Chile. A pocos metros de ese lugar funciona el Casino de Colchagua, un centro de juegos que cuenta con servicio de hotelería y restoranes de primer nivel.

Si quieres vivir una experiencia que combine historia y maridaje, tienes que subirte al Tren del Vino. Inaugurado en 2004, se trata de un programa turístico, donde los visitantes recorren diferentes viñedos sobre un tren restaurado, cuya locomotora funciona a vapor. En el trayecto, los pasajeros pueden degustar diferentes tipos de cepas, todo esto acompañado de música en vivo y gastronomía de primer nivel.

Si quieres conocer la artesanía más pura de la zona, te recomiendo visitar la localidad de Lolol, que está a poco más de 30 kilómetros de Santa Cruz. Allí puedes conocer el trabajo de los artesanos textiles y en cuero, quienes producen hermosas piezas siguiendo técnicas centenarias.

Tu visita a Santa Cruz no puede terminar si no subes al teleférico que llega a la cima del cerro Chamán. Además de tener panorámicas únicas del Valle, puedes contemplar las constelaciones en su moderno observatorio.

¿Dónde está Santa Cruz?

¿Dónde está Santa Cruz?
¿Dónde está Santa Cruz?

Santa Cruz se encuentra al interior de la provincia de Cachapoal, en la zona central de la Región de O’Higgins. La separan 179 kilómetros de Santiago y 95 de Rancagua.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

Gracias a su cercanía con Santiago, Santa Cruz es un destino ideal para disfrutar un fin de semana. La ciudad cuenta con una gran oferta de alojamiento, que incluye hoteles, hostales y  servicio de Airbnb. De todas maneras, mi sugerencia es que hagas tus reservas con tiempo.

Para recorrer los viñedos puedes contratar los servicios de una agencia especializada. Algunas ofrecen packs que incluyen alojamiento, comidas y traslados. También puedes moverte por tu cuenta y elegir las opciones que más se acomoden.

Si decides extender tu estadía, te recomiendo visitar los pueblos del interior, como Peralillo, Marchigue y Lolol. No olvides que Pichilemu se encuentra a aproximadamente una hora de Santa Cruz y es una excelente alternativa para disfrutar del atardecer.

Clima de Santa Cruz

Santa Cruz posee un clima templado. Durante el verano, las temperaturas pueden superar con facilidad los 30°C. Durante el invierno hay precipitaciones ocasionales. Anualmente, llueve alrededor 765 mm. La temperatura promedio anual es de 15.2°C.

¿Cómo llegar a Santa Cruz?

¿Cómo llegar a Santa Cruz?
¿Cómo llegar a Santa Cruz?

Desde Santiago, debes tomar la Autopista Central y avanzar en dirección sur hasta llegar a la Ruta 5. Al llegar a la ciudad de San Fernando, en el kilómetro 140, incorpórate a la Ruta 90 y avanza 33 kilómetros hasta llegar a Santa Cruz. El tiempo de traslado es de aproximadamente dos horas y 10 minutos.

Destino imperdibles: Matanzas

¿Sabías que, a menos de dos horas de Santiago, existe una localidad costera donde funcionó uno de los primeros puertos de Chile? Un lugar cargado de misticismo y tradiciones, que en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos predilectos para los amantes de los deportes náuticos. Hermosas playas, olas ideales para surfear y una calma se respira en todo momento. Te invito a conocer Matanzas, el secreto mejor guardado de la región de O’Higgins.

Sobre Matanzas

Sobre Matanzas
Sobre Matanzas

“Mapulame”, que en mapudungún quiere decir “lugar de muchos lobos”, fue el nombre con el que se conocía esta localidad costera antes de la llegada de los conquistadores españoles. Rebautiza a comienzos del Siglo XVI como “Mtanzas”, durante la Colonia fue un importante centro portuario, desde donde zarpaban al extranjero, junto a otros productos, grandes cargamentos de carne de animales que eran faenados las zonas aledañas. El puerto de Matanzas funcionó hasta 1906, año en que un feroz terremoto azotó la zona y echó abajo sus cimientos.

Matanzas forma parte de la comuna de Navidad, en el sector norte de la región de O’Higgins, y su población que apenas supera los 600 habitantes. Aunque sus principales actividades económicas se concentran en la agricultura y ganadería, desde hace algunos años el turismo ha ido ganando mucho terreno, lo que ha activado la industria gastronómica y hotelera.

Cómo es Matanza

Cómo es Matanza
Cómo es Matanza

Aunque sus playas son su principal atractivo, lo cierto es que Matanzas es mucho más que eso. El pueblo, pequeño y pintoresco, que no tiene más de seis cuadras de extensión, está rodeado de enormes acantilados que entregan una magnífica panorámica del lugar.

Matanzas goza de un clima y un paisaje perfectos para desconectarse de la ciudad, para descansar y practicar, además de surf y windsurf, algunas actividades outdoor, como ciclismo y caminatas por la playa y las dunas que se encuentran en el costado sur del pueblo.

Como les comenté un poco más arriba, la industria del turismo ha crecido mucho en los últimos años y actualmente Matanzas cuenta con una amplia infraestructura hotelera y gastronómica. La oferta de restaurantes y comedores para disfrutar de los recursos del mar es amplia, variada y para todos los bolsillos. Imperdible es darse una vuelta por la caleta de pescadores, donde podrás disfrutar del océano en su máximo esplendor mientras degustas un ceviche fresquísimo.

Atractivos de Matanza

Atractivos de Matanza
Atractivos de Matanza

Durante muchos años fue el secreto mejor guardado de la costa de O’Higgins. A excepción de un pequeño grupo de surfistas, que de tanto en tanto se dejaba caer para desafiar sus excelentes olas, muy poca gente sabía de la existencia de Matanzas. Con la masificación del surf, el nombre de este balneario fue corriendo de boca en boca hasta convertirse en lo que es hoy: el destino ideal para quienes practican deportes de mar.

Matanzas es ante todo surf. Cuenta con olas ideales para profesionales, pero también para quienes están dando sus primeros pasos en este deporte. Frente a la caleta de pescadores funciona “Matanzas Extremo”, una academia que cuenta con profesores certificados, de quienes aprenderás las técnicas esenciales para comenzar a sortear las olas.

Para quienes gozan de actividades un poco más tranquilas, en Matanzas cuenta con muchos lugares para relajarse y dejarse hipnotizar por su belleza. Sus extensas playas son ideales para caminar y echar a volar la imaginación. Si buscas un poco más de aventura, puedes internarte en los cerros que encajonan la bahía y contemplar sus paisajes, que durante los meses de primavera exhiben una gran cantidad de colores y tonos. Un buen panorama es visitar la caleta y contratar los servicios de un pescador artesanal, con quien puedes recorrer la costa del balneario y acercarte a los islotes que sirven de refugio para una gran cantidad de aves.

¡Un dato importante! No olvides visitar y fotografiarte junto a la famosa “Piedra de la Sirena”, una formación rocosa de gran tamaño que atesora una romántica leyenda, que cuenta la historia de un pescador que se enamoró perdidamente de una mujer con cuerpo pez y que, en su afán de conquistarla, cayó al mar, desapareciendo para siempre.

Clima de Matanzas

Clima de Matanzas
Clima de Matanzas

Matanzas posee un clima mediterráneo, con veranos cálidos y secos, e inviernos fríos. Independiente de la estación, las noches son bastante heladas, por lo que te recomiendo llevar ropa abrigada. La temperatura media anual es de 19ºC, con precipitaciones que alcanzan los 150 mm. El período de lluvias comienza en abril y finaliza a mediados de octubre.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

La mejor época para viajar a Matanzas es de enero y a abril, y de septiembre a diciembre. Durante esos meses el clima es agradable y sin precipitaciones.

Matanzas es una muy ventosa, por lo que no es el mejor lugar para tomar sol. En ciertos sectores el mar es bastante tranquilo y es segura para el baño

¿Dónde está Matanzas?

¿Dónde está Matanzas?
¿Dónde está Matanzas?

Matanzas se encuentra en la Región de O’Higgins, específicamente en la Provincia Cardenal Caro. Está 160 kilómetros al suroeste de Santiago, que en tiempo se traduce a aproximadamente dos horas.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Lo más recomendable es viajar por la ruta 78, en dirección a San Antonio y buscar el cruce en dirección a Santo Domingo, luego debes pasar Santo Domingo y veras un cartel que dice Rapel y doblas a la derecha por la ruta G-80-1 y sigues derecho hasta llegar a al pueblo de Rapel. Después sigue la ruta que te lleva a Navidad y desde ahí el camino está señalizado para llegar a Matanzas.

 

 

Melania Cornejo de Pichidegua: trenzadora en hoja de choclo

En Pichidegua, una comuna rural afincada en el corazón de la región de O’Higgins, vive una mujer portadora de un conocimiento con más de 70 años de historia. Melania Cornejo es el nombre de esta destacada artesana quien, con sus hábiles manos, hace de las hojas de choclo finas piezas ornamentales, únicas en Chile.

La creadora de esta técnica, cuenta Melania, fue Dorila Román, una afuerina que a mediados de los 50 se radicó en esa comuna para empezar una nueva vida. Al no existir cultivos de trigo en la zona, materia prima con la que esta trenzadora confeccionaba cestos y sombreros, no tuvo más alternativa que experimentar con diferentes tipos de fibra, hasta que en las hojas del choclo encontró el elemento ideal proseguir con este oficio, que heredó de su madrastra.

Por lo general, las artesanas y artesanos adquieren su conocimiento a temprana edad por influencia directa de algún familiar directo. No fue el caso de Melania, que recién después de los 30 comenzó a coquetear con esta técnica. Y la responsable de este despertar fue precisamente doña Dorila, a quien conoció en el jardín infantil al que asistía su hijo, donde la maestra hacía algunos talleres.

Desde entonces han transcurrido dos décadas, tiempo en el que Melania no sólo hizo del trenzado su principal actividad, sino también adquirió el compromiso de proteger y promover el legado de su maestra a las nuevas generaciones.

Convertir las hojas de choclo en finas piezas de artesanía no es sencillo. Es fruto de un largo proceso que comienza con la recolección de la materia prima en los mismos campos de cultivo, pocos días después del término de la temporada de cosecha. Las hojas, explica Melania, son arracadas directamente de las matas y es fundamental que estén secas. Antes de humedecerlas con agua tibia, para que así recuperen su flexibilidad, éstas deben limpiarse cuidadosamente y con destreza, para retirar la capa de polvo sin romperlas.

La pasión de Melania por este oficio la ha llevado a incursionar con nuevas formas y diseños. Además de la tradicional cestería, sus hábiles manos dan vida muñecos, ángeles, aros, trabas para el cabello y flores, entre otras piezas, que habitualmente circulan en ferias y exposiciones a lo largo de Chile.

El trabajo de Melania merece ser reconocido por su belleza y creatividad, pero también por haber asumido el difícil reto de preservar un oficio que, de mantener su vigencia, en algunos años se convertirá en una tradición de más de un siglo.

Dirección: Calle Damasco S/N, Pichidegua, Región de O’Higgins.

Contacto: +56 985817770