Termas del Flaco

La creencia popular afirma que este recinto termal debe su curioso nombre una antigua leyenda de la zona. Hace muchos años, un grupo de mineros que circulaba por la zona se vio en la obligación de dejar a un caballo maltrecho y famélico a medio camino, justo a un costado de uno de los pozones. Al regresar, su sorpresa fue mayúscula puesto que el animal no sólo estaba vivo, sino que también se repuesto e incluso había ganado varios kilos.

Las populares Termas del Flaco están enclavadas en la zona cordillerana de la región de O’Higgins, 77 kilómetros al este de San Fernando. A poco más de 1700 metros de altitud, este recinto cuenta con piscinas naturales y tinas, cuyas temperaturas que oscilan entre los 37 y 96°C, además de baños de barro. En el lugar hay un hotel que ofrece servicios de excursiones y cabalgatas en sus alrededores. Los más intrépidos incluso pueden hacer trekking hasta la base de un glaciar.

Ubicación: están en sector La Rufina, a 78 kilómetros de San Fernando, región de O’Higgins. El camino es apto para todo tipo de vehículos.

Información de visita: todo el año

Contacto: (72) 2711832 (Oficina San Fernando) – (2)2 6382257 (Oficina Santiago)

Sitio Web: https://termasdelflaco.cl/menu/aguas-termales/

Los Canteros de Pelequén

En Pelequén, una localidad rural de la comuna de Malloa, ubicada a poco más de 120 kilómetros de Santiago, existe un grupo de artesanos que, en una combinación perfecta entre fuerza y talento, mantiene viva una tradición que data desde mediados del Siglo XIX.

Los canteros de Pelequén son conocidos en todo Chile por sus fuentes, esculturas y piletas labradas en riolita, un material de extraordinaria belleza, cuyo color rosado es inconfundible, y que sólo se encuentra un pequeño cerro enclavado a un costado de la Ruta 5 Sur.

No es fácil obtener la materia prima con la que se elaboran sus tradicionales productos. Para conseguir la piedra rosada es necesario utilizar explosivos fabricados de forma artesanal. Si la detonación no consigue desprender la roca de la cantera, como usualmente suele ocurrir, los canteros deben montarse encima de ésta y echarla abajo a punta de picotas y combos.

Además de las célebres fuentes y piletas, los canteros de Pelequén elaboran adoquines, palmetas, jardineras, pocillos, ceniceros, bases para pilares, faroles y bandejas, entre muchos otros objetos.

CONTACTO: Agustín Cornejo: +56993890032

UBICACIÓN: Pelequén, comuna de Malloa, región de O’Higgins.

Trenzadoras de trigo de Carrizalillo

En Carrizalillo, comuna de Paredones, un villorrio donde los espinos y trigales crecen a sus anchas, hay una familia reconocida en toda la región de O’Higgins gracias a su incansable esfuerzo por mantener vigente una tradición con más de cuatro siglos de existencia.

Son las trenzadoras de trigo, encargadas de elaborar la materia prima con la que se fabrica uno de los accesorios más característicos de nuestra identidad: la chupalla campesina.

Silenciosas e incansables, las integrantes de la familia Canales han dedicado toda su vida a tejer trenzas finísimas, un oficio desconocido y que, a pesar de su importancia, no ha sido lo suficientemente reconocido.

¿Sabías que, para elaborar una sola chupalla, se necesita una trenza de más de 120 metros de largo?

Eso es lo que Marta Canales, la tejedora insigne de Carrizalillo, sigue haciendo a sus 89 años. Aprendió esta minuciosa técnica siendo niña y no recuerda un día en su vida en que no haya trenzado.

Apasionada por un trabajo que exige destreza y mucha concentración, hoy está dedicada a trasmitir sus conocimientos a las generaciones más nuevas, esperanzada en que sean otras manos las que sigan tejiendo la historia de esta pequeña localidad rural.

“Mi vida es trenzar” reza el lema de este grupo de mujeres, una frase inspiradora, que las ha impulsado a innovar y diseñar nuevos productos que, manteniendo el espíritu de la técnica original, buscan cautivar a un público diverso, no sólo afincado en el mundo rural.

De sus prodigiosas manos nacen coloridos accesorios con forma de aros, pulseras, collares y llaveros, entre muchos otros productos.

Si bien el tiempo que toma hacer cada pieza u objeto no es menor, la pasión que une a este grupo de artesanas hace que cada minuto valga la pena.

Ubicación: comuna de Paredones, región de O’Higgins

Contacto: +56 9 96202491

Manuel Molina, fabricante de cuchillos artesanales

Propia del Valle de Colchagua, la “Parronina” es una cortapluma artesanal reconocida por su diseño y calidad de su hoja. Versátil como la mejor navaja suiza, este cuchillo es usado para todo tipo de faenas campesinas. Su poderosa empuñadora, tallada en cacho de vaca, es una verdadera pieza de colección y motivo de orgullo para los habitantes de Marchigue, comuna donde se elabora.

Quienes la utilizan, suelen llevarla en una cartuchera de cuero adosada al cinturón, y a vista de todo el mundo. Es que la “parronina” es mucho más que una herramienta. Es, por sobre todas las cosas, identidad pura.

Manuel Molina es uno de los últimos fabricantes de este emblemático objeto de la región de O’Higgins. Su mentor fue Gonzalo Castro, su suegro, quien lo portador de esta centenaria tradición familiar hace 15 años. Desde entonces, este artesano dedica su tiempo y energía en preservar este verdadero patrimonio local.

Ubicación: comuna de Marchigue, región de O’Higgins
Contacto: +56 9 8510 1771

Arrieros de Codegua

A menos de una hora de Santiago, en la comuna de Codegua, existe un grupo de vecinos que mantiene viva una de las expresiones culturales más tradicionales del Chile: el arreo de montaña.

Desde hace algunos años, la Asociación de Ganaderos de San Sebastián desarrolló “La Ruta del Arriero”, un emprendimiento de turismo vivencial, que permite a los turistas formar parte de las cuadrillas que trasladan su ganado hasta las zonas altas de la Cordillera de Los Andes, una actividad conocida popularmente como las veranadas.

La “Ruta del Arriero” comienza en la Plaza de Armas de la ciudad y concluye en el sector de Casa de Piedra, un pequeño valle enclavado entre escarpadas montañas, donde se monta el campamento base. Esta experiencia se realiza dos veces al año -una en octubre y otra en marzo- y tiene una duración aproximada de cuatro días.

Ubicación: comuna de Codegua
Contacto: +56 963079736

Museo de Colchagua

En el corazón de la comuna de Santa Cruz, en la región de O’Higgins, el Museo de Colchagua es uno de los atractivos más visitados de la zona central. Con una colección de más de siete mil piezas relacionadas con la paleontología, arqueología y la historia de Chile.

Entre sus objetos más preciados, se encuentra un pabellón con fósiles de insectos anteriores a la época jurásica, reliquias de Charles Darwin y una colección de armas que se extiende desde el Medioevo hasta la Segunda Guerra Mundial.

Horario de atención: Todos los días, de 09:30 a 19:00 hrs.

Valores: Adultos, $7.000. Menores de 18 años, $3.000. Adultos mayores, $4.000

Ubicación: Avenida Presidente Errázuriz, 145.

Viña Santa Cruz

En el corazón del Valle de Colchagua, esta viña es mucho más que parras y degustaciones. Un teleférico que cruza gran parte de los campos y un tour astronómico, son sólo dos de las actividades que puedes hacer en tu visita a este emblemático lugar.

  • Dirección: Ex Hacienda Lolol, km 25 desde Santa Cruz hacia Lolol.
  • Información de visitas: Todo el año.
  • Teléfono: 56-72-2354920
  • Email: turismo@vinasantacruz.cl
  • Sitio Web: http://www.vinasantacruz.cl/

Caleta Matanzas

Que sean los pescadores artesanales quienes estén a cargo de todo lo que pasa, ha hecho de esta caleta un lugar con un sello especial, que no es otra cosa que la identidad costera más pura.

Un balneario con buenas condiciones, gastronomía con sello de la zona y un centro turístico bien equipado, posicionan a Matanzas como un lugar que hay marcar en la agenda.

Además de los paseos en lancha, donde el turista puede contemplar la variada fauna acuática, los locales y puestos de comida exhiben lo mejor de una gastronomía 100% costera. El ceviche es carta segura de goce.

  • Dirección: A 203 kilómetros de Rancagua.
  • Teléfono: +56 9 9021 85 18

Destinos imperdibles: Codegua

¿Sabías que, a menos de 80 kilómetros de Santiago, existe un pueblo donde sus habitantes, siguiendo una tradición traspasada de generación en generación, todos los años se internan en la Cordillera de Los Andes en busca de los mejores pastos para alimentar su ganado? Te invito a conocer Codegua, territorio de arrieros.

Sobre Codegua

Codegua es una comuna de la Provincia de Cachapoal, en la región de O’Higgins. Enclavada entre gigantes campos de cultivos, quienes han reconstruido su historia afirman que, hasta la llegada de los conquistadores españoles, fue habitada por diferentes comunidades de origen mapuche. De ahí que su nombre en mapudungún se traduzca como “lugar de aguas de ratas”.

Cómo es Codegua

Cuando me comentaron que, a menos de 20 kilómetros de Rancagua, la capital de la región de O’Higgins, y poco más de una hora de Santiago, había un pueblo donde sus ganaderos organizaban veradas hacia las zonas más altas de la Cordillera de Los Andes, la verdad es que me costó creerlo.

Iglesia de Codegua

Por lo general, las grandes ciudades, sobre todo las de la zona central, viven una expansión permanente y la conurbación es un fenómeno que se repite con frecuencia. Si bien Codegua no escapa de esta realidad, la figura del arriero permanece en pie y se resiste a desaparecer.

Codegua es un pueblo pequeño, con algo más de 12 mil habitantes. La agroindustria, principal actividad económica de este lugar, ha convertido sus campos en una sola superficie verde y uniforme, similar a una mesa de billar.

Autódromo de Codegua

Quien no conoce el lugar, difícilmente distinguirá esta comuna de otra. Pero esa identidad, extraviada en sus valles, reaparece a medida que te internas en la Cordillera junto a decenas de campesinos, que en octubre inician la temporada de engorda llevando su ganado a las zonas altas de los Andes. Allí, a más de tres mil metros, con un frío que reseca hasta la piel más humectada, los ganaderos pasan días enteros en busca de pequeños valles, que serán el hogar de sus animales durante todo el verano. Meses más tarde, al terminar la temporada, el grupo repetirá la travesía, esta vez, para llevar el vacuno hasta los campos de invierno.

Atractivos de Codegua

Vivir la experiencia de subir la alta cordillera junto a los arrieros de Codegua es algo que está al alcance de todo aquel que ame los paisajes desérticos y que esté dispuesto a cabalgar más de ocho diarias, durante los cuatro días que dura el arreo. En esta actividad participan familias completas. Hay niños, niñas, adolescentes y adultos, incluso ancianos.

Cabalgatas en Codegua

La ruta comienza en el centro del pueblo, donde los arrieros reúnen el ganado y organizan las provisiones para los cuatro días que durará la travesía. La cabalgata tiene su primera parada en el sector de La Leonera, en las faldas de la montaña. Allí, los campesinos se hidratan y preparan el ascenso, que se extenderá por casi 10 horas.

A medida que enfrentas la cordillera, el paisaje cambia de color y forma. El pasto se convierte en tierra y la tierra en roca. El sol, aplastante e implacable, te descoloca y el polvo se adhiere a tu cara. Cuando estás por tirar la toalla, de pronto emerge un valle en medio de cumbres escarpadas. Has llegado a la Buitrera, el que será tu hogar por los siguiente cuatro días.

Clima de Codegua

Codegua posee un clima mediterráneo, con estaciones bastante marcadas. Durante los meses de verano, la temperatura máxima promedio es de 32°C. En la época invernal, el termómetro se detiene en 15°C.

Recomendaciones

Si quieres vivir la aventura de internarte en la Cordillera, debes planificar tu viaje para octubre, mes en el que desarrolla la veranada, o marzo, cuando el ganado es llevado de regreso a las zonas bajas de la comuna. Participar de la actividad es simple. Debes ponerte en contacto con el Club Ganadero San Sebastián, que es la organización a cargo de la planificación del evento.

Carretera para llegar a Codegua

Fundamental es que, al momento de organizar el viaje, contemples una carpa, saco de dormir y ropa abrigada para hacer frente a las bajas temperaturas que dominan las noches cordilleranas. No olvides tener a mano bloqueador solar, lentes de sol, sombrero y cortaviento.

Dónde está Codegua

Codegua es una comuna de Chile, ubicada en la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins, específicamente en la Provincia de Cachapoal. Se ubica 19 km al norte de la ciudad de Rancagua y a 74 al sur de Santiago, que en tiempo de viaje se traduce en poco más de 50 minutos.

¿Cómo llegar?

Desde Santiago, debes tomar la Ruta 78. En el kilómetro 52, toma la salida Variante Lago Rapel y luego por la Ruta G60. Incorpórate Ruta 66. Al llegar al Embalse Rapel, toma la ruta I-124 hasta llegar a Litueche. Toma la Ruta H-76 en dirección a Marchigue.

Destinos imperdibles: Pichilemu

¿Sabías que, en la franja costera de la región de O’Higgins, existe un lugar que, desde fines del siglo XIX y hasta comienzos del XX, fue uno de los balnearios más exclusivos de la aristocracia y que hoy, gracias al turismo, se ha convertido en uno de los destinos predilectos de los jóvenes de nuestro país? Te invito a conocer Pichilemu, la capital del surf, y Bucalemu, donde el campo y el mar se abrazan.

Sobre la Costa de O’Higgins

Escondida tras los bosques de pino que cubren gran parte de la franja cordillerana, la costa de O’Higgins es una zona que seduce por sus playas y paisajes. Destino frecuente para los habitantes de esta región, sus olas son reconocidas internacionalmente por quienes practican surf. Pichilemu y Bucalemu, separados por apenas 37 kilómetros, son sus principales balnearios.

Información de Pichilemu

Cómo es la costa de O’Higgins

Mucho antes de convertirse en la capital del surf, Pichilemu, que en mapudungún significa “bosque pequeño”, fue uno de los balnearios más exclusivos de la zona central.

Pocos saben, por ejemplo, que allí funcionó el primer casino de Chile y que, desde fines de siglo XIX y hasta mediados del XX, fue el destino predilecto de la aristocracia nacional. Y aunque con el paso de los años fue perdiendo protagonismo en comparación a otras ciudades, su legado arquitectónico se mantiene vigente hasta la actualidad.

Recomendaciones para visitar Pichilemu

Olvidada por décadas, esta ciudad volvió a renacer en los 60 con la llegada de los primeros surfistas. Su fama fue creciendo paulatinamente hasta convertirla en lo que es hoy: un destino pensado para los jóvenes.

Un poco más al sur, a 37 kilómetros, se encuentra Bucalemu, que en mapudungún significa “bosque grande”. Con menos ajetreo que Pichilemu, esta localidad forma parte de la comuna de Paredones y cuenta con poco más de mil habitantes. Pintoresco y silencioso, este lugar es la combinación perfecta entre campo y mar. Allí, los cultivos se extienden desde los faldones de los cerros hasta las playas, componiendo un paisaje lleno de contrastes, que sorprende y que invita a la tranquilidad.

Atractivos de la costa de O’Higgins

Las olas de Pichilemu son, por lejos, las mejores de Chile para practicar surf. Deportistas de diferentes rincones del mundo visitan su costa durante todo el año para desafiar sus agitadas aguas. Punta de Lobos, una playa ubicada a pocos kilómetros del pueblo, es una especie de Maracaná para quienes practican esta disciplina, que todos los veranos alberga importantes torneos. La trascendencia de este lugar es tal, que en 2013 fue declarado reserva mundial de surf.

Atractivos de Pichilemu

La sal es uno de los productos tradicionales más reconocidos de Pichilemu. En Cáhuil, una localidad rural enclavada en la desembocadura del río Nilahue, aún se utiliza una milenaria técnica para su cosecha. Las salineras son pequeñas piscinas rectangulares construidas en barro, que durante los meses de invierno almacenan el agua dulce de las lluvias. Con el cambio de temporada, los cuarteles son llenados de agua salada y, luego de evaporarse por efectos del sol, son procesadas artesanalmente por quienes cultivan este sistema.

¿Cómo es Pichilemu?

La Laguna de Bucalemu, ubicada a cuatro kilómetros del pueblo, es un espectáculo para quienes disfrutan de la naturaleza. Hábitat de numerosas especies de aves, entre la que destaca el elegante cisne de cuello negro, este lugar es ideal para recorrerlo en kayak y stand up paddle.

Clima de la costa de O’Higgins

El litoral de la región de O’Higgins presenta un clima templado nuboso, con alto índice de humedad. La temperatura promedio es de 16°C y anualmente se registran 600 mm de precipitaciones. Los fuertes vientos, principalmente en sus playas, son otro sello que caracteriza esta zona.

Recomendaciones

Como toda la costa de la zona central, los cambios de temperatura son frecuentes, por lo que recomiendo llevar ropa abrigada y ligera. Además de sus olas, las playas de Pichilemu se caracterizan por repentinas ráfagas de viento, que pueden dejarte de una pieza si es que no estás preparado. Un cortaviento es la prenda adecuada para esos momentos. También ten a mano bloqueador solar y lentes con filtro UV. Un consejo práctico: si vas a surfear y no tienes experiencia, te recomiendo tomar clases.3

Dónde está la costa de O’Higgins

Los balnearios de Pichilemu y Bucalemu forman parte de la Provincia de Cardenal Caro. Éste último, pertenece a la comuna de Paredones. Desde Rancagua, la capital de la región de O’Higgins, son 184 kilómetros. Desde Santiago, debes tomar la Autopista Central en dirección sur y luego seguir por la Ruta 5. Son 74 km de distancia.