Destinos imperdibles: Pisagua

¿Sabías que en el límite entre las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá existe una pequeña caleta que atesora cientos de historias y uno de los ecosistemas marinos más diversos de todo Chile? Te invito a descubrir Pisagua, uno de los tesoros mejor guardados del norte grande.

Sobre Pisagua

Pisagua es una pequeña localidad costera de la comuna de Huara, en la Provincia de Tarapacá. Está ubicada a 190 kilómetros al norte de Iquique, la capital regional. Territorio de numerosos acontecimientos de la historia de Chile, es considerada por biólogos y oceanógrafos uno de los lugares con mayor biodiversidad marina del país. Considerado uno de los puertos importantes del norte grande durante la época dorada del salitre, en la actualidad sus poco más de 250 habitantes añoran con recuperar su parte de su gloria a través del turismo y la investigación científica.

¿Cómo es Pisagua?

La historia reciente ha sido injusta con Pisagua, la pequeña localidad costera más al norte de la región de Tarapacá. En la memoria colectiva, su nombre está asociado a un pasado que nos habla de dolor y violencia. Durante dos períodos del siglo XX, este pequeño pueblo fue utilizado como campo de prisioneros durante el gobierno de Gabriel González Videla, en la década del cuarenta, y luego como centro de detención y tortura durante el régimen militar de Augusto Pinochet. En la memoria colectiva, Pisagua quedó marcado para siempre por el estigma de la represión.

Pero la historia de este poblado es mucho más potente que ese recuerdo aciago. Basta recorrer solo algunos metros por sus empinadas calles para sentir que este lugar tiene un potencial turístico que sólo requiere de un poco de esfuerzo y compromiso para convertirlo en un destino importante de la región de Tarapacá.

Pisagua es un verdadero museo al aire libre. Sus calles atesoran numerosos edificios patrimoniales que datan de la época dorada del salitre. En la avenida principal se encuentra el Teatro Municipal, una verdadera joya arquitectónica. De estilo neoclásico, fue construido en 1892, cuando este pueblo era uno de los puertos más importantes de Chile. Fue declarado Monumento Histórico en 1977 y comparte esa categoría junto con la Escuela Municipal, el Hospital y la Cárcel Pública. Todo, en poco más de 10 cuadras. Increíble.

Pero la grandeza de Pisagua no sólo la puedes encontrar en tierra firme. Sumergirse en sus prístinas aguas es una experiencia realmente alucinante. La biodiversidad marina de este lugar es una de las más exuberantes de toda la costa de Chile, con una gran biomasa de peces, enormes corales e incluso la presencia de mantarrayas y tiburones. Su riqueza natural ha despertado el interés de científicos y biólogos marinos, quienes cada vez llegan en mayor número a estudiar su mundo submarino.

En la actualidad, sus habitantes intentan cambiar la imagen que el país tiene de esta localidad. Pero no es sencillo: la cesantía, pobreza, la drogadicción y el alcoholismo, hacen de Pisagua un lugar triste y deprimente. Sin embargo, a pesar de los obstáculos, lentamente diferentes emprendedores han desarrollado un plan turístico que, aunque en pañales, posee mucho potencial.

El buceo en sus costas el principal atractivo que permite, literalmente, sumergirse en su historia y recorrer una zona de naufragios que dan cuenta de la historia salitrera. También sus pescadores artesanales se han volcado al turismo para complementar su actividad principal. Uno de sus atractivos es la caza de peces con arpones, faena que se desarrolla sin oxígeno, apelando exclusivamente a su capacidad pulmonar. Todo, por supuesto, en un entorno privilegiado, con aguas prístinas, turquesas y con un fondo marino único.

Atractivos de Pisagua

Como ya les comenté, Pisagua es un verdadero museo al aire libre. Recorrer el centro histórico del pueblo es conocer la importancia que tuvo la industria del salitre en Chile desde fines de la Siglo XIX hasta la década del treinta. Este lugar, me explicaron sus habitantes, en su época más dorada albergó a casi 10 mil habitantes. Me cuesta imaginar que, en unos de los lugares más aislados de la región de Tarapacá, vivió tanta gente.

Nuestro país es reconocido internacionalmente por su enorme franja de mar y la riqueza de sus recursos. En ese sentido, Pisagua es un lugar privilegiado y quienes lo visite tienen la oportunidad de comprobarlo con sus propios ojos. Una alternativa al alcance de cualquier bolsillo es contratar los servicios de algún pescador artesanal, quien gustoso te llevará a recorrer su borde costero, donde podrás observar colonias de lobos, pingüinos y chungungos. Además, te contará, mucho mejor que yo, la historia de este pueblo, que fue testigo y protagonista de uno de los momentos más importantes de la Guerra del Pacífico.

Ahora, si eres un turista más aventurero, en el pueblo podrás encontrar el centro de buceo Pisagua Sumergido, un interesante emprendimiento local que combina turismo e investigación científica. Junto a ellos, podrás observar con tus propios ojos la riqueza natural que se esconde bajo sus prístinas aguas. Otro panorama imperdible es bucear entre estos vestigios.

Clima de Pisagua

La zona de Pisagua presenta un clima desértico con nublados abundantes, con una espesa bruma que aparece durante la noche y se dispersa durante las primeras horas del día. Su temperatura promedio es de 20°C. Durante la noche, la variación es leve, promediando los 16°C. Sus precipitaciones son casi inexistentes.

Recomendaciones

Como les comenté un poco más arriba, la autopista que conecta la Ruta 5 Norte con el pueblo tiene una pendiente bastante pronunciada en algunos sectores. Les aconsejo tomarse el tiempo necesario para llegar. También recuerda llevar protección solar y sombrero o gorro. Si bien durante la mañana la bruna reina en el lugar, en la tarde suele aparecer el sol. Si vas a sumergirte en sus aguas y no tienes experiencia, sigue expresamente los consejos del instructor tanto en la inducción como en el buceo. Te aconsejo también no practicar buceo si ese mismo día viajaste en avión.

¿Dónde está Pisagua?

Pisagua se encuentra 163 kilómetros al norte de Iquique, la capital de la Región de Tarapacá. Son aproximadamente dos horas de viaje, primero por la Ruta 5, donde podrás contemplar los bosques de tamarugos que aparecen como machones a un costado de la carretera y algunos vestigios de lo que fueron las oficinas salitreras; y luego por una serpenteante y empinada ruta, que desde 2017 está completamente pavimentada, que baja por los escarpados cerros de la Cordillera de la Costa. Te recomiendo conducir con precaución el último tramo, porque las curvas y la pendiente del camino no son sencillas de maniobrar.

¿Cómo llegar a Pisagua?

Si te trasladas en vehículo particular, desde Iquique debes tomar la ruta 16 en dirección Sur. Al llegar a Alto Hospicio, toma la Autopista Humberstone – Iquique. Al llegar a la Ruta 5, debes doblar en dirección norte. En el sector de Zapiga, debes tomar la Ruta A-40. Luego de 40 kilómetros de recorrido llegarás hasta Pisagua.

Si viajas en transporte público, en el Terminal Rodoviario de Iquique la empresa Pullman Santa Rosa realiza dos viajes diarios a Pisagua.

Destinos imperdibles: Gigante de Tarapacá

¿Sabías que, en plena Pampa del Tamarugal, se encuentra el geoglifo más grande de mundo? Te invito a conocer el Gigante de Tarapacá, uno de los atractivos más importantes de nuestro país.

Sobre el gigante Tarapacá

Ubicado en la Pampa del Tamarugal y a 1.240 metros sobre el nivel del mar, el Gigante de Atacama o Tarapacá es un geoglifo enclavado en la ladera Oeste del Cerro Unita, en la comuna de Huara. Considerada la figura antropomórfica más grande del mundo en su tipo, este imponente atractivo mide nada menos que 86 metros de largo y ocupa una superficie de tres mil metros cuadrados.

¿Cómo es el gigante de Atacama?

Sus dimensiones son tan enormes, que resulta imposible no distinguirlo mientras avanzas por la autopista que conecta la comuna de Huara y Colchane. En medio de la pampa del Tamarugal, su figura quiebra por completo el paisaje de extrema aridez que lo rodea. Conocido por los habitantes de las localidades cercanas como “hombre gato”, el Gigante de Atacama mide casi 90 metros de alto y es considerado el geoglifo antropomórfico más grande del mundo.

Aunque ha sido estudiado en profundidad, aún no existe certeza sobre su origen y a qué cultura pertenece. Se cree que fue confeccionado por los habitantes de la zona entre los años 900 y 1.450.

Su figura es muy geométrica. Sus trazos rectos y uniformes configuran la silueta de un hombre estilizado. Si lo miran en detalle, su rostro se asemeja al de un felino. Su cabeza está cruzada por rayos y puntas, que le otorgan un aspecto misterioso. También pueden distinguir un bastón o báculo en su costado derecho y, bajo su brazo izquierdo, algo que podría ser un animal. Hay quienes dicen que ese dibujo correspondería a un mono, especie que abunda en las selvas del interior de Perú y Bolivia.

Junto al Gigante, hay otros 20 geoglifos, mucho más pequeños y con formas abstractas.

Pese a su incalculable valor histórico y patrimonial, esta colosal figura ha sido destruida en reiteradas ocasiones. Esto se debe a su cercanía con la autopista y a la falta de un perímetro de seguridad que lo resguardara. Recién a comienzos de 2020, el Estado de Chile lo declaró como un Bien Nacional Protegido, condición que permitirá una mayor y más eficiente protección.

Atractivos del gigante de Atacama

Aunque el Gigante de Atacama domina el entorno, en la pampa del Tamarugal abunda la riqueza histórica y patrimonial. Huara, la capital comunal, que en aymara significa “Agua”, es un pequeño pueblo que durante la época dorada del salitre fue un importante centro de producción. Si lo recorres, encontrarás algunos vestigios de ese período, como su estación de trenes, que es Monumento Nacional, y la Botica Libertad, una farmacia que aún conserva frascos medicinales de porcelana de los años 30.

Siguiendo la ruta hacia Colchane, a 29 kilómetros de Huara, encontrarás el poblado de Tarapacá. Este histórico caserío, que formó parte del Camino del Inca, es un pequeño oasis esparcido a lo largo de una estrecha y fértil quebrada. Sus escasos habitantes, no más de un centenar, pertenecen a la étnica aymara y su principal actividad es la agricultura.

Su iglesia fue construida en 1720 y se conserva en buen estado. Todos los 10 de agosto, se desarrolla la fiesta de San Lorenzo, patrono de los agricultores, mineros, comerciantes y transportistas. Esta celebración convoca a miles de devotos, quienes inundan sus pequeñas calles con música y bailes tradicionales.

Unos pocos kilómetros más arriba, está Pachica. En su interior, a poco más de un kilómetro, existe una quebrada que los lugareños conocen como la “garganta del diablo”, una quebrada cuyas rocas están tatuadas con cientos de petroglifos de figuras antropomórficas y de animales. Llegar hasta ese remoto lugar te tomará tiempo y esfuerzo. Pero, créeme, es un sitio asombroso, que bien vale la pena el esfuerzo.

Clima de la zona

Este atractivo está en el corazón de la pampa del Tamarugal, en pleno desierto de Atacama. Es un lugar de extrema aridez, cuya temperatura promedio de es de 23°C.

Recomendaciones

Como llegar hasta este hermoso atractivo no resulta difícil, ya que se encuentra a escasos metros de la Ruta 15 y a menos de 20 minutos de Huara, mi recomendación es que tu visita sea respetuosa y prudente. A pesar de su tamaño imponente, el Gigante de Atacama es un geoglifo extremadamente vulnerable. Muchas veces ha sido dañado por gente que no dimensiona su valor histórico y patrimonial. Afortunadamente, hoy es un Bien Nacional Protegido y cuenta con una mayor protección. Mantén la distancia, no traspases su perímetro de seguridad y en ningún caso subas el cerro Unitas. Recuerda que mientras más te alejes de él, mejor será tu panorámica. Disfruta de esta experiencia.

Ubicación del Gigante de Tarapacá

El Gigante de Atacama se encuentra 85 kilómetros al este de Iquique, en la comuna de Huara. Está a una altura de 1.103 metros sobre el nivel del mar. Para llegar hasta ese lugar, debes tomar la Ruta 15, que nace en el pueblo de Huara, e internarte por el desierto, un trayecto que no tomará más de 20 minutos.

¿Cómo llegar al Gigante de Tarapacá?

Si tu traslado es en automóvil, desde Iquique debes tomar la ruta 16 en dirección Sur. Al llegar a Alto Hospicio, toma la Autopista Humberstone – Iquique. Al llegar a la Ruta 5, debes doblar en dirección norte y avanzar hasta llegar a la comuna de Huara. Allí, debes tomar la Ruta Internacional 15 y avanzar 14 kilómetros.

Los patrimonios mundiales de Chile ante la UNESCO

Estamos felices y orgullosos. Hace apenas algunos días, el comité de Patrimonio Mundial de Unesco, reunido en la ciudad de Fuzhou, en China, decidió incluir dentro de su Lista del Patrimonio Mundial los Asentamientos y Momificación Artificial de la Cultura Chinchorro. Este enorme reconocimiento es fruto de un trabajo mancomunado del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Universidad de Tarapacá y diversas instituciones locales, y que tomó más de dos décadas en materializarse.

Pero el “invaluable legado universal” de la Cultura Chinchorro no es el único Patrimonio Mundial con el que cuenta nuestro país. En Chile existen otros seis sitios que ostentan el máximo grado de protección por parte de la UNESCO. En esta nota te contaré cuáles son, dónde se encuentran y cómo puedes visitarlas.

  1. Oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida por Sarah Rovang (@sarahmoderne)

Declaradas Patrimonio Mundial en 2005, estas emblemáticas oficinas representan uno de los períodos más trascendentes de la historia económica Chile. Entre fines del Siglo XIX y comienzos del XX, la industria salitrera fue el principal eje de desarrollo del país. Durante décadas albergaron a decenas de miles de obreros que, atraídos por el “oro blanco”, se agruparon en cientos de campamentos desplegados a lo largo y ancho del desierto más árido del planeta.

Humberstone conserva principalmente su campamento y Santa Laura su área industrial. Gracias al cuidado que han recibido las últimas décadas, al recorrer las oficinas es posible conocer la naturaleza de la explotación del nitrato y los distintos aspectos de la vida cotidiana asociada a la industria, como sus edificaciones habitacionales, espacios públicos e inmuebles de uso comunitario.

Separadas por algo más de mil metros, ambas oficinas se encuentran a menos de una hora de la ciudad de Iquique, la capital de la región de Tarapacá, y están abiertas de forma permanente a los turistas.

  1. Parque Nacional Rapa Nui

No son demasiados los nuevos antecedentes que puedo aportar sobre este verdadero paraíso natural, archiconocido en todo el planeta. Fundado en 1966, el Parque Nacional Rapa Nui posee una superficie de 7130 hectáreas, lo que representa nada menos que el 40% del territorio de la isla.

Inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial en 1995, esta área protegida, que anualmente recibe más de 70.000 visitas, alberga el mayor legado de la cultura Rapa Nui, expresándose materialmente a través de sus monumentales esculturas polinésicas, un verdadero misterio que hasta el día no ha podido ser desentrañado.

El Parque Nacional es un elocuente testimonio de una cultura única y poderosa que, a lo largo de su historia, ha debido sobreponerse a escenarios adversos, como una severa crisis ecológica y la permanente irrupción del mundo foráneo, manteniendo incólume su espíritu.

  1. Iglesias de Chiloé

Chiloé es uno de los sitios más extraordinarios que he tenido la suerte de conocer. La belleza escénica de sus paisajes y su gran riqueza cultural hacen del archipiélago un lugar mágico y sorprendente.

Las iglesias de Chiloé son, en buena medida, el son el mejor reflejo de esa apasionada manera de sentir la vida, donde lo cristiano y mitológico se funden para dar cuerpo a creencias únicas en el mundo. No importa si están habitadas por 1.000, 100 o 10 personas, todas las localidades tienen su templo. Estos armoniosos edificios, levantados a pulso por su propia gente, son el punto de encuentro de toda la comunidad, tanto para los creyentes como para los que no.

En 2000, la UNESCO incluyó 16 iglesias del Archipiélago dentro de su lista de patrimonios mundiales. Entre sus numerosos atributos se destacó el diseño arquitectónico de las construcciones, la nobleza de sus materiales, el decorado interior, los colores y la imaginería religiosa.

El listado de iglesias está compuesto por los templos de Achao, Aldachildo, Caguach, Castro, Chelín, Chonchi, Colo, Dalcahue, Detif, Ichuac, Nercón, Quinchao, Rilán, San Juan, Tenaún y Vilupulli.

  1. Campamento Sewell

Enclavado en medio de la Cordillera de Los Andes y a 2.200 msnm, la historia de pintoresco campamento comienza en 1905, cuando el gobierno de Chile autoriza al norteamericano William Braden a explotar la mina de cobre El Teniente, considerada el yacimiento subterráneo más grande del mundo.

Con un diseño arquitectónico único en el mundo, “la ciudad de las escaleras” alcanzó su mayor apogeo entre las décadas del 40 y el 60, cuando albergó a más de 15.000 habitantes, quienes tenían a mano todo tipo de servicios, desde escuelas y hospitales hasta tiendas de comercio, salón de bowling e incluso un teatro.

El incalculable valor patrimonial de este impresionante museo a cielo abierto fue reconocido por la UNESCO en 2006, cuando decidió incorporarlo dentro de su exclusiva lista.

  1. Valparaíso

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida por UnLuchoNeira (@paralelo6ymedio)

Reconocida en el mundo entero, la ciudad de Valparaíso es uno de los principales destinos turísticos del país. Bohemia, alocada y poética, la Joya del Pacífico es algo indescifrable. Su extravagante arquitectura, sus viejos ascensores, sus coloridas casas y sus laberínticas escaleras dan cuenta de un lugar vivo y excéntrico, un hervidero que no descansa ni en el día ni en la noche.

Incluida por la UNESCO en su Listado de Patrimonios Mundiales en 2003, Valparaíso es un lugar en el que querrás perderte. Ya sea en alguno de sus 45 cerros o en el barrio portuario, en cada esquina encontrarás un bar o un boliche para disfrutar de una cerveza o un buen café. No importa si es verano o inverno, en esta ciudad siempre te sorprenderá con algo nuevo, que estimulará todos tus sentidos.

  1. Qhapaq Ñan-Sistema Vial Andino

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida por LOFscapes (@lofscapes)

La Qhapaq Ñam es una magistral red de comunicación vial implementada por el Imperio Inca, que se extendió a lo largo de seis países de Sudamérica, incluido Chile, y que permitió al Tahuantisuyo mantener su hegemonía sobre las demás culturas de la región, previo a la llegada de los conquistadores españoles.

Se trata de la mejor prueba del desarrollo que alcanzaron los incas en ingeniería civil. Cabe mencionar que esta red de caminos fue construida sobre uno de los territorios más accidentados del mundo. Logró atravesar la accidentada Cordillera de los Andes y los áridos desiertos de la costa sudamericana, conectando a más de 10 millones de personas.

Se estima que la Qhapaq Ñam se extendió por más de 6.000 mil kilómetros en dirección norte – sur. En su época de mayor expansión, superó los 33.000 kilómetros de caminos interiores.

En 2003, Perú invitó a Chile, Argentina, Colombia, Bolivia y Ecuador para trabajar en conjunto y conseguir la venia de la UNESCO para incorporar el Camino de Inca dentro de su lista mundial, reconocimiento que se obtuvo en 2014.

 

Destinos imperdibles: Pica

Les quiero contar sobre un destino realmente mágico y sorprendente que, cuando tuve el privilegio de conocerlo, me dejó sin aliento. Se trata de Pica, un bello pueblito perdido en el desierto más seco y hostil de mundo. Un lugar fértil y generoso, donde la naturaleza pinta de vivos colores los agrestes y solitarios paisajes, y deleita el paladar de sus visitantes con los frutos más dulces y sabrosos del norte de Chile. Acompáñame a descubrir Pica, la joya verde de la región de Tarapacá.

Sobre Pica

La historia de este oasis, que en quechua quiere decir “flor de arena”, está marcada por grandes hitos. Previo al arribo de los españoles, Pica fue formó parte del mítico Camino del Inca. Allí, los eternos caminantes del imperio recuperaban energías en un entorno de gran fertilidad. Tiempo después, por este mismo lugar transitó Diego de Almagro, quien seguramente también hizo una pausa en su empresa conquistadora.

Hoy, Pica cuenta con una población que bordea los 10 mil habitantes. Su peculiar clima y sus grandes de reservas de aguas subterráneas permiten el desarrollo la agricultura, donde sus principales productos son los frutos tropicales, como el mango y la guayaba, y su célebre limón, conocido en todo el mundo.

¿Cómo es Pica?

Pica es la imagen que construyes en tu mente cuando oyes la palabra oasis. Este apacible pueblo te deslumbrará por los colores, su arquitectura, la alegría de sus habitantes y un clima realmente agradable, que te hará olvidar que estás en el desierto más árido del planeta.

Quien visita Pica debe conocer los campos frutales que rodean gran parte del pueblo. Sentir el penetrante aroma de las guayabas, mangos y limones endulzan mientras caminas sin apuro, es una experiencia sublime, que no tiene comparación con nada.

En Pica todo es simple y armonioso. No necesita de frases rimbombantes ni escenarios complejos para hipnotizar. Algo tan sencillo como disfrutar de un refrescante jugo natural, sentado en una de las banquetas de su bella Plaza de Armas, da cuenta de su magia. Bañarte en algunas de sus piscinas naturales, cuyas aguas provienen de las entrañas más profundas de la Tierra, es un panorama que allí cobra un sentido distinto, difícil de describir en palabras.

Atractivos de Pica

Si estás en un oasis, debes sí o sí refrescar tu cuerpo. Y el mejor lugar para vivir esa experiencia es en la Cocha Resbaladero, la principal piscina natural de Pica. Ubicado en extremo oriente del pueblo, este recinto público cuenta con grandes rocas y dos cuevas desde donde emerge el agua. Tomar un baño allí, con un horizonte de frutales en pleno desierto, es una experiencia realmente inolvidable.

Si quieres disfrutar del milagro de la naturaleza en un entorno aún más seco y solitario, tienes que conocer Matilla. Este pequeño caserío, situado a menos de cuatro kilómetros de Pica, también se encuentra al interior de un oasis. Este lugar, fundado en 1760, se hizo conocido en todo el norte de Chile por la producción artesanal de vino. La singularidad de este caserío es que la mayor parte de sus habitantes son de origen boliviano, quienes se dedican a la agricultura y la artesanía.

Tan fecundo como Pica y Matilla es el Valle de Quisma, que también sorprende por sus campos frutales y por las enormes dunas de arena que crecen a su alrededor, que son frecuentemente utilizadas para practicar sandboard.

Clima de Pica

Pica posee un clima desértico, donde el sol brilla con fuerza sobre un cielo despejado de nubes durante casi todo el año. Más hacia la cordillera y el altiplano, el área donde se emplaza Pica experimenta, además, el fenómeno conocido como invierno altiplánico.

Recomendaciones

Pica es un destino ideal para desconectarse de la ciudad y disfrutar de la simpleza y tranquilidad. En el pueblo hay una buena oferta de hoteles y hostales para pasar un fin de semana memorable. Aunque ya lo tienes claro, recuerda programar tu viaje con tiempo.

Si estás en Iquique y no tienes demasiado tiempo, igual puedes tomarte un día para visitarlo. Son aproximadamente dos horas de viaje. Si vas a salir bien temprano en la mañana, debes conducir con cuidado. Las nieblas matutinas son habituales y muy densas. Si decides regresar en la tarde, te aconsejo hacerlo a la hora del ocaso. Pocas cosas son más bellas que contemplar una puesta del sol en el desierto.

No olvides llevar bloqueador y un gorro para hacerle frente al aplastante sol del desierto; y ropa abrigada para la noche.

¿Dónde está Pica?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Cafe Picaflor (@cafepicaflor)


La comuna de Pica se encuentra 115 km al suroeste de Iquique, en la Provincia del Tamarugal, región de Tarapacá.

¿Cómo llegar?

Desde Iquique, debes tomar la ruta 16 en dirección Sur. Al llegar a Alto Hospicio, toma la Autopista Humberstone – Iquique. Al llegar a la Ruta 5, debes doblar en dirección sur y avanzar hasta llegar a la comuna de Pozo Almonte. Desde allí, toma la salida sur e incorpórate A-665. Avanza hacia suroeste durante 62 kilómetros hasta llegar a Pica.

Destinos imperdibles: Camiña

Te invito a descubrir una de las joyas más impresionante del altiplano de la región de Tarapacá. Un oasis de vivos colores, que enfrenta el aplastante sol del desierto más árido del mundo, oculto en una profunda quebrada. Eso es Camiña, un pequeño caserío con varios siglos de historia, que te deslumbrará por sus valles, sus cultivos y sus prístinos cielos.

Sobre Camiña

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paricota Tours (@paricota.tours)

Este pequeño pueblo se encuentra en la provincia del Tamarugal, 200 kilómetros al noreste de Iquique, la capital de la región de Tarapacá. De origen prehispánico, en 1970 fue declarada comuna. Su población apenas supera los 1.500 habitantes y la principal actividad productiva de la localidad es la agricultura y la ganadería.

¿Cómo es Camiña?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Chile Travel (@chiletravel)

Camiña es un oasis que te sorprenderá por sus coloridos paisajes, llenos de contrastes; también por sus extensos campos de cultivos; su silencio y la hospitalidad de sus habitantes. Geográficamente está situado al interior de Tana, una profunda quebrada de escarpados paredones, donde sus primeros habitantes tatuaron en su parte de su historia por medio de misteriosos petroglifos.

Atractivos de Camiña

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por SUDA (@sudaoutdoors)

Lo primero que debes hacer, una vez que llegas a Camiña, es recorrer las chacras de cultivos para disfrutar de sus hermosos paisajes, llenos de contrastes, y también para llenar tus pulmones de aire puro.

Luego, debes visitar algunos de los restaurantes que hay en el centro del pueblo. Aunque la carta es variada, mi recomendación es que pruebes una calapurca (caldo aymara) o bien un picante de conejo.

Parte de la historia de esta comuna está grabada en los alrededores del pueblo. En Chillayza, una quebrada de cuatro metros de ancho y 15 de profundidad, podrás ver cientos de petroglifos y pictografías de color rojo y negro. Estos misteriosos dibujos y símbolos, en su mayoría animales y figuras antropomórficas, tienen una data de aproximadamente 10.000 años y corresponden a los primeros habitantes que poblaron esta zona del altiplano.

Otro imperdible de Camiña son las Lagunas Amuyo. Es un circuito de tres lagunas de diferentes colores, una roja, otra verde y una amarilla, que te asombrarán por sus tonos intensos también por la temperatura de sus aguas, que superan los 50°C. Este destino se encuentra a 3.700 msnm y a casi 200 kilómetros de Iquique.

Clima de Camiña

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paricota Tours (@paricota.tours)

Camiña posee un clima típico de desierto marginal de altura. Sin embargo, al estar situada al interior de una quebrada, la sensación térmica es mucho más templada y agradable. La temperatura promedio alcanza entre los 20 °C durante el día, fluctuando entre 5 °C y 8°C durante la noche. Durante el invierno, las temperaturas suelen tener una leve variación.

Recomendaciones

La oscilación térmica en Camiña, así como en toda la zona altiplánica, es muy marcada, con máximas que pueden superar los 30°C y con mínimas que en ocasiones se acercan a los 3°C. Por ese motivo, te sugiero llevar ropa acorde al clima: liviana para el día y gruesa para las noches.

También recuerda meter en tu mochila bloqueador solar y un par de gorros. En el desierto más árido del planeta el sol es aplastante y no da ninguna tregua.

Aunque Camiña cuenta con excelente infraestructura, debes reservar tu estadía con anticipación, idealmente uno o dos meses.

Un dato importante: no hay estaciones de servicio ni Camiña ni en las zonas cercanas. No olvides cargar combustible antes de adentrarte en el altiplano.

¿Dónde está Camiña?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por 𝕍𝕒𝕟𝕖 (@vane_casvi)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Tierra desierta (@ecodesertica)

Se encuentra al interior de la provincia del Tamarugal, en la región de Tarapacá, 195 kilómetros al noreste de la ciudad de Iquique. De Santiago, la separan 1919 kilómetros.

¿Cómo llegar a Camiña?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ilania Astorga (@ilania.astorga)

Si vas en un automóvil, puedes salir desde Iquique o Alto Hospicio, tomando la ruta A-16. Al llegar a la Ruta 5, debes incorporarte y avanzar hacia el norte, hasta llegar hasta el cruce a la Quebrada de Camiña. Son 195 kilómetros los que separan a Iquique de Camiña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por 𝕍𝕒𝕟𝕖 (@vane_casvi)

Destinos imperdibles: Mamiña

¿Sabías que, en la región de Tarapacá, oculto entre desolados y silenciosos páramos, existe un pequeño poblado donde todas sus casas poseen agua de origen termal? Un lugar con más de 400 años de historia, lleno de leyendas y misticismo, al que anualmente llegan visitantes de todos los rincones del mundo para sanar sus dolencias físicas y espirituales. Así es Mamiña, un destino imperdible de nuestro altiplano, una de las capitales del turismo saludable en Chile. Un pueblo que sí o sí debes conocer. Acompáñame a descubrirlo.

Sobre Mamiña

Este pequeño poblado, que en lengua quechua quiere decir “doncella” o “niña de mis ojos”, forma parte de la comuna de Pozo Almonte y se encuentra 120 kilómetros al este de la ciudad de Iquique, la capital de la región de Tarapacá.

Situado a 2.750 msnm, su origen se remonta a la época pre hispánica. Actualmente, el pueblo cuenta con una población de 600 habitantes, quienes se dedican mayormente al turismo. Los baños termales y de barro son famosos en todo nuestro país gracias a sus propiedades terapéuticas, que anualmente atraen a cientos de visitantes de diferentes zonas del país.

¿Cómo es Mamiña?

Mamiña es un lugar único, que te va a sorprender por la belleza de su arquitectura, sus cielos prístinos, la tranquilidad de su entorno y, por supuesto, sus reparadores baños de aguas termales.

Recorrer el pueblo es un verdadero viaje al pasado. Lo primero que ves cuando comienzas a acercarte a este recóndito lugar, perdido entre valles desolados, es la cúpula de su iglesia y un cementerio quechua que cuelga de un cerro cercano.

La arquitectura de Mamiña, influenciada por la cultura inca, asombra por su prolijidad y simetría. Al caminar por sus adoquinadas y estrechas calles, flanqueadas por grandes bloques de piedra volcánica, que dan forma muros de gran altura, te das cuentas de que no estás en lugar común, sino que un uno con cuenta con más de cuatro siglos de historia.

Una de las cosas llamativas del pueblo es que está construido por niveles, lo que permite tener una singular perspectiva de su du distribución. Las casas también construidas sobre ladrillos de piedra volcánica, lo mantiene la uniformidad urbanística. Pero eso no es lo único. Si les digo que todas las viviendas cuentan con agua termal, ¿me creerían? Pues, así es. En Mamiña todo es natural y puro, desde el aire que respiras hasta el agua que sale del grifo del lavamanos.

Atractivos de Mamiña

Como ya les comenté, visitar Mamiña es echar atrás el tiempo y conocer cómo era la vida durante las últimas décadas del Imperio Inca y los primeros años de la época de la Conquista. Un imperdible es la Iglesia de San Marcos. Inaugurada en 1632, este edificio, de estilo barroco cordillerano, fue construido sobre un antiguo cementerio quechua, una cruda demostración de lo que significó para los pueblos originarios la usurpación de su territorio por parte de los españoles. la llegada de los españoles a su territorio.

Como ya les adelanté, las aguas termales de Mamiña son famosas en todo el Chile. Tanto así, que el pueblo tiene como objetivo, de aquí a 2030, transformarse en la capital del turismo saludable de nuestro país.  La oferta de baños termales y de barro, así como de aguas purificadoras, es amplia y accesible para todo el público.

Si quieres conocer la historia de Mamiña, te recomiendo visitar el Cementerio Quechua, que se encuentra en las afueras del pueblo, en la cima de un cerro.

A menos de una hora de Mamiña se encuentra Macaya, un pueblo de características parecidas, un poco más pequeño, pero que también destaca por sus baños y termas.

Clima de Mamiña

Mamiña tiene el clima árido. Su temperatura es oscilante. El promedio en verano es de 24°C. Durante la noche, ésta puede bajar hasta los 3 o 4°C.

Recomendaciones

La oscilación térmica en Mamiña, así como en toda la zona altiplánica, es muy marcada, con máximas que pueden superar los 30°C y con mínimas que en ocasiones se acercan a los 3°C. Por ese motivo, te sugiero llevar ropa acorde al clima: liviana para el día y gruesa para las noches.

También recuerda meter en tu mochila bloqueador solar y un par de gorros. En el desierto más árido del planeta el sol es aplastante y no da ninguna tregua.

Aunque Mamiña cuenta con excelente infraestructura, debes reservar tu estadía con anticipación, idealmente uno o dos meses.

¿Dónde está Mamiña?

Mamiña se encuentra en el altiplano de la comuna de Pozo Almonte, 125 kilómetros al oriente de la ciudad de Iquique, capital de la región de Tarapacá.

¿Cómo llegar a Mamiña?                                                                         

Desde Iquique, debes avanzar hacia el este por la ruta A-16 en dirección a la carretera Panamericana. Desde allí, avanza hacia el sur hasta llegar a la comuna de Pozo Almonte. En la entrada norte de esa comuna toma la A-65 y avanza durante 71 kilómetros hacia el oriente. El tiempo de traslado, desde la capital de la región de Tarapacá, es de aproximadamente dos horas.

Destinos imperdibles: Parque Nacional Volcán Isluga

A más de 4.000 msnm y a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia, se encuentra uno de los tesoros más impresionantes de la región de Tarapacá. Con más de 174.000 hectáreas de superficie, el Parque Nacional Volcán Isluga se ha convertido en un sitio clave para la preservación decenas de especies de aves que allí encuentran el lugar ideal para anidar. ¿Quieres saber más de esta joya andina? Acompáñame a descubrir este hermoso parque, una de las perlas de la región de Tarapacá.

Sobre el Parque Nacional Volcán Isluga

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Thiago Lima (@tjlima)

Declarado Parque Nacional en enero de 1967 y enclavado a más de 4.000 msnm, forma parte de las comunas de Colchane, Carmiña y Huara. Entre volcanes, lagunas y cerros sagrados del pueblo aymara, Isluga es reconocido como uno de los humedales más prístinos del altiplano y también una importante reserva hídrica en uno de los lugares más áridos del planeta.

Esta área silvestre protegida alberga una de las concentraciones más impresionantes de biodiversidad asociada al ecosistema alto andino. En este majestuoso lugar, predomina la cosmovisión aymara y su patrimonio cultural, entre los que destacan el poblado de Isluga y su pintoresca iglesia, considerada una de los centros ceremoniales más importantes del altiplano chileno.

Cómo es el Parque Nacional Volcán Isluga

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Eve Henríquez (@evehxc)

Es hogar de una impresionante diversidad de fauna asociada al ecosistema andino. Entre sus múltiples especies de fauna destacan la tagua andina, el suri, la vicuña, el flamenco -que se encuentran en categoría de conservación-, guanacos, llamas, alpacas, zorros culpeos, vizcachas, lauchones, patos jergón, cuervos de la puna, aguiluchos, cóndores y el misterioso gato colo colo, regularmente baja de las zonas más distante a beber de sus aguas.

Sus condiciones climáticas permiten la existencia de más de 200 tipos de especies de flora, entre las que destacan comunidades vegetales denominadas matorrales desérticos, como cetáceos, columnares, tolares, llaretales, queñoales, además de la llareta y bofedales.

Atractivos


La imponente belleza escénica es el mayor atractivo del parque. Su principal icono es el

majestuoso volcán Isluga. Situado a más de 5.500 msnm, este macizo te sorprenderá por su colosal tamaño y la vegetación que pinta de verde los paisajes que lo rodean.

El Sendero “Isluga” tiene como destino final el cráter de este volcán, desde donde tendrás una increíble panorámica del altiplano chileno. El circuito tiene una extensión de 9 kilómetros y una duración de aproximada de ocho horas. Durante el trayecto, tendrás la posibilidad de conocer otros atractivos naturales realmente asombroso, como el río Arabilla, que nace en la vertiente sur de los cerros Quimsachatas.

Pero el volcán no es el único lugar que puedes recorrer. En la misma zona se encuentra el campo geométrico Puchuldiza, conformado por decenas de geisers y termas, cuyas aguas alcanzan los 85°C. Las enormes fumarolas que emergen de las perforaciones se aprecian en su máximo esplendor durante los mágicos amaneceres del altiplano. La mejor época para apreciar este singular fenómeno es en invierno, cuando las aguas de los geisers se congelan, formando impactantes y majestuosos bloques de hielo.

Otra ruta que debes recorrer es el sendero “Pukará”, que recorre el pueblo de Isluga y sus caseríos cercanos en tan sólo 40 minutos. Otro sendero imperdible es el que llega hasta la laguna de Arabilla. La belleza de este lugar radica en que sus aguas tienen la increíble capacidad de reflejar los colores del bosque que la rodean, dando vida a una gran variedad de avifauna, un espectáculo visual único.

Clima Parque Nacional Isluga


El clima es desértico costero pero muy seco. Las precipitaciones anuales en promedio van desde los 50 mm a los 250 mm, concentrándose de diciembre a marzo. Las temperaturas promedio anuales son de 10 y – 5 ª C.

Recomendaciones


Si bien la distancia entre Iquique y el parque no es tanta, mi recomendación es que permanezcas en la zona durante un par de días, sobre todo si tu objetivo es visitar los geisers de Puchuldiza. Debes tener en consideración que la infraestructura hotelera no está del todo desarrollada. En Colchane funciona un hotel, que cuenta con todas las comodidades.

A la hora de recorrer el Parque, te recomiendo contratar los servicios de un tour operador. Si bien el recinto está debidamente señalizado, es fácil extraviarse. Si lo vas a hacer por tu cuenta, utiliza un vehículo con doble tracción.

Al estar sobre la barrera de los 3.500 msnm, algunas personas pueden presentar síntomas de puna. Mi recomendación es evitar agitarte e hidratarte de forma permanente. No olvides también proteger tu piel con protector solar y un gorro.

¿Dónde está el Parque Nacional Isluga?


Se encuentra al interior de la Comuna de Colchane, 154 kilómetros al oriente de Iquique, en la Región de Tarapacá, Provincia de Tamarugal.

¿Cómo llegar?


Desde Iquique, debes incorporarte a la Ruta 5 (Panamericana) hasta Huara, posteriormente utilizar la ruta CH – 15 (pavimentada y en buen estado) hasta el kilómetro 169 en dirección a Colchane.

Destinos imperdibles: Geisers de Puchuldiza

¿Sabías que, en el altiplano de la región de Tarapacá, a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia, existe un pueblito de nombre Cariquima que, en su interior, atesora un campo geotérmico que nunca descansa? Te invito a descubrir los impresionantes Geisers de Puchuldiza, donde la fuerza de la naturaleza te dejará sin aliento.

Sobre Puchuldiza

Sobre Puchuldiza
Sobre Puchuldiza

Los geisers de Puchuldiza son un impresionante campo geotérmico que se encuentran en la comuna de Colchane, a 4.232 metros sobre el nivel del mar, a pocos kilómetros de Cariquima, un pequeño poblado de origen aimara. En palabras sencillas, son aberturas sobre la superficie que están conectados con reservas subterráneas de agua. Mientras estas cavidades se llenan, el agua que está más cerca de la superficie se enfría poco a poco. El agua caliente ejerce presión. Cuando ésta alcanza su punto de ebullición, el vapor asciende con toda su fuerza, generando una pequeña pero violenta erupción. En el mundo se han contabilizado poco más de mil, por lo que, como pueden ver, contar con este impresionante atractivo natural en nuestro país es un verdadero privilegio.

Cómo es Puchuldiza

Cómo es Puchuldiza
Cómo es Puchuldiza

La comuna de Colchane se encuentra a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, en pleno Altiplano. Con poco más de mil habitantes, este pequeño pueblo comparte frontera con Bolivia y es el único paso fronterizo habilitado en la Región de Tarapacá que conecta ambos países. Rodeado de pampas y bofedales, este territorio está habitado en su totalidad por comunidades aymaras, cuya principal actividad productiva es la ganadería, agricultura y la artesanía. Recorrer sus pequeños asentamientos es adentrarse en la médula de una cultura que mantiene vivos tradiciones y costumbres milenarias. En este rincón de Chile, el pasado y presenten conviven casi tocando el cielo.

Colchane y todo lo que lo rodea es un verdadero prodigio de la naturaleza. A pocos kilómetros del pueblo está Coipasa, un enorme salar que se pierde en el horizonte y que encandila con su blanco impoluto. Dentro de su administración, también se encuentra una porción del Parque Nacional Volcán Isluga, que es donde yacen los geisers de Puchuldiza.

Acceder a este campo geotérmico no es fácil. Como todo buen tesoro, Puchuldiza está escondido en un pequeño valle, encajonado entre pampas y bofedales, donde llamas y alpacas pastan libremente. Desde el pueblo de Colchane, es aproximadamente una hora y treinta minutos de recorrido por empolvados caminos que, en algunos tramos, se convierten en prácticamente en huellas. El implacable frío de altiplano te golpea la cara, cuesta respirar y en ciertos momentos, con las curvas y la altura, el estómago se convierte en una centrífuga. Pero todo ese malestar desaparece por completo cuando, al bajar por una pronunciada pendiente, comienzas a ver las enormes fumarolas de vapor elevándose hacia el cielo.

Caminar por entre los geisers, sorteando las columnas de vapor, es una experiencia sublime. Si contienes la respiración por algunos segundos y guardas silencio, puedes sentir la colosal fuerza del agua presionando bajo tus pies. Es ahí cuando dimensionas lo grandiosa que es la naturaleza y lo pequeño que eres a su lado.

Una vez que termines el circuito, a unos cuantos metros de la última fumarola, una piscina termal levantada con piedras está a tu disposición para contemplar este increíble paisaje desde una posición privilegiada. Inolvidable, te lo aseguro.

Atractivos de Puchuldiza

Atractivos de Puchuldiza
Atractivos de Puchuldiza

Como te adelanté, en esta zona del altiplano los atractivos naturales no se limitan exclusivamente a los Geisers de Puchuldiza. El abanico de lugares por descubrir es numeroso y diverso. Y todos comparten algo en común: una belleza que te dejará atónito.

El primer destino que recomiendo conocer es Chusmiza, un asentamiento aymara que se encuentra a 3.200 metros sobre el nivel del mar, apenas habitado. En ese lugar podrás disfrutar de sus aguas termales en un entorno solitario y silencioso. En una quebrada cercana al poblado hay una ruta con numerosos petroglifos que dan cuenta de la historia de esta zona de la región. Chusmiza es el lugar indicado para aclimatarte y preparar el ascenso hacia Colchane.

El poblado de Cariquima, que se encuentra a menos de 15 minutos de Colchane, es un pasaje directo al pasado: sus pequeñas casas, construidas sobre piedras, adobe revestido en barro y con techos de paja, se mantienen en excelentes condiciones, igual que su iglesia, que es el punto de encuentro de las diferentes comunidades aymaras de la comuna. En febrero, durante las semanas de carnaval, Cariquima despierta de su letargo y se convierte en el centro de las celebraciones.

Si bien todos los rincones cercanos a Puchuldiza asombran por su belleza, el Salar de Coipasa es un atractivo que debes visitar. Compartido por Bolivia y Chile, este “océano” blanco tiene una superficie de 2218 kilómetros cuadrados y es el quinto mayor salar continuo del mundo. Si pones atención, en la ladera de los cerros que rodean Coipasa podrás observar un bosque de cactus gigantes de hasta 10 metros de altura.

¿Dónde están los geisers de Puchuldiza?

¿Dónde están los geisers de Puchuldiza?
¿Dónde están los geisers de Puchuldiza?

Colchane se encuentra 235 kilómetros al este de Iquique, la capital de la región de Tarapacá. A esta comuna se accede por la Ruta 15, que comienza en el pueblo de Huara. Son casi tres horas de recorrido por una carretera en excelente estado, aunque con varios tramos con curvas y pendientes pronunciadas. Los Geisers de Puchuldiza están 65 kilómetros al norponiente de pueblo de Colchane, a más de 4.232 metros sobre el nivel del mar.

Clima de Puchuldiza

Clima de Puchuldiza
Clima de Puchuldiza

El clima en Colchane, como en gran parte del altiplano, es oscilante durante todo el día. Su temperatura máxima puede alcanzar los 23°C, y con frío puede llegar incluso a los -19C°. Para visitar los Geisers de Puchuldiza la mejor hora es cuando comienza a amanecer. Por eso, te recomiendo llevar varias capas de ropa, guantes, bufanda y gorro.

Recomendaciones para visitar Puchuldiza

Recomendaciones para visitar Puchuldiza
Recomendaciones para visitar Puchuldiza

La altura en la que se encuentran los geisers pueden ser un problema si no sigues ciertas recomendaciones. La primera es evitar ascender directamente hasta Colchane porque las probabilidades de sufrir una puna son altas. Tómatelo con calma. Puchuldiza va a estar ahí siempre, esperándote. Haz una pausa en Chusmiza, que está a 3.200 metros, y aprovecha de recorrer este encantador pueblito. Mientras asciendes, hidrátate y masca hojas de coca. Lleva ropa adecuada para soportar el frío. Recuerda que, en el altiplano, sobre todo en la madrugada, las temperaturas pueden bajar a 0°C o incluso más. Cuando recorras el campo geotérmico, hazlo con tranquilidad, sin agitarte. Una última recomendación: no olvides cargar combustible y llevar bidones de repuesto. En Colchane no hay estaciones de servicio.

 

 

Destinos imperdibles: Parque Nacional Salar de Huasco

A más de 4.000 msnm y casi en la frontera con Bolivia, se encuentra uno de los tesoros más impresionantes de la región de Tarapacá. Con casi 10 mil hectáreas de superficie, el Salar de Huasco, declarado Parque Nacional en agosto de 2020, es clave para el ciclo de vida decenas de especies de aves, que en este lugar encuentran el sitio ideal para anidar. ¿Quieres saber más de este lugar? Acompáñame a descubrir una de las perlas del altiplano chileno.

Sobre el Parque Nacional Salar de Huasco

Sobre el Parque Nacional Salar de Huasco
Sobre el Parque Nacional Salar de Huasco

Enclavado a más de 4.000 msnm y muy cerca con la frontera con Bolivia, es reconocido como uno de los humedales más prístinos del altiplano y también una importante reserva hídrica en uno de los lugares más áridos del planeta.

Su origen se remonta al período del pleistoceno. En aquella época, el salar formaba parte de un gran lago que cubría las regiones de sur del Perú con el Lago Titicaca. Los cambios climáticos provocaron la disminución permanente de su nivel hasta convertirse en un humedal.

Declarado Parque Nacional en agosto de 2020, su superficie total abarca 9.950 hectáreas. Desde 1996 es también área silvestre protegida RAMSAR debido a su importancia como humedal alto.

Cómo es el Parque Nacional Salar de Huasco

Cómo es el Parque Nacional Salar de Huasco
Cómo es el Parque Nacional Salar de Huasco

Es hogar de una impresionante diversidad de fauna, esencialmente de aves migratorias que, gracias a su ubicación geográfica, escogen este lugar para anidar. Entre las más destacadas están los flamencos chilenos, andinos y james, además del búho real, el cornudo y el ñandú. Otras especies, como el zorro andino, el cuy de la puna, la vizcacha, la alpaca y el gato colo colo, también habitan en sus cercanías y regularmente bajan a beber de sus aguas.

Sus condiciones climáticas permiten la existencia de más de 200 tipos de especies de flora, principalmente de matorrales y plantas hidrofíticas, que proliferan gracias a las lluvias moderadas que caen durante los meses de verano.

Atractivos

Atractivos
Atractivos

La imponente belleza escénica de sus paisajes es el mayor atractivo del parque. La ruta patrimonial, un camino de tierra de 79 km que rodea su superficie, cuenta con 34 estaciones para contemplar su flora y fauna. En este recorrido, que durante algunos tramos se interna por las laderas de las montañas, también tendrás la posibilidad de conocer sitios naturales asombrosos como los humedales que nacen de la confluencia de los ríos Collacagua y Piga.

Clima Parque Nacional Salar de Huasco

Clima Parque Nacional Salar de Huasco
Clima Parque Nacional Salar de Huasco

El clima es desértico costero pero muy seco. En la costa no hay temperaturas extremas entre el día y la noche. La temperatura media anual es de 18°C.

Recomendaciones

Recomendaciones
Recomendaciones

La distancia entre el Parque e Iquique y el tiempo que te toma en llegar permite que puedas organizar tu expedición en una jornada. Salvo en ciertos tramos, donde el camino presenta ciertos baches, la ruta es bastante expedita y se encuentra en buenas condiciones. De todos modos, mi recomendación es que, si no contratas los servicios de un tour operador, utilices un vehículo con doble tracción.

Al estar sobre la barrera de los 3.500 msnm, algunas personas pueden presentar síntomas de puna. Mi recomendación es evitar agitarte e hidratarte de forma permanente. No olvides también proteger tu piel con protector solar y un gorro.

¿Dónde está el Parque Nacional Salar de Huasco?

¿Dónde está el Parque Nacional Salar de Huasco?

¿Dónde está el Parque Nacional Salar de Huasco?El Salar del Huasco se sitúa en la comuna de Pica, 175 kilómetros al este de Iquique, capital de la región de Tarapacá.

¿Cómo llegar?

¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?

Desde Iquique, debes incorporarte a la Ruta 16 y avanzar en dirección a Pica. Al llegar a la Carretera Panamericana, dobla la derecha y avanza hasta llegar a la comuna de Pozo Almonte. Toma el camino A-687 hasta llegar a la Ruta A-65. Allí, incorpórate a la Ruta A-685. El recorrido tiene una duración aproximada de dos horas y 20 minutos.

Termas Las Conchas

Ubicadas en el corazón de la comuna de Pica, un oasis de exuberante belleza en medio del desierto, las termas de Las Cochas son un imperdible en la región de Tarapacá.

Imagen destacada de las Termas Las Conchas

Sumérgete en sus aguas mientras disfrutas de juegos tropicales. Un panorama perfecto para quienes en el descanso encuentran la plenitud.

  • Ubicación: 114 km. al Sudeste de Iquique (en Pica).
  • Información de visitas: todo el año.
  • Teléfono: +56 9 8901 2446